Lunch, chaskas y externalidad ambiental – LJA Aguascalientes
17/09/2020


 

Columna en colaboración con Agustín Bernal Iguanzo



 

Recientemente hemos visto y escuchado que en algunas ciudades del mundo se está prohibiendo el uso plástico, dígase para bolsas, botellas o para ambos productos. Ante este hecho algunos nos preguntamos ¿cuándo sucederá esto en México? Y si lo pensamos regionalmente la pregunta sería ¿cuándo en Aguascalientes?

Los plásticos de bolsas, empaques y desechables de unicel son el mejor ejemplo de externalidad ambiental. En el lenguaje económico se dice que una externalidad es una decisión de consumo, producción e inversión que puede ser tomada por un individuo, en el hogar o por una empresa, la cual afectará a terceros sin que éstos participen directamente en la transacción. En palabras más simples, cuando alguien compra algo y esto viene empacado en plástico, aluminio o unicel, al comprador no se le preguntó si estaba o no de acuerdo en que llegara al mercado, o sea a la tienda, envuelto en estos materiales, ésta fue una decisión tomada por la empresa y deja en manos del comprador la responsabilidad de deshacerse de los empaques con los que se envolvió el producto; es decir, traspasa (externaliza) la responsabilidad al consumidor de este deshecho sin que la empresa pague nada. Esta decisión se toma también en el hogar, por ejemplo, con el lunch escolar, cuando al niño se le mandan diariamente alimentos empacados industrialmente (galletas, agüitas, lechitas, yogures, papitas, etc.) o envueltos en aluminio o en contenedores de unicel, se deja en manos de la escuela deshacerse de esta basura, siendo los centros de educación importantes productores de desechos industriales de lunes a viernes,  sin que los padres de familia paguen alguna cuota especial porque se saque la basura de sus hijos, la que a su vez es generada por sus padres al mandarles lunches industriales con lo que fomentan la externalidad industrial altamente contaminante y cada vez más abundante. Haciendo esto no se inculca en los niños una cultura ambiental y sustentable, por el contrario, se les induce al consumo despilfarrador e irresponsable de productos empaquetados. En el caso de la externalidad individual, se practica cuando la persona compra sin que le importen las envolturas o el contenedor de lo que va a consumir, a veces sólo por gusto y/o placer, más que por necesidad. Por ejemplo, las ricas y famosas chaskas ¿tiene idea de cuántos puestos de chaskas hay en la ciudad y de la cantidad de contenedores de unicel que se utilizan a diario, simplemente para satisfacer un gusto culinario más que alimentario? Tampoco lo sabemos, pero lo invitamos a que piense en ello y en si vale la pena usar un contenedor de unicel y una hoja de aluminio unos minutos que durarán cientos de años en deshacerse, y esto solo para satisfacer un placer gustativo, pero con el que se aumenta la externalidad industrial, pues las empresas de los desechables no meten la mano en la basura, dejan este trabajo en manos del municipio, quien a su vez merece de todos nosotros un amplio reconocimiento, en especial el servicio de limpia, por la ardua labor que realizan, pero que pudiera ser menor si todos dejáramos de generar tanta basura y dejáramos de hacernos los ciegos ante la monumental dimensión de este problema. Si no lo cree, ahí le van algunos datos.

En Aguascalientes estamos por iniciar la sexta etapa del relleno sanitario San Nicolás… ¿adivine usted qué material es el más abundante entre todo lo que hemos enterrado ahí desde que se inició la operación del sitio a mediados de los 90? Plástico. ¿Podemos cambiar los seres humanos de la noche a la mañana de modelo de consumo y reproducción? Probablemente no. Pero las políticas públicas sí pueden cambiar rápidamente si hay conciencia y voluntad política. Porque el modelo de consumo y reproducción humana NO está condicionado sólo por el mercado sino también por las políticas públicas. De hecho, éstas forman parte del modelo. No es necesario dar ejemplos, pero si usted gusta, le doy uno sacado de estos mismos renglones: El plástico se fabrica con petróleo de cuya extracción el gobierno federal se beneficia fiscalmente; aunque los productores finales de los plásticos sean particulares, esa actividad beneficia al gobierno, pues vendió la materia prima. Así, para evitar la producción de plásticos en México el gobierno federal debería renunciar a vender petróleo a los productores de plástico. Y después prohibir el uso de plásticos desechables ofreciendo alternativas ya existentes como películas de celulosa rápidamente degradables y hasta comestibles por la fauna silvestre. Las fuentes de celulosa han estado disponibles como subproductos de actividades productivas primarias y secundarias.

Las ganancias de la venta de plástico son particulares. Pero enterrar el plástico en el Relleno San Nicolás es un gasto que pagamos toda la sociedad. Se socializa la deuda, se privatiza la ganancia. Cuesta el terreno para el relleno sanitario, se pierde la flora y la fauna; se utiliza combustible para recoger los residuos sólidos; se pagan sueldos y mantenimiento; se compran camiones y maquinaria… todo ello con los impuestos de todos nosotros. Incluso si construyéramos una planta de recuperación de plástico, sería con inversión pública. Ahí está el mejor ejemplo de una externalidad y de lo contraproducente que es nuestro modelo de consumo y reproducción.

Así que invitamos a toda la sociedad de Aguascalientes a cambiar sus hábitos de consumo, ¡ya para ayer! (como quien dice). Y exigimos a nuestros representantes en el Congreso que den paso a iniciativas de ley que cambien las políticas públicas, que se deje de producir plástico hecho a base de polímeros sintéticos derivados del petróleo y que se promuevan alternativas sustentables.

Para concluir, no deje de comer chaskas ni de mandarle luch a sus hijos, pero lleve su toper y mándele a su hijo/esposo su lunch en toper y de esa manera contribuirá enormemente a reducir la externalidad ambiental producida por cada uno de nosotros y los nuestros.

 

[email protected] | [email protected]

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous México se escucha así / Orquesta Sinfónica de Aguascalientes
Next Ahora sí, concesionaria implementará proyectos de sustentabilidad del recurso hídrico de Aguascalientes

1 thought on “Lunch, chaskas y externalidad ambiental

  1. Excelente participación! En el estado de Aguascalientes deberá considerarse darle mayor importancia al manejo de los residuos sólidos empezando por restringir el uso de productos desechables de gran impacto en la naturaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

NEXT STORY

Close

Incrementan infecciones respiratorias agudas 12 por ciento

12/12/2017
Close