Es un reto para los ingenieros almacenar energía producida por un rayo - LJA Aguascalientes
30/11/2022

 

  • Se estima que se presentan al año entre 20 o 30 descargas eléctricas por kilómetro cuadrado en la entidad
  • Existen pararrayos que cuentan con un electrodo que sirve para polarizar la energía de la tierra

 

Aún no se puede almacenar la energía eléctrica que produce un rayo, es un reto al que deberían apostarle los ingenieros en la materia, enfatizó el gerente de Internacional de Pararrayos, Héctor Salas Gómez; no obstante, puntualizó que existen nuevas tecnologías para los implementos que frenan su impacto en la tierra, como el caso de aquellos pararrayos que cuentan con un electrodo que sirve para polarizar la energía de la tierra, los cuales logran repeler hasta un 95 por ciento los rayos, mientras que el resto se descargan como calor.



 

Subrayó que la función del pararrayos es proteger una construcción o una persona; la descarga del rayo se atrae por la energía positiva que tiene la tierra, “es decir que cuando va cayendo la descarga, sale otra descarga de la tierra y se conecta; cubre cierta área desde la tierra, la energía se canaliza por la punta de un pararrayos que va a ionizar”.

Las descargas son diferentes, pueden bajar 30 mil o 100 mil voltios, es incierta la magnitud; cuando un rayo llega a la superficie sigue corriendo por la corteza terrestre, provoca cortos, incendios e incluso daño estructural; por el alto voltaje que produce daña los aparatos eléctricos, de ahí que exista un alto grado de riesgo para prevenir cualquier incidente se recomienda mantenerse alejados de zonas altas y de los propios pararrayos.

El experto en la materia resaltó que siempre hay que buscar un lugar protegido en tormentas eléctricas, ya sea una nave o edificio, alejarse de pararrayos y de árboles; “las puntas de las hojas avientan los iones y eso hace que funcione como un pararrayos, por eso cuando llega la descarga se quema. En un campo despoblado, lo más recomendable es hacerte chiquito, acercarte lo más que puedas a la tierra”.

Salas Gómez precisó que si bien no se tiene un dato exacto de las tormentas eléctricas que se registran en la entidad, se estima que se presentan al año entre 20 o 30 descargas por kilómetro cuadrado, aún y cuando muchas de éstas no son tan perceptibles.

Se cuenta con fotografías y evidencias de casas de tres metros de alto donde han caído descargas en el concreto y lo rompen, igual que si se hiciera un hoyo con un marro; abre las paredes y cúpulas de iglesias. “Caen en las construcciones porque están diseñadas con varillas y aterrizadas a la tierra; esto hace una función similar a los pararrayos, por eso en algunas construcciones ponen envases en las varillas, para que no tenga una atracción de la descarga del rayo”.

El ingeniero electricista recalcó que es en la industria donde más se deben colocar este tipo de implementos, ya que por las dimensiones de las naves y las características de la estructura tienen mayor riesgo; la luz genera mayor estática, al soltar iones que se acumulan en la planta, fungen como un imán para los rayos.


 


Show Full Content

About Author View Posts

Adriana García Campos
Adriana García Campos

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

Previous Septiembre 19, pieza de convicción (*)
Next Los padres son el gran asesino de ideas emprendedoras en los niños
Close

NEXT STORY

Close

La actividad económica estatal creció 2.3% en el último trimestre del 2013

03/05/2014
Close