Opinión

Imágenes de Aguascalientes

Carlos Reyes Sahagún

Cronista del municipio de Aguascalientes

 

En estos días, con motivo de las fiestas cívico patronales de la ciudad, las autoridades y los clubes de servicio gustan de homenajear a personalidades distinguidas en la vida pública de la urbe.

Como no quiero quedarme atrás, someto a su consideración la figura de don Alfonso Reyes Campos, que qué más diera yo porque fuera mi pariente, pero no.

Don Alfonso se dedica al nobilísimo y hasta apostólico oficio de la compra venta de libros, pero no crea que lo hace como un empleado de librería como los encuentra uno en esta clase de negociaciones, en las que, con todo respeto, el personal no tiene mayor idea de lo que vende, y posiblemente ni le importe. Uno pide un título y la persona que lo atiende va a la computadora, lo encuentra, ubica el lugar donde está, se lo entrega, o le dice que no hay, pero difícilmente va más allá.

Con don Alfonso es otra cosa, porque se trata de un personaje que ama la lectura y que proyecta este sentimiento a la hora de recomendar títulos a sus posibles compradores, justamente como hacían los libreros de rancio abolengo, aparte de comercializar auténticas rarezas bibliográficas de Aguascalientes.

Por estas razones, don Alfonso constituye un personaje de nuestra comunidad digno de ser emulado.

Felicitaciones, ampliaciones para esta columna, sugerencias y hasta quejas, diríjalas a carlos.cronista.aguascalientes@gmail.com

The Author

Carlos Reyes Sahagún

Carlos Reyes Sahagún

No Comment

¡Participa!