Opinión

Yo tampoco lo veo / De imágenes y textos

 

A decir verdad, yo tampoco lo vi, esperé el cambio positivo por más de cinco años y nunca llegó. El Quique dijo durante un acto en Querétaro que no veía a los reporteros, pero a los paleros, perdón al pueblo que llegó espontáneo hasta el recinto donde se encontraba el jefe supremo, a ellos si los vio con claridad y calidez. A estas alturas del partido es mejor buscarle el lado jocoso a las malas interpretaciones de todos nosotros querido lector. Pero la polémica no terminó ahí, resulta que, durante otro acto público días atrás en Jalisco, al gabinetazo que acompañó al Quique y obviamente al mismo preciso, algo en el ambiente les irrito sus hermosos ojitos; qué cosas no cree, pudieron ser los rusos que quieren acabar con nosotros cuantimás ahora que tendremos elecciones presidenciales; según algunos analistas políticos, las más importantes del continente americano para este año. Lo peor de todo, o tal vez lo más inquietante para un servidor fue haber escuchado del ronco pecho del mismísimo secretario de salud, el doctor José Narro Robles que ese fenómeno de irritación en los ojos ya se había presentado muchos años atrás en un evento del otrora presidente Calderón, en ese entonces la hipótesis residió que las luminarias fueron tan potentes que causaron daños en las pupilas de todos los asistentes; pero y entonces, ¿quién había sido el responsable de la iluminación en el lugar? Un grupo antagónico al gobierno en turno quiso hacer daño físico a la exquisita clase política del momento. Ahora, muchos años después el fenómeno se repite, Narro aseveró que una de sus hipótesis es que, el presiente y sus secuaces al haber estado expuestos a una fuente de luminosidad intensa provocó que tiempo después de haber terminado el evento se presentaran síntomas, algo similar a lo que experimentan los esquiadores (sobre nieve) cuando no utilizan lentes deportivos para el sol. El caso querido lector es que el secretario Narro no concluyó ahí su opinión, se fue más allá, a los terrenos de lo inimaginable, a los de la novela de ciencia ficción; en un programa radial de noticias lo escuche decir que pudiera tratarse de ondas sónicas que los rusos, si estimado lector los rusos mandaron contra nuestro querido e inteligente Quique, con el fin de… ¿Con qué fin perdón? No supe, estaba tan apasionado el secretario Narro con lo que decía que no atinó compartirnos los maléficos planes de la Rusia moderna. Bueno, yo burlándome y qué tal si los rusos nos invaden antes de las elecciones o si los rojos apoyan a Andrés Manuel, o si América Latina y los rusos se unen para derrocar al gringo del copete de codorniz.

No lo sé, estimado lector, mire el sábado charlaba con mis nuevos alumnos de la materia de metodología de la investigación de la licenciatura en Derecho, próximos a egresar por cierto y me decían que no estaría mal ahondar en el tema de la hermenéutica para poder tener bases sólidas al momento de interpretar las leyes, lo cual me pareció excelente, sólo que un estudio de este tipo para entender lo que quiso decir el secretario Narro me llevaría un buen rato, tal vez solo bromeaba, pero se escuchaba muy en su papel, o quizá lo dijo para atraer nuestra atención y distraernos de lo verdaderamente importante. Ahora que salude nuevamente al licenciado Rojas le pediré su opinión al respecto, debe conocer del tema y darme una pista del verdadero mensaje mediático de la presidencia de la República.

Pues sí porque, mientras eso pasaba yo estaba distraído limpiándome las lágrimas al conocer la noticia de que la talentosa Dolores O’Riordan había dejado este planeta, qué pasó, cómo fue. Con tan solo 46 años y según los testimonios de sus amigos más cercanos, la cantante se encontraba en Londres para grabar una nueva versión de su ya clásico “Zombie”, qué cosas, noticia triste para el mundo del rock y un distractor para un servidor que me hizo voltear cuando Narro dijo algo que no alcancé a entender. En fin, si Rusia se apodera del mundo, yo me mudo a Mérida, si porque en Chihuahua las cosas no están como para hacerme ciudadano adoptado, entre que Javier Corral no se deja, la federación tampoco y los medios no le dan el seguimiento que se merece el caso, el resto de la República estamos faltos de información real.

La cosa es que, cuándo ha visto usted que un gobierno investigue a la administración anterior buscando la verdad hasta llegar a las últimas consecuencias, caiga quien caiga sin importar que sean personajes del gobierno Federal y del partido en el poder, peces gordos para ser precisos, nunca, creo yo que es un acto inédito por lo menos en los últimos 20 años. La reacción, según Corral ha sido retirar los recuerdos federales a Chihuahua a manera de represalia por andar investigando de más, se dice que la fiscalía de Estado grande de México está haciendo más de lo que la PGR ha hecho. Y entonces Corral, más bronco que Jaime Rodríguez, más panista que el Richie niñero, más presidenciable (al parecer) que muchos, convocó a su pueblo a una marcha de Ciudad Juárez a la capital del país, que por cierto me recordó aquel “Zapatour” de Marcos y sus huestes para que todo México los conociera; sólo que aquí el gobernador pide la extradición de Cesar Duarte y que se entreguen los recursos acordados para su entidad, sin tintes político-electorales, eso espero.

Mire es como si don Martín le sacara sus trapitos al tío Carlos, pero además de exponerlos llegará hasta las últimas consecuencias, eso no pasa acá en la tierra de la gente buena, ellos son buenos, todos somos buenos…

Ya lo decía mi querido colega Luis René Valdés, algo está pasando en Chihuahua y la cobertura mediática no está volteando hacia el norte.

Qué cosas, mientras tanto esperaré la derrota de los tramposos antes los Jaguares en la final de la conferencia americana.

 

ericazocar@hotmail.com | @ericazocar

The Author

Eric Azócar

Eric Azócar

No Comment

¡Participa!