10. Las Revoluciones Culturales / Cátedra - LJA Aguascalientes
22/10/2020


Por haber omitido en un principio la numeración de esta serie de artículos sobre “El próximo gobierno” he provocado una confusión que voy a tratar de corregir aunque sea en parte, incluyendo en adelante el orden numérico de la misma pero con el título correspondiente al subtema de que se trate, como lo estoy haciendo en éste. Continuamos.

 

***

 

Para facilitar la comprensión cabal de lo que ocurrió entre el siglo XV y el XVII y lo que ocurrió en el siglo XIX que veremos luego -en los que México está inmerso porque es parte de la humanidad- necesitamos revisar someramente las etapas más importantes del desarrollo humano que llamaremos revoluciones culturales. He visto diversas definiciones de revolución cultural, pero todas se refieren a hechos limitados geográficamente, es decir, que no involucran a la humanidad de manera integral.

(El enfoque original que voy a exponer nos fue heredado en 1957/58 por nuestro inolvidable maestro y gran amigo Guillermo Garcés Contreras en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM y yo lo apliqué en la cátedra de Antropología que impartí en la Universidad Autónoma de Aguascalientes hasta Diciembre de 1975, antes de ser reprimido el derecho que me otorgaban tanto su Ley Orgánica como la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos para expresarme libremente, al ser expulsado de todas mis cátedras por el delito de pronunciar un discurso. Años después, cuando se jubiló el profesor que me sustituyó, me confesó que él todavía no entendía cuál era la diferencia entre Antropología y Sociología).

Para darle claridad al significado de la expresión “Revolución cultural” con el más amplio contenido antropológico, identifiquémosla como la transformación total del sistema de vida de la humanidad entera mediante el siguiente procedimiento:

 

  1. A) Detección del momento y la forma en que se generan profundas crisis de adaptación debido a la transformación radical de los métodos de trabajo que forman el cimiento o infraestructura en que se asienta la organización de la humanidad, métodos superados eventualmente gracias al aprovechamiento de novedosos descubrimientos e inventos tecnológicos;
  2. B) Para estar a tono con el cambio, la estructura económica se adapta a la mutación tecnológica con la respuesta equivalente; y
  3. C) La superestructura integrada por la organización social, la organización política y los canales de transmisión de la cultura a las nuevas generaciones, realizarán los ajustes necesarios con la misma intensidad y dirección.

 

***

 

De acuerdo con este método, hace unos 7 millones de años (cifras redondeadas) se desprende la primera especie derivada del género homo de primates homínidos que vivieron durante unos 4 millones en un estado sumamente primitivo, muy parecido al salvaje, de la que posteriormente se deriva un nueva especie con mayor volumen cerebral y mejores condiciones de adaptación que va a ser el protagonista inicial de la primera revolución cultural:

 

  1. REVOLUCIÓN INSTRUMENTAL (De hace cerca de 3 millones de años hasta hace 10 mil) Empieza con la especie homo hábilis (de hace unos 2 millones de años, hasta hace 1 millón y medio) que se caracterizó por utilizar y producir piedras agudas o con filos a base de percusión, para utilizarlas como instrumentos punzantes o cortantes -primer invento humano aplicado para facilitar la obtención y procesamiento de alimentos y otros usos- propiciando la aparición de esta primera revolución cultural que le da nombre al período Paleolítico (edad de la piedra antigua, sin pulir), subdividida por los arqueólogos en tres etapas en las que nuevas especies de homo van perfeccionando la técnica hasta llegar a la fabricación de la primera máquina de la historia: el arco y la flecha, máxima creación entre una multitud de nuevas herramientas, que incluyen el control del fuego; todo ello una verdadera infraestructura tecnológica aplicada a mejorar la producción y las condiciones de vida de una sociedad que se multiplica gracias a la mayor cantidad y calidad de satisfactores. Su estructura económica está determinada por las actividades básicas que son la caza, la pesca y la recolección, cuyo producto se distribuye y consume en forma equitativa, en forma de comunismo primitivo. La superestructura social se adaptó a las circunstancias con la formación de hordas nómadas. La superestructura política se limita al liderazgo del más fuerte, mejor organizador del grupo y mejor guía para seguir el más abundante circuito alimenticio anual; en la de transmisión de la cultura se distingue este período -el más prolongado de la humanidad- por haber sido matriarcal porque la mujer educa a las nuevas generaciones sobre todo cuando pasa del lenguaje mímico al articulado y luego el pictórico, del cual hay múltiples testimonios en las pinturas rupestres y en las artesanías que llegan hasta nuestra época; en los primeros rituales para comunicarse con las fuerzas anímicas de la Naturaleza; en las primeras manifestaciones del arte con el ritmo de las percusiones, la melodía y la danza; y va descubriendo, poco a poco, los secretos de plantas y animales que aparte de sus cualidades alimenticias poseen las curativas pero, sobre todo, el principal de todos que es el de la reproducción.

