La elección de 2018 y el papel del árbitro electoral (Segunda parte) – LJA Aguascalientes
20/09/2020


Dijimos que 2018 se desarrollará la elección más grande de la historia contemporánea.  Se disputan 30 mil cargos; Congreso de la Unión, nueve gubernaturas, 27 estados tienen elección de ayuntamientos, 25 estados eligen diputados locales, y además la Presidencia de la República.

Este recuento es sólo la parte cuantitativa que es bastante sustancial, creo que la parte más importante, la de fondo, es el elemento cualitativo que contiene la posibilidad del cambio en el régimen político.



En este escenario de competencia, las instituciones encargadas de desarrollar la contienda electoral, la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales, el Tribunal Federal y el INE se encuentran en crisis.

En el caso de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales se encuentra acéfala y no se ven posibilidades que, en un escenario de alta competencia, se pueda lograr un acuerdo de mayoría calificada para elegir al nuevo fiscal.

El INE y el Trife se han venido enfrentando ya en distintas ocasiones por decisiones institucionales que se toman en materia electoral.

La primera disputa se da en el tema de “cancha pareja” en donde el INE, para garantizar una contienda equitativa, restringió la contratación de propaganda y la autopromoción de funcionarios, haciendo uso de recursos públicos.

Esta determinación del Consejo General del INE, fue revocada por el Trife. La Segunda disputa fue la decisión del INE de regular la aparición de líderes partidistas en spots publicitarios para evitar que personajes como López Obrador y Ricardo Anaya utilizaron los promocionales del partido para promover su imagen.

Esta fue otra determinación que el Trife derogó. La tercer diferencia fue en la regulación de los programas sociales. El INE puso candados y restricciones a los programas sociales y propaganda gubernamental. Reguló los informes de labores de los funcionarios, prohibió entrega de dádivas en eventos masivos a partir de las precampañas, obligó a los gobiernos a dar a conocer padrones de beneficiarios entre las principales restricciones con los programas sociales.

El Trife desautorizó estas medidas restrictivas considerando que el INE excedía sus atribuciones legales. El enfrentamiento fue subiendo de tono, y el cuarto tema los enfrentó de manera más abierta.

El tema en disputa fue la elección de Coahuila. Primero la comisión de fiscalización del INE, y posteriormente el Consejo General, aprobaron que el priista Miguel Riquelme, gobernador elector de Coahuila, había rebasado los gastos de campaña.

La Ley establece que, si se exceden en un cinco por ciento, de los gastos de campaña, la elección se tiene que repetir nuevamente. Después de hacer un exhaustivo análisis, el INE determinó que efectivamente excedió los gastos de campaña.

Esta determinación la deroga el Trife argumentando que estaban mal los criterios para calcular los gastos de campaña. La comisión de fiscalización del INE elaboró un nuevo proyecto donde se volvía a confirmar que Riquelme había rebasado los topes de campaña, con lo que debería de invalidar la elección.

El día de ayer, como una decisión irrevocable y que prácticamente le garantiza la gubernatura a Miguel Riquelme, el Trife, confirma su decisión con carácter de irrevocable, y contradice una vez más al INE, y con ello valida la elección de Coahuila a favor del PRI.

Especialistas en materia electoral alertaron que un enfrentamiento entre ambas autoridades menoscabará su capacidad para garantizar unas elecciones limpias.

Eduardo Huchim, especialista electoral, considera que este desencuentro ubica dos posiciones que ahora quedan claras, “el INE quiere hacer las cosas más a tono con la legalidad, y el tribunal va en sentido contrario, porque le anda revocando todo”.

El problema, dice Huchim, “…es que estas decisiones del tribunal favorecen en la mayor parte de los casos importantes al partido en el gobierno. Es escandalosa la conducta de la mayoría de los magistrados del tribunal”.

Concluy con el planteamiento del exconsejero Alfredo Figueroa, “el desacuerdo entre el INE y el Trife es una expresión del “secuestro” de ambas autoridades por el PRI, y es quien resultará el más beneficiado en 2018 porque el sistema electoral está minado”.


[email protected] /@normaglez.

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Preocupa al ombudsman la disminución de requisitos para ingresar a la academia policiaca
Next No hay riesgo en el presupuesto con la salida de Meade de la SHCP: Martín Orozco

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

NEXT STORY

Close

Refuerza Veolia Aguascalientes cultura de seguridad en colaboración con Protección Civil y empresas 

16/07/2019
Close