Biodiversidad: Zorro - LJA Aguascalientes
24/02/2024

 


 

 

La naturaleza guarda muchos secretos

y más aún en la serenidad de una noche estrellada

 


Desde la invención de la fotografía en siglo XVII la humanidad encontró una forma de congelar momentos eternamente. Primero comenzaron con retratos, el invento para el inventor, después paisajes y recuerdos.

Actualmente la tecnología ha avanzado tanto que existen todo tipo de cámaras y técnicas cuyo fin es capturar la mejor fotografía del objeto de interés, todo es ángulo y retoques, juegos de luz y sombra. A fin de enaltecer lo que la pobre visión humana no alcanza a captar sin la ayuda de un lente.

Existen otro tipo de fotografías que además de provocar emociones contribuyen al conocimiento del Universo, la materia y la vida.

Las imágenes captadas por cámaras trampa son algo fascinante, ya que permiten observar a la fauna silvestre en su estado natural y sin intromisión del hombre. Es decir, se trata de animales evasivos o de gran dispersión por lo cual son muy difíciles de localizar. Por ejemplo, un puma o un jaguar pueden desplazarse en un área de hasta 100 km2 y siempre se encuentran en continuo movimiento, ahora imagina lo difícil que sería localizarlos. Lo mismo sucede con la mayoría de vertebrados (aves, reptiles, anfibios y mamíferos).

¿Cómo funcionan? Igual que una cámara común, la ventaja es que pueden ser programas de distintas maneras, ya sea que se activen con un sensor de movimiento o que tomen una foto cada cierto tiempo (esto para animales que son muy rápidos). Una vez programadas, se coloca un señuelo (fruta, sardina, cualquier rastro olfativo que sea atractivo) regresar tiempo después (días, inclusive meses) y analizar foto por foto, esperando encontrar alguna aguja entre la paja. Las cámaras trampa son una herramienta muy útil para control y manejo de fauna, así como para conocer más ampliamente la biodiversidad de un sitio en particular. Sin filtros, sin poses, ni retoques es ahí donde encontramos su belleza.

En la fotografía de hoy se puede observar a una zorra gris, este mamífero se encuentra presente en gran parte del continente americano, sus hábitos son principalmente nocturnos y es una ágil cazadora. Sus sentidos son tan desarrollados (olfato, oído y visión) que es muy complicado sacarle una fotografía y menos así de espontánea como la que se presenta aquí.

 

Diana Alvarado Jiménez

 


Show Full Content
Previous La titularidad de los datos personales en expedientes es del paciente y no de hospitales ni médicos
Next Anarcosociedad versus Pinchegobierno / Cinefilia con derecho
Close

NEXT STORY

Close

Don Giovanni y la Matrix / A lomo de palabra

09/04/2017
Close