 

  1. REVOLUCIÓN AGRÍCOLA. Del octavo milenio a.C., al año 1,520 d.C., se destaca porque ya solo queda una sola especie Homo sapiens, después de que las anteriores desaparecieron por la acción del clima, eliminadas por la única superviviente que es la que también pobló nuestro continente, o bien asimiladas a su caudal genético.

Las principales etapas de esta revolución son la Neolítica (o edad de la piedra pulida) todavía matriarcal, en la que se desarrolla la horticultura con el invento de la coa y el pastoreo con el del lazo; se da un principio de organización política con la aparición de los consejos de ancianos y surge el panteísmo. La Edad de Cobre a partir del cuarto milenio a.C., en que aparecen la hoz, el azadón, el arado con los animales de tiro domesticados, la ingeniería hidráulica, todo como resultado del surgimiento de la agricultura -uno de los más trascendentales inventos de la humanidad- cuando los hombres toman en sus manos el descubrimiento de las mujeres relacionado con la reproducción de plantas y animales, al darse cuenta de que con ello ya no será necesario el nomadismo se empiezan a convertir en sedentarios y nace el concepto urbano; aparece el trueque y los inicios del principio de propiedad y empieza a darse una relativa acumulación de bienes; aparecen las primeras religiones politeístas y con ellas las primeras teogonías. Con la Edad de Bronce a partir del tercer milenio a.C. aparecen la rueda y los transportes y China inventa el papel moneda, los bancos y el comercio; también se inventan la geometría y los números. Con la Edad de Hierro a partir del año 1,200 a.C. aparecen la arquitectura, la domesticación del caballo, la rueda de hierro, los caminos y puentes y la navegación a vela y timón en barcos mayores, que había sido inventada en Asia desde el cuarto milenio a.C. se aplica en el Mediterráneo, con lo que se desarrolla intensamente el comercio marítimo; los Fenicios inventan la escritura fonética que estimula el fomento cultural, las religiones monoteístas, la filosofía, las primeras escuelas y el calendario, gran instrumento de apoyo para la adecuada programación de las actividades agrícolas, que en estas fechas estaba más avanzado en las culturas originarias de nuestro continente. A estas alturas la Organización social se transforma radicalmente al aparecer las primeras clases sociales que son los amos (que se apoderaron de la tierra y concentran la riqueza) y los esclavos, que a lo más que pueden aspirar es a contar con un techo prestado y al alimento diario para subsistir con su familia; los propietarios inventan el matrimonio con el propósito de asegurar la propiedad indivisible de la tierra mediante la heredad al primogénito o mayorazgo, surgiendo así el patriarcado en sustitución del matriarcado que no hacía sombra cuando el concepto de propiedad no existía; en contraposición al esclavismo aparece la teocracia absolutista con sus estamentos militar, sacerdotal y político burocrático con el vicio de la corrupción, compuesto por sus elementos fundamentales, que son el soborno y la impunidad. Este panorama se proyecta posteriormente al plano internacional y aparecen los monarcas que imponen el mismo sistema mediante la guerra de conquista, con la que surgen los imperios territoriales ricos que someten a trabajo esclavo a los países derrotados, convertidos en sus colonias. Ya en el año 395 de la era Cristiana se consolida este sistema feudal compuesto por señores y siervos con el inicio de la Edad Media, cuando el emperador Teodosio recupera Roma e impone al cristianismo como religión de Estado, surgiendo así el imperio romano católico con la aspiración de que llegue a ser universal, que es lo que significa ese término. A partir del siglo VIII d.C. empiezan a surgir señales que anuncian el fin de la revolución agrícola, con la aparición en el ámbito de la cultura de una invención genial simultáneamente en la cultura hindú y en la cultura maya, derivada del estudio del calendario: la numeración por posiciones con el concepto del cero, cosa de la que ni se enteraron los españoles cuando llegaron a nuestro continente y destruyeron todo el conocimiento documental acusando a nuestros ancestros de hechicería y otras lindezas, pues los europeos todavía hacían cálculos elementales con los dedos de las manos y fechaban sus documentos con la arcaica numeración romana. En el siglo XII aparecieron las primeras universidades derivadas del sistema escolástico católico; y entre los siglos XII y XV llegaron a Europa inventos chinos como la brújula (que abrió el horizonte de la navegación de altura) y la pólvora, que utilizada en las armas multiplicaron el poder de los ejércitos y las guerras, pero también surgieron el Renacimiento gracias a los libros clásicos de los sabios griegos conservados por los árabes, la corriente esperanzadora del Humanismo y la invención de la imprenta de tipos móviles que acercó la cultura al pueblo. La Revolución Agrícola concluye finalmente en 1522, cuando la expedición de circunnavegación de Fernando de Magallanes y Sebastián Elcano demostró la esfericidad de la Tierra que significa el fin del dogmatismo y la liberación de la ciencia. (Continuará).

 

“Por la unidad en la diversidad”

Aguascalientes, México, América Latina


[email protected]

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Asueto / Esencias viajeras
Next Apariencias engañosas / Debate electoral
Close

NEXT STORY

Close

PRI capacita 186 coordinadores de cara al proceso electoral 2015

13/07/2014
Close