Opinión

Le Orme en Aguascalientes / El banquete de los pordioseros

Debió ser en 1978, digo que fue en esa fecha porque yo estaba en secundaria y tomo esa referencia porque fue ahí en donde conocí a mi buen amigo Alejandro Arenas, ya lo he comentado en algún otro banquete, era para mí una especie de gurú en la música y con él conocí muchas de las agrupaciones musicales que hoy son indispensables y constituyen la banda sonora de mi vida. Yo no sé por qué Alejandro estaba siempre a la vanguardia en música y sacaba discos quién sabe de dónde. Para mí era toda una aventura, como aquella vez cuando estaba frente al mueble donde guardaba celosamente sus discos, me encontré, por ejemplo, con los discos de Supertramp, de Led Zeppelin, de The Who, los mexicanos de Chac Mool, Pink Floyd, y uno de los que más me impactaron, Le Orme, de hecho Le Orme fue mi primer y muy afortunado contacto con el rock progresivo italiano, a partir de ese momento la búsqueda ha sido incansable, las posibilidades del rock progresivo italiano son inagotables.

En 1978 yo tenía 15 años y mi anhelo por conocer más música era insaciable, recuerdo con frescura aquellos lejanos años de finales de los 70, las sensaciones son las mismas, es como si volvieras a tener esa edad y todo, por un instante, vuelve a ser igual. Estaba en la casa de Alejandro y tomé un disco al azar, le di vueltas en mis manos, las figuras de la portada me llamaron la atención, no tenía la menor idea de qué era aquello ni qué tipo de música estaba escondida en los surcos del acetato. Podía ver en la portada figuras extrañas, caprichosas, caras recargadas en las manos, eran como muñecos de trapo, en la extremo superior izquierdo del disco se leía el nombre del grupo, Le Orme, (Las Hueyas) en el extremo superior derecho el nombre del disco Uomo di pezza (Hombre de trapo). Le pregunté a Alejandro que qué tipo de música era aquello y él me respondió con su característico desplante cuando quería expresar que algo era grandioso, con una sonrisa a medias y mucho movimiento de manos, dijo: “¡Ah, sublime!, es rock progresivo”. ¡Genial, rock progresivo! -me quedé pensando- ¿y qué pingos es eso?. Pues sí amigos melómanos, ese día, escuchando a Le Orme en la casa de mi amigo Alejandro Arenas conocí el rock progresivo.

Me grabó un cassette -¿te acuerdas de los cassettes?- y en ese formato me llevé el disco a casa y lo escuchaba una y otra vez, un poco después lo compré en vinil y finalmente en disco compacto, de hecho Le Orme fue de las primeras agrupaciones de quienes me hice de toda su discografía en este nuevo formato y la colección la aprecio como un verdadero tesoro.



Yo creo que como Uomo di pezza fue el primer disco que conocí y que tuve de Le Orme se convirtió en mi favorito, al margen de que, efectivamente, es un disco de enormes dimensiones musicales, canciones como Gioco di bimba, Figura di cartone, La porta chiusa, Breve immagine, Una dolcezza nuova me acompañaron en mi adolescencia, y claro, siguen acompañándome junto con toda la discografía de estos italianos.

No es mi intención hacer un repaso a su historia ni mencionar a los músicos que lo integraron inicialmente, considero estéril el ejercicio, basta con decir que la formación fundamental, la que grabó los mejores discos era con Tony Pagliuca en los teclados y piano, un verdadero virtuoso. Aldo Tagliapietra en la voz, bajo y eventualmente en la guitarra y Michi dei Rossi en la batería, él es el único miembro original que se mantiene en Le Orme. Al mismo tiempo, Aldo Tagliapietra y Tony Pagliuca se unieron a Tolo Marton, guitarrista que trabajó con Le Orme en Florián de 1975 con el fin de tocar aquellos temas clásicos que siempre disfrutaremos, de hecho, me parece que hay más de Le Orme aquí que en la alineación que conserva el nombre.

Considero, salvo tu mejor opinión, que los primeros cuatro discos de Le Orme son los mejores, en orden cronológico: Collage (1971), Uomo di pezza (1972), Felona e Sorona (1973) y Contrappunti (1974), aunque antes de Collage ya había dos discos, el primero es Ad Gloriam de 1969 y el siguiente se llama L’aurora delle Orme de 1970. Después siguieron otros muy buenos, como el grabado en vivo en el Teatro Brancaccio de Roma In concerto, este es de 1974 y una lista de discos que no tienen desperdