Sociedad y Justicia

Podría ser insostenible sembrar árboles frutales en camellones

 

  • Los diputados reformaron la ley para arborizar las áreas públicas con este tipo de especies, probablemente sin considerar que no muchas sobreviven a condiciones como las de Aguascalientes
  • Que pocos ejemplares exóticos se combinen con las especies nativas  como el mezquite, huizache y varaduz, propone especialista

 

El 14 de diciembre los diputados del Congreso del Estado aprobaron reformas a la Ley de Protección Ambiental para promover la reforestación de banquetas, camellones, parques y plazas públicas con árboles frutales, sin embargo, no todos son aptos para el estado, advirtió Vicente Díaz Núñez, consultor ambiental.

Arborizar con este tipo de especies parece una opción atractiva para el embellecimiento de las zonas urbanas, aunque a decir del especialista, es necesario analizar cuidadosamente qué ejemplares se implementarán, ya que si no se adaptan a las condiciones de la entidad su mantenimiento pudiera resultar insostenible.

En 1990 se puso de moda sembrar ficus que en su mayoría se perdieron con la nevada de 1997, pues esta variedad pertenece  a climas tropicales: “Parece que no hemos aprendido las lecciones de los fenómenos meteorológicos que hemos experimentado en los últimos 20 años”.

El 8 y 9 de diciembre ocurrió una helada negra -descenso de temperatura acompañado de humedad, calor y nuevamente frío- que provocó la muerte de prácticamente toda la vegetación exótica empleada para adornar espacios públicos y privados, de modo que “la introducción de especies tropicales y subtropicales productivas sin considerar que Aguascalientes presenta temperaturas extremas no es la mejor estrategia”.

En esta última contingencia el termómetro bajó hasta -6 grados Celsius, por lo que hay que descartar especies como plátanos y papayos que no sobreviven a temperaturas menores a un grado Celcius. Por el contrario, algunas variedades de manzanos requieren mucho frío, por ejemplo la manzana roja de Canatlán necesita 400 horas frío -intervalos constantes en los que la temperatura disminuye entre 7 y -5 grados Celsius-, pero los únicos sitios en el estado que ofrecen esa condición son las partes altas de la Sierra Fría, “el municipio capital difícilmente alcanza 300 horas frío”. En el mejor de los casos, los árboles que no mueren florecen pero no fructifican.

El limón ha demostrado tolerancia al clima local pero amerita abundante hidratación, de modo que ornamentar la ciudad con esta especie puede verse bonito pero acarrea altos costos para el Ayuntamiento, por toda el agua que necesita. Los duraznos también son resistentes y no requieren mucho riego, pero son poco estéticos durante los meses de estiaje en los que se deshacen de todo su follaje.

El chabacano y la vid son otros árboles frutales que pudieran tener éxito.  En todo caso, pocos ejemplares de vegetación exótica puede combinarse con las especies nativas  como son mezquite, huizache y varaduz: “En Aguascalientes tenemos una flora muy basta, creo que antes de estar buscando una alternativa para poder establecer especies productivas en cuestiones frutales debemos reactivar la producción en las zonas agrícolas que son las destinadas para ello y provean los alimentos que tanto demanda la ciudad de Aguascalientes”, opinó el miembro de la Asociación Estatal Forestal.

Los cambios a la Ley de Protección Ambiental no han sido publicados en el Periódico Oficial del Estado. El 6 de diciembre, fecha en que la Comisión Legislativa de Medio Ambiente y Recursos Naturales aprobó el correspondiente dictamen, la diputada panista Cristina Urrutia de la Vega, dijo a través de su página de Facebook que promovió la iniciativa “pensando en que las personas en situación de calle tengan qué comer y también los vecinos puedan disfrutar los frutos, además de cuidarlos y regarlos”.

Díaz Núñez anotó que la Ley General y Equilibrio Ecológico no da este tipo de atribuciones a los legisladores.

 

The Author

Hilda Hermosillo

Hilda Hermosillo

Periodista en ciernes. Contestataria y suspicaz por naturaleza, un tanto caprichosa, algo distraída, siempre aprendo de todo, vivo a pleno cada centésima de segundo y no podría vivir sin música. Equidad de género. Medio Ambiente. Derechos humanos. Justicia. Política y elecciones.

2 Comments

  1. betolazorra
    26/12/2017 at 13:32 — Responder

    en mi domicilio tengo algunos árboles frutales, como limón, naranja, lima, higueras, un mezquite. es mentira que necesitan abundante agua, nada mas hay que regarlos un poco cuando no llueva. pero hay que hacerlo. todo el año tengo frutas, principalmente los limones, limas y naranjas. claro, no son para explotación industrial. pero si dán. además no les pasa nada con las heladas, están intactos. hay que cuidarlos, pero requieren menos atención que cualquier otra mascota.

  2. Patricia Nava Hernandez
    27/12/2017 at 20:19 — Responder

    Excelente comentario al artículo, la realidad de las personas que tenemos frutales es más terca que algunas afirmaciones falsas del artículo.
    La iniciativa aprobada es excelente, hay ciudades al rededor del mundo donde ya han plantado no solo frutales, incluso hortalizas.
    En ciudades de Canadá, Estados Unidos y Europa donde las temperaturas bajan a -23 grados Celsius en parques jardines camellones hay ciruelos higueras kiwis, avellanas, cerezos,, ya no digamos manzanas, peras y nogales. Y en verano se puede disfrutar adornos en camellones de jitomates, brocolis acelgas de colores, entre muchas otras hortalizas.
    Efectivamente los árboles tropicales no se dan en Aguascalientes,
    perchas infinidad de frutales de la región, incluso manzanos, perales que hay en la ciudad y han producido frutos por muchos años, incluso algunos de los llamados “exóticos” como el olivo, Persimonios, maraculla, moringa, entre muchos otros.
    Nosotros estamos desarrollando un proyecto de bosque analogo comestible a ocho minutos de tercer anillo.

¡Participa!