Opinión

Debussy y Bernstein en el cierre de temporada / Orquesta Sinfónica de Aguascalientes

 

 

El viernes, más o menos a las 2:00 de la tarde me encontré con un buen amigo, integrante de la sección de segundos violines de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes y conversamos algunos minutos, la plática, necesariamente, se encaminó hacia el concierto de esa noche en el que nuestra máxima entidad musical cerraba su tercera temporada del año, mi buen amigo, violinista italiano, me comentó con evidente entusiasmo de las virtudes del que estaría invitado para tocar el piano en una obra del compositor estadounidense Leonard Bernstein, su segunda sinfonía conocida con el nombre de La era de la ansiedad, yo ya sabía algo de este gran joven pianista, Abdiel Vázquez, pero una cosa es lo que te digan de alguien, incluso escucharlo en grabaciones, y otra muy diferente es verlo y escucharlo tocar en vivo, eso ya es otra cosa y lo que aprecié en el quinto concierto de la OSA el viernes 12 de octubre supera, por mucho, todo lo que se pueda decir de él.



Pero vámonos por partes, el concierto inició con la Obertura Candide de Leonard Bernstein y continuó con los tres bosquejos sinfónicos para orquesta La Mar de Claude Debussy, se trata de un delicioso poema sinfónico dividido en tres partes, cada una de ellas con características descriptivas muy puntuales: I) Del alba al medio día en el mar. II) Juegos de olas. III) Diálogo del viento y el mar. A Debussy se le considera como el máximo representante del impresionismo, etiqueta con la que por cierto, nunca estuvo de acuerdo. Recordemos que Debussy cumple este año que cursamos 100 años de su muerte y todas las orquestas de mundo e instituciones musicales han dedicado todo el 2018 a recordar la obra de este genial compositor, cuya música, por cierto, no se trata de un dulcecito de fácil digestión, no, en absoluto, tiene sus dificultades, no solo para el intérprete, también para quienes escuchamos, pero una vez que se le encuentra el gusto, su música resulta un verdadero placer.

Por cierto, ya que hablamos del centenario luctuoso de Debussy, recordemos que hoy, a las 12:30 del mediodía y a las 18:30 horas la Orquesta Filarmónica de la UAA y su director, el maestro Julio Vázquez Valls presentan en el Teatro Aguascalientes la ópera El hijo pródigo de este compositor francés, se trata de una ópera de breve duración, quizás unos 40 0 45 minutos, pero de una belleza incuestionable, habrá que estar presentes en esta función operística.

Volviendo al concierto de la Orquesta Sinfónica de la Aguascalientes, la segunda parte del programa inició con el Preludio a la siesta de un fauno con la destacada participación de la maestra Megan Maiorana, principal de la sección de flautas de la OSA, y para finalizar el concierto, escuchamos la Sinfonía No.2 La era de la ansiedad de Leonard Bernstein, una obra que se divide en dos partes, cada una de ellas dividida en tres bloques. La primera parte está integrada por a) El prólogo. B) Las siete eras. Variaciones 1 – 7 y c) Las siete fases. La segunda parte la integran a) Canto fúnebre, c) La mascarada y termina con c) El epílogo. Esta obra de Bernstein es un poema sinfónico basado en el texto poético del mismo nombre The age of anxiety de Wystan Hugh Auden pero con muy elocuentes características concertantes en donde el piano es el gran protagonista y se le encomendó la ejecución de este instrumento al maestro Abdiel Vázquez, ¿qué podemos decir? Simplemente extraordinario. Hizo una versión exquisita de este peculiar poema sinfónico concertante de Leonard Bernstein y cierto es que el público salió feliz del Teatro Aguascalientes que con sus aplausos lo hicieron regresar al escenario, no solo el público, -que no obstante no ser lo que pudiéramos considerar un programa taquillero, si se me permite el término, si vimos una muy digna asistencia en el Teatro Aguascalientes- sino también los integrantes de la OSA. La tercera vez que regresó al escenario ya fue imposible rechazar un encore, aunque hizo el apunte con toda razón de que después de la Sinfonía No.2 La era de la ansiedad de Bernstein era muy complicado agregar algo más a riesgo de no echar a perder la magia del momento, pero eligió bien lo que habría de tocar, echó mano del  abundante y generoso repertorio para piano solo de Manuel M. Ponce. Su técnica es irreprochable y su sensibilidad irrefrenable, mientras lo escuchaba se me ocurrió la comparación de pianistas que gustan de mover mucho las manos, las más de las veces de manera innecesaria, con algunos directores, sobre todo de la nueva escuela, que gustan de gesticular mucho y ser ellos los grandes protagonistas. El maestro Abdiel Vázquez apenas si se percibía el movimiento de sus dedos, me pareció muy mesurado, pero lo que salía de su piano era fascinante. Mi amigo Giona Soffientini tenía razón cuando me comentó que el pianista es de otro nivel.

La Orquesta Sinfónica de Aguascalientes, después de asistir al Festival Cervantino, prepara una breve temporada de tres conciertos que habrán de iniciar el 9 de noviembre y terminan el 23 de ese mismo mes, todos los conciertos son en el teatro Aguascalientes, ya comentaremos en su oportunidad los detalles de esta breve temporada.

The Author

Rodolfo Popoca Perches

Rodolfo Popoca Perches

No Comment

¡Participa!