Sociedad y Justicia

Recordar a los muertos permitirá que su esencia siga viva

 

  • Los altares de muertos permiten mantener viva la esperanza de que nuestros difuntos siguen entre nosotros
  • Este año, el Centro Cultural Los Arquitos dedica esta ofrenda al actor de teatro local Héctor Iván Luévano Alaniz

 

Los altares de muertos son una tradición en la que se rinde homenaje a quienes se nos adelantaron en el camino, se les recuerda con cariño y con la creencia popular de que en este Día de Muertos volverán a la tierra de los vivos, se les traza un camino y se les ofrece platicos típicos y parte de todo lo que disfrutaron mientras estuvieron en este mundo.



Este año la ofrenda del Centro Cultural Los Arquitos está dedicada al actor de teatro local Héctor Iván Luévano Alaniz, quien falleció en un lamentable accidente en su domicilio este 2 de abril, tras el incendio ocurrido en el inmueble; el actor Tetor, como era conocido, fue famoso por su personaje del diablo mayor y encarnó en varias ocasiones al emblemático Guadalupe Posada, quien es parte fundamental de las fiestas entorno al Festival de Calaveras.

Sofía Eugenia Ramírez Gómez, responsable del recinto cultural, señaló que este tipo de homenaje es para celebrar la vida, ya que esto significa hacer honor también a quienes ya vivieron y que están en otro lugar; los mexicanos preservamos la creencia de que justo en estas fechas vendrán de nuevo a la tierra a celebrar con quienes aún estamos aquí.

Es una de las fiestas más disfrutadas por vivos y grandes, con la que además damos muestra a otras naciones, que no comparte o incluso desconocen esta tradición, que la muerte no debe significar pena o tristeza, sino color, algarabía y el engrandecimiento de quienes ya pasaron por este mundo.

Los altares cuentan con elementos necesarios para que los difuntos disfruten de su corta estancia, de nuevo en el plano terrenal; los cuatro elementos están representados con el papel picado para el aire, las veladoras y el copal con el fuego, el agua que se ofrece a los muertos para purificar, lo mismos que la sal que se coloca en la misma ofrenda, y de la tierra son todos los frutos tradicionales, la comida de nos ofrece; además se ponen artículos que formaban parte de la persona homenajeada, en vida.

En el caso del actor Tetor, Sofía Ramírez lo recordó como un gran promotor cultural, identificado como el diablo mayor, traje original que engalanó el altar de muertos, así como los cuernos, parte de su biografía y su fotografía. “Estamos muy contentos porque él celebraba la vida todo el tiempo, vivía la vida intensamente, desde un atardecer, una mariposa volando, además de su gran humor, entrega y su voz que siempre te hacía temblar de alegría y de muchas emociones”.

La coordinadora del Centro Cultural enfatizó que estas ofrendas son una forma de conservar, preservar y continuar con esa celebración de vida, a través de las personas que pasan a otro nivel, pero que siguen en espíritu aquí. “Yo sé que viene, sé que ya me hizo dos o tres travesuras porque él era así, un travieso constante que me sorprendía todos los días con muchísimas bromas cada vez que lo veíamos; yo creo que todos tenemos palabras hermosas y de agradecimiento para Héctor Iván”, recalcó.

La inauguración del altar dedicado al actor estuvo acompañado de números musicales a cargo de los pequeños estudiantes de los talleres que ofrece el Centro Cultural. Estará en exhibición hasta el domingo 5 de noviembre, para el disfrute de toda la población de manera gratuita.

 

The Author

Adriana García Campos

Adriana García Campos

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!