Opinión

Escenario 2018 II: cierre de precampañas | Memoria de espejos rotos

 

Give me crack and anal sex, take the only tree that’s left

and stuff it up the hole in your culture.

Give me back the Berlin Wall, give me Stalin and St. Paul

I’ve seen the future, brother, it is murder…

The Future – Leonard Cohen

 

Hacia inicios de noviembre del año pasado en este espacio compartí un escenario electoral que daba por triunfador de la elección presidencial 2018 a Morena. Ahora, prácticamente al cierre del periodo de precampañas (que culminan el próximo 11 de febrero) planteo una revisión a ese escenario en el que -además- se situaba al PAN-PRD-MC en segundo lugar, y en un rezagado tercer puesto a la alianza PRI-PVEM-Panal. A este se suma un comentario sobre el cúmulo de votantes “indecisos”, y otro sobre los candidatos que se dicen “independientes”, quienes finalmente lograron colarse a la boleta de la elección presidencial.

Para comenzar vale la nota de que estas precampañas son una farsa enojosa y cara con la que las tres grandes coaliciones nos han hecho un embuste a todos los electores. Los partidos políticos agrupados en alianzas han sido unos caraduras y sinvergüenzas al fingir que en este periodo tienen contiendas internas. Un insulto a cualquier inteligencia, ya que -aunque las coaliciones hayan registrado a más de un precandidato para simular democracia intestina entre candidatos de facto y contendientes menores de los que no muchos recuerdan ni siquiera el nombre- esta farsa tragicómica sólo ha sido un embauco para acceder a los jugosos recursos legales del erario que estos mentecatos destinan (en el mejor de los casos) en promover la imagen de las candidaturas de facto ¿O qué esperaríamos? ¿Qué a AMLO le gane la candidatura a la presidencia el mengano contra el que contiende? ¿Qué Anaya recule en su caprichosa imposición? ¿Que los del Panal o del Verde elijan a un fulano sobre Meade? Bueno, de esto último hay que esperar a que -efectivamente- amanezca el día 12 de febrero luego de los insidiosos rumores sobre su permanencia en la contienda.

Puesto lo anterior sobre el tema, en el escenario ofrecido en noviembre se aprecian pocos cambios. Morena consolida un primer lugar e, incluso dependiendo la casa encuestadora, aumenta la distancia respecto al segundo lugar. El frente PAN-PRD-MC mantiene más o menos los mismos indicadores de intención de voto, con fluctuaciones sin gran impacto. Mientras tanto, el PRI estanca sus números con el oxígeno que les representa no estar bajando más. Hasta aquí todo en “normalidad”; de continuar estas tendencias se cumpliría el mismo escenario propuesto en noviembre del año pasado. De ser como sugiere la tendencia, Andrés Manuel López Obrador será el sucesor de Enrique Peña Nieto, y Morena tendrá el récord de acceder a la presidencia en su primera elección en la que compite por ella. Sin embargo, para romper esta tendencia, debe suceder un conjunto de las siguientes circunstancias y coyunturas:

*Que AMLO siga como el principal enemigo de sí mismo. A pesar de que trabajó duro en recomponer su imagen para no parecerse al belicoso e intransigente Peje que colapsó al Distrito Federal en 2006; a pesar de que ha llevado ya años con la oferta de una faceta menos totalitaria y más afable; a pesar de esto, su propia naturaleza termina por emerger. Prueba de ello es el encontronazo que ha tenido en los últimos días con distintos columnistas por la discrepancia hacia Jesús Silva-Herzog Márquez luego de que éste señalara el pragmatismo de AMLO por aliarse con figuras cuestionables a cambio de votos. Esto puede ser sólo una anécdota de la campaña, o marcar el punto de inflexión desde el cual corre cuesta abajo en las tendencias. Qué le depare el destino será lo que el propio AMLO accione: o se domina a sí mismo, o cede a su propia intransigencia.

*Que suceda una traición dentro del círculo íntimo de AMLO en la que se develen movimientos sucios, de intromisión extranjera, o francamente ilegales, en la campaña de Morena, lo suficientemente fuertes y mediáticos para pegar bajo la línea de flotación y cuyos efectos se ubiquen dentro de la perniciosa guerra sucia que está por venir. Filtraciones, pejeleaks, más videoescándalos, o cualquier cosa que venga de las entrañas de la operación de Morena. AMLO se ha aliado con suficientes bellacos como para no esperar lealtad verdadera de nadie en la carrera pragmática por el poder.

*Que las fuerzas PAN-PRD-MC y PRI-PVEM-Panal hagan uso de las triquiñuelas electorales más cochinas, y de las que históricamente han dado prueba de dominar con suficiencia. No sólo esto, sino que además funcionen en un electorado cada vez más harto y escéptico.

*Que la suma de intención de votos que conglomeran Margarita Zavala, Ríos Piter, y El Bronco (entre el 10 y el 15 por ciento de las preferencias agrupadas) se tome mayoritariamente de morenitas indecisos o volátiles; o, en el mejor de los casos, de “indecisos” que no aporten a Morena.

*Que el grueso de los llamados “indecisos” (entre el 30 y 35 por ciento de los votantes) no abone a Morena o se decante por las otras fuerzas en contienda.

*Que el llamado “voto útil” mine el ánimo de los priistas que quieren evitar a AMLO en el ejecutivo, y que –con el dolor de su corazón– al ver perdidas las posibilidades con Meade, utilicen su voto para impulsar a Anaya.

*Que el “voto millenial”, carente de consciencia histórica, vea en el PRI alguna esperanza y lo repunte sobre la coalición PAN-PRD-MC.

*Que la campaña sucia de todas las fuerzas políticas sirva para judicializar un proceso que a AMLO le quite en los tribunales lo que hubiese conseguido en las urnas.

Las precampañas terminan el 11 de marzo. El 30 de ese mes comienzan formalmente las campañas. A partir de ahí serán casi tres meses en los que debemos anticipar una contienda sucia, de golpeteo, en la que los esfuerzos estarán dedicados a dos objetivos: sacar de quicio a AMLO (cosa no muy difícil) y capitalizar electoralmente cualquier yerro de Morena. En esta coyuntura, si no ocurren algunas de las circunstancias descritas en las viñetas de arriba, podemos comenzar a prepararnos para el arribo de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de la República.

 

alan.santacruz@gmail.com | @_alan_santacruz | /alan.santacruz.9

The Author

Alan Santacruz Farfán

Alan Santacruz Farfán

No Comment

¡Participa!