Nuestro irracional enojo social / De imágenes y textos – LJA Aguascalientes
20/09/2020


 

Estimado lector, don Quique sigue sin entender por qué los mexicanos estamos enojados con él, de plano son dos países o quizá tres lo que están dentro del territorio nacional, en el que vivimos la mayoría de nosotros, el de la clase política y el otro, el de la fantasía donde el realismo mágico nos invade hasta rayar en lo absurdo.



En días pasados, el 13 de febrero, para ser exactos, nuestro Quique aprovechó el foro que le abrió la inauguración del Hospital de Zona número cinco en Sonora y los 75 años del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para manifestar su desconsuelo pues su pueblo injusto no reconoce los avances que su gobierno ha alcanzado durante estos casi seis años. “Que se asimilen los logros y podamos desterrar lo que algunos llaman este irracional enojo social”, dijo muy sentido.

Me gustaría vivir en el México del lado donde pernocta nuestro gran tlatoani, donde no hay inseguridad, no hay crimen organizado, la economía es estable, pero, sobre todo, no hay corrupción y el nivel de vida es casi tan bueno como en los países que pertenecen al llamado primer mundo.

Dónde me perdí, me bajé en una estación antes o qué pasó, nada coincide, es una realidad alterna acaso, o qué tal si de verdad vivo en pueblo donde está montada una escenografía y detrás de ella se encuentra el hermoso primer mundo del que afirma con toda seguridad el Quique.

Creo que a estas alturas del sexenio ya ni burlarse de lo que dice el presidente es bueno, qué le digo indignarnos, han existido tantas mofas hacia nuestra sociedad que una más ya ni se siente, que se acabe este circo dirán algunos, yo pregunto ¿y por qué dejamos que esto llegara hasta aquí, no que se iba a morir de una enfermedad rara, que se lo iban a echar como a Trump (y tampoco pasa) y los rumores del golpe de estado y todas las fantasías que elucubramos donde el Quique dejaba la tierra? Pasan las cosas porque nosotros así lo permitimos, nadie más.

Si el presidente se indigna, pronuncia mal una palabra en un discurso, lo cachan en una mala jugada, qué más da, nos acostumbramos a los memes, la nueva válvula de escape, pues pensar que burlarnos del gobierno o del presidente nos hace más libres o más qué, explíqueme por favor; yo no veo que hayamos hecho algo en serio.

Un meme para la clase política es una patada de ahogado por parte de sus gobernados, una burla de ellos con sus hechos hacia el pueblo es una grieta más a esta débil nación. Y espérese querido lector, son pocos los integrantes de la clase política mexicana que no son corruptos y ventajosos, habrá sus honrosas excepciones, pero en el escenario donde los reflectores alumbran a las estrellas del mañana, los protagonistas pintan las mismas mañas con todo y la prepotencia del cargo. Qué tal Enrique Ochoa Reza, presidente del partido en el poder, llevándose entre las patas al candidato oficial y todo lo que suene a PRI (otra vez). De gira por Tabasco, se refirió a los militantes que dejaron su partido para unirse a las filas de Morena como “prietos”, pero además no conforme con haberlo dicho en el estrado y frente a un gran número de personas, también utilizó la tecnología para que todo México se enterara. “A los prietos de #Morena les vamos a demostrar que son prietos pero ya no aprietan”. A eso me refiero, estimado lector, nuestras estrellas son peores que el Quique, para empezar, si nos ponemos en el papel de lingüistas puritanos la frase está mal estructurada, en cuestión de fondo. ¿Cómo le demuestran peyorativamente a los prietos de Morena que son prietos? Prietos por el color de nuestra piel; cielos, el tocayo del Quique seguro no tiene espejos en su mansión ¿Qué no se ha dado cuenta que hasta la guadalupana es morenita o, mejor dicho, prietita? Si Ochoa quiere demostrar que los priistas que se fueron a Morena son “prietos” seguramente tiene pensado regalar espejos a todos; y que ya no aprietan, ¿Qué aprietan? Sí se refiere a que ya no apretarán al erario para sangrar las arcas de la nación, entonces ahí si tiene la razón. Somos racistas, decir prieto o indio un mexicano a otro mexicano son de las ofensas más lacerantes que podamos acuñar, pero así somos, por qué tanta indignación, seguramente el óleo que Ochoa tiene de Juárez en su oficina es una representación sajona del benemérito de la patria.

Total, que para Quiques los del tricolor; ahí se andan dando un quien vive con sus declaraciones mal logradas. De verdad entiendo que existen excelentes escritores, comunicólogos, expertos en mercadotecnia política, mexicanos de la raza de bronce que hacen buenos discursos para figuras políticas, por qué no buscarlos para no caer en este tipo de declaraciones tan desagradables, mire usted, por ejemplo, el pasado domingo 11 el querido Andrés Manuel decidió hacer una parada acá, en la tierra de la gente buena; qué hubo de nuevo, nada, escucharlo a él es como ir a un concierto del TRI con el buen Alex Lora al frente, con todo respeto para Alex, verdad, siempre es lo mismo, las mismas babosadas, las mismas mentadas de madre y el puro cotorreo. Acá el amigo Andrés Manuel sigue con su esquema de un gobierno paternalista, donde nos va a mantener a todos, no aumentará los impuestos ni las gasolinas, subirá las pensiones para los adultos mayores y becará a los ninis para que continúen de baquetones, no satanizará a los trabajadores de la educación y cancelará la reforma educativa para que los docentes no tengan que hacer ningún tipo de examen que deje en evidencia sus capacidades.

Nuestro irracional enojo social no es sólo hacia el Quique, o el otro Quique, o el Richie de las Lomas, o hacia el amigo Andrés, es hacia el momento, un pueblo enojado en teoría es peligroso; pero acá no, en la dimensión del realismo mágico en la que vivimos, nos tomamos selfies con los políticos cual actores de la televisión, aceptamos que los partidos políticos nos liberen el servicio social por una tarde de mitin en domingo, participamos en encuestas alentando la especulación y las tendencias electorales, pareciera que es nuestra cotidianeidad; entonces eso quiere decir que no existe un enojo irracional hacia nadie, que sean felices todos, pues.

 

[email protected] | @ericazocar

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Estiman inviable dejar sin efectos la elección de presidente y secretario general del PRD
Next Contra el sector de telecomunicaciones una de cada cuatro quejas ante Profeco en Aguascalientes

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

NEXT STORY

Close

Entregan en Aguascalientes apoyos del programa Corriendo por la Educación

27/07/2018
Close