Sociedad y Justicia

Atención temprana permite corregir luxaciones congénitas

 

  • Falta conocimiento de médicos generales e incluso de algunos ortopedistas para la detección a tiempo, lo que lleva a que se tengan que realizar cirugías
  • Para ayudar a mejorar estas luxaciones, en la mochila no se debe cargar más de un 10 por ciento del peso corporal

 

Por falta de conocimiento de médicos generales sobre la displasia en el desarrollo de la cadera, conocida también como luxación congénita de cadera, su detección es tardía y los niños que la padecen deben ser intervenidos quirúrgicamente, cuando el defecto se puede corregir con otro tipo de tratamiento, desde los primeros meses de vida, indicó el galeno Jesús Díaz de la Torre, integrante del Colegio de Ortopedia y Traumatología.



Precisó que son muchos los casos en que la patología no es detectada por el pediatra, incluso ni por los mismos ortopedistas; son defectos congénitos que en ocasiones se perciben hasta que el niño camina y ya es muy tarde para un tratamiento, se requiere de cirugías; cuando se detecta en forma temprana, hay la oportunidad de que el paciente pueda usar medidas conservadoras como cojines o arnés, que pueden dar la solución a ese problema antes de los seis meses de edad.

El especialista puntualizó que los padres deben estar atentos a los factores de riesgo, como son el hecho de que haya entre los familiares antecedentes de haber nacido con luxación de cadera o el hecho de que el pequeño haya nacido de forma pélvica.

Son los dos factores mayores de riesgo que debe tomar en cuenta tanto la familia como el pediatra o el médico de contacto principal del niño. Hay otras situaciones, como cuando los niños caminan con las puntas hacia adentro, que se dan por una mala posición al sentarse y una torsión que ocurre en el fémur; al adquirir esta postura el niño gira su pie hacia adentro y que camina con puntas hacia adentro, lo que le produce frecuentes caídas.

El ortopedista advirtió que así como este defecto congénito, hay otras enfermedades que se pueden atender a temprana edad, lo que permite tener mayor éxito en el tratamiento, en algunos casos la corrección casi en un 100 por ciento de la postura y la forma natural de caminar.

Recalcó que es necesario modificar las posiciones, explicar a los padres que se debe entrar en un proceso de aprendizaje con el niño; “cuando deja de controlar esas posiciones inadecuadas, los pies tienen una corrección en su forma de apoyo”.

Existen otros problemas como la escoliosis en adolescentes, en las que incluso se les debe enseñar a como cargar una mochila para ayudar a mejorar estas luxaciones; en este caso no se debe cargar más de un diez por ciento del peso corporal.

The Author

Adriana García Campos

Adriana García Campos

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!