Del flautista de Hamelin al flautista de Amlolin - LJA Aguascalientes
10/08/2020


Recordarán que uno de esos cuentos infantiles que escuchamos o leímos en nuestra niñez nos refería a un pueblo que tenía un problema severo con una plaga de ratas, al grado que ninguna medida empleada había tenido resultado en su erradicación, hasta que aparece un personaje con un don para encantar a dichos roedores con la música interpretada y emanada de su flauta. Tal es así que limpió las calles del pueblo de Hamelin, y se llevó a las ratas afuera del pueblo, quienes lo siguieron encantadas y terminaron en un acantilado, fin de la plaga. Sin embargo no todo terminó ahí, puesto que las autoridades del pueblo se negaron a pagarle y en represalia, el flautista tomó su flauta y se llevó a los niños del pueblo y jamás se volvió a saber de ellos.

Una analogía la tenemos en el presente proceso electoral, discúlpenme, lectores, la comparación banal que realizaré, imaginen que México es Hamelin, con muchas plagas, no solamente de “ratas”, hay otras más, aunque la corrupción en sus funcionarios es alta, son muchos los problemas, insisto, pero el más visible o anunciado parte de la corrupción, de ahí nace ese encanto que tiene el candidato AMLO, se ofrece para limpiar México de ratas, y como es el problema más perceptible, pues cuenta con seguidores, en un discurso nada profundo que resume con una frase “honestidad y combatir la corrupción”, AMLO tomó su flauta, pero no se llevará a los corruptos, si no sin saber se llevará a los niños es decir, las generaciones futuras terminarán en un extravío dado que la ausencia de propuesta es sustituida por sus estribillos.

Dentro del estribillo de combatir la corrupción no solo a mí, sino a varios no nos queda claro el cómo, es más ni tan siquiera el qué, hemos escuchado que combatirá la corrupción como la panacea a todos los problemas, ahí tenemos el primer tono de su flauta, luego en el segundo, nos sorprende que se suman a un proyecto electoral (sólo es eso, porque van al reparto de migajas), un número considerable de personajes de la política, que no destacan por ser productivos, sino depredadores de los recursos públicos, con un historial vergonzoso de la vida política mexicana, emblemáticos del viejo estilo de hacer política, sobra decir los nombres, aquí resulta incongruente que invite a esos personajes y diga que va a combatir la corrupción, si eso fuera auténtico, ni siquiera los tomaría en cuenta.

Luego viene la tercera nota de la flauta, con un electorado fascinado y que le aplaude, en su estribillo “de combatir la corrupción”, no menciona que la corrupción es un mal presente en todos los países del planeta, y que el problema en México es la “impunidad”, es decir no se castiga a los culpables, como son varios personajes que se sumaron al proyecto de Morena. El problema en México es la ausencia de castigo, y el perdón, no es acaso eso lo que ofrece AMLO, lo que implica que no llegará al castigo y viene la cuarta nota, que raya en el cinismo. En el tercer debate lo dijo: no actuar por venganza con Anaya, y perdonarlo, eso es incongruencia, si dice que combatirá la corrupción, entonces debe actuar ya que si Anaya es culpable de un delito, le corresponde en consecuencia procesarlo y que la fiscalía compruebe su culpabilidad, no es correcto el perdonar, pero en este entonar de notas y música sus seguidores se pierden, y no les queda claro eso de la corrupción, ¿para que los perdona?, o dice que acabará con la corrupción, al final si él los perdona, es una falacia propia de origen religioso mesiánico. El que purifica si se suman a su proyecto, cuando lo que se necesita es de ciudadanos con solvencia moral y visión para emprenderse un nuevo y verdadero proyecto de nación. Lo grave es que nadie debe estar por encima de la ley, ni siquiera un presidente de la República, el titular del Ejecutivo es quien debe aplicar la ley, acatarla, la soberanía no reside en el presidente, sino en la Constitución y de las leyes que de ella emanen, y si los políticos y funcionarios amenazan con estar arriba de la ley, no es buen indicio.



Así comienza la melodía, seguidores, simpatizantes, que le aplauden incongruencias, que le festejan por sus promesas basadas en un modelo que género malas experiencias en los años 70 y 80, México ha cambiado, las políticas que se emprendieron llevaron a una deuda al país, misma que aún se esté pagando por esos errores. México necesita trabajar y generar una nueva visión y mística de trabajo, México necesita un presidente que hable con la verdad, de que no tenemos suficientes recursos naturales o energéticos, que no podemos ni debemos apostarle al petróleo, pero sí a las energías alternativas, que el agua es escasa y no podemos ser autosuficientes en lo agrícola.

Pero México sí tiene el más importante recurso, que es el capital humano, pero es importante que no se pierda en la fascinación de unas notas que emanan de la flauta de AMLO. Si nuestros recursos humanos trabajan con mística, orgullo, y condiciones de equidad, en un país libre de corrupción, y de impunidad, alejados de los encantos a que nos lleve esos nuevo flautista de Hamelin, México será otro, porque la única fuente de riqueza como lo diría Marx es el trabajo.

No podemos regresar al modelo echeverrista, diría Hegel en su obra de “El 18 Brumario de Luis Bonaparte”: ¡La historia se repite dos veces, la primera como tragedia y la segunda como comedia!

Rompamos la melodía que sale de esa flauta que nos llevará a un extravío de futuro. Porque si no cumple con lo que prometió, también estará doblemente empeñando el bienestar de las futuras generaciones de mexicanos. Este flautista es la segunda versión, no será tragedia pero sí una farsa. La única opción viable de mejora es recurrir al voto útil y el único destinatario fiable viene a ser el candidato Ricardo Anaya.

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Toño Martín del Campo: La entrevista en LJA (Parte 2)
Next ¿Por qué sí a la despenalización del aborto? / Disenso

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

La Purísima… Grilla: We’re Not in Aguas Anymore

13/08/2015
Close