Opinión

101 cagadas del español / Alegorías Cotidianas

Todos hablamos español a nuestra manera. Algunos nos esforzamos, a otros les vale; pese a ello, nos comunicamos.

Ni qué decir de las redes sociales, podemos leer cada barbaridad por el contexto, la rapidez al escribir así como la neutralización de nuestra lengua en ese rubro.

Muchos hablan correctamente, pero son tentados en el WhatsApp a no utilizar, por ejemplo ambos signos de admiración o interrogación o bien, se sustituye con los emojis.



De alguna manera u otra pese a Cervantes, el padre de la novela moderna y sobre todo del buen Nebrija, el crear e impulsor de la gramática española.

Si hacemos un mapa actual del uso del español, podemos observar que está en constante cambio sin especificar si es positivo.

Actualmente hay diccionarios con nuevas ediciones sobre el cómo hablamos actualmente, algunos serios como los de la Real Academia de la Lengua Española o hasta el que promueve la Academia Mexicana de la Lengua aunque, de manera personal no puedo dejar a un lado el Chingonario publicado por Algarabía.

Moreno de Alba hace algunos años publicó el encantador libro Minucias del Lenguaje donde hace alusión al origen y uso de algunas palabras del español de México como tepache, Xochimilco, reborujo, etc.

Hace poco encontré Las 101 cagadas del español, un libro publicado por Espasa y escrito por María Irazusta. En su portada podemos encontrar al pobre de Miguel de Cervantes muy bien ataviado con una gorguera y con un chupete en la boca, como si de alguna manera evitara que éste hablase o interrumpiera una conversación.

Como cervantista debo reconocer que verdaderamente llamó mi atención la portada y posteriormente el título del libro. La frase inicial que acompaña al título sugiere: “reaprende nuestro idioma y descubre algunas curiosidades”, con tales palabras podemos suponer que quien lea el libro está expuesto a tener un cambio en su habla.

María Irazusta tiene una manera sátira muy dulce para describir el cómo empleamos mal la lengua española y los títulos de los 101 casos que analiza son particularmente llamativos.

Iniciamos la lectura con los eufemismos y el recorrido nos hace reflexionar el uso de la palabra travestidos, el origen del bikini, el empleo de aún y aun, etc.

Por ejemplo con respecto a la locución latina el alma máter Irazusta indica que lo correcto, cada vez que empleamos la locución es la alma mater la razón es muy sencilla, alma significa nutricia por lo que no aplica el artículo masculino delante de aquellos sustantivos que inician con a tónica.

Y qué decir del uso de echar, muchas personas se confunden entre la conjugación del verbo hacer y echar. Los verbos, en algunas conjugaciones, son similares fonéticamente aun si se anteponen los significados de ambos verbos por lo que únicamente hay que identificar si se trata de algo que fue hecho o bien que fue sacado de sus lugar.

Entre las dudas e incorrecciones del idioma y el uso actual del español no está de más el recordar cómo se emplean algunas palabras de nuestra habla cotidiana.

Cierto es que también podemos ser observadores y estar atentos a los cambios que nuestra manera de hablar y el cómo lo hacen los demás a fin de poder evitar normalizarla.

Trabajar cada día por no perder la estructura de nuestra lengua y contagiarnos de tantos usos incorrectos es un acto de valentía pues en ocasiones sobre la marcha necesitamos hacer una pausa y reconocer que adquirimos una cosa u otra pegadiza de nuestro contexto.

Las 101 cagadas del español es un libro para leer y reflexionar ¿se atreve usted a leerlo y retomar el camino?

 

Laus Deo

@paulanajber

 

The Author

Paula Nájera

Paula Nájera

No Comment

¡Participa!