Sociedad y Justicia

Está prohibida la venta de sangre y otros hemoderivados

 

  • Por desesperación, familiares de pacientes pueden caer en centros de transfusión donde lucran con este tejido
  • La mayoría de los bancos sanguíneos privados están bajo el control y supervisión del Cets

 

 



Familiares de pacientes en estado crítico hacen hasta lo imposible para conseguir las unidades de sangre que requieren para la atención de sus enfermos, si hay forma de adquirir estas bolsas de hemocomponentes y tienen el poder adquisitivo no dudarán en hacerlo, sin embargo es fundamental considerar los riesgos en que pueden poner al receptor, si bien, la mayoría de los bancos sanguíneos privados están bajo el control y supervisión del Centro Estatal de Transfusión Sanguínea, según constató la trabajadora social del mismo, Verónica Badillo, recomendó cerciorarse que sea así antes de hacer uso de los hemoderivados.

Recalcó que es muy importante tener mucho cuidado al respecto, porque estos bancos de sangre son privados y están regulados por el Cets, pero se debe revisar lo que implica el cobro que se les hace por este servicio, “hasta donde yo sé lo que les cobra son los insumos, solamente, ya que además está prohibido lucrar con este tipo y otros tipos de tejido”, enfatizó.

La trabajadora social señaló que los materiales son costosos, por lo cual es posible que la cifra que se cobre por el servicio sea onerosa; refirió que se utiliza la bolsa donde se coloca la donación de sangre, lo que se requiere para el proceso de donación, aparte de todos los reactivos indispensables para llevar a cabo la totalidad de los estudios de laboratorio a la sangre.

Si bien Verónica Badillo dijo desconocer la cantidad estimada de este procedimiento, porque no es algo que competa a trabajo social, resaltó que los reactivos para los estudios y la bolsa para colocar la sangre, no son materiales baratos, por lo que el costo puede llegar a ser alto; aseguró que cada día se tiene mayor regulación al respecto, por lo cual no debe haber temor de la población respecto a que la sangre este contaminada; apuntó que incluso deben llevar a los donadores, por lo cual sólo se cobra por el servicio de la donación, aunque no está de más cerciorarse de que todo esté en regla y apegado a la ley.

Recomendó verificar si es un banco de sangre privado y preguntar al doctor si realmente el producto sanguíneo es lo que se les está vendiendo, o lo que están pagando es solamente por los materiales. “Realmente esto es lo único por lo que les deberían de cobrar, no por la sangre; de hecho ellos en los bancos privados llevan a su donador; por ello es importante que verifiquen y que no se dejen engañar o se vayan con la finta de que les pueden vender hemoderivados”, precisó.

The Author

Adriana García Campos

Adriana García Campos

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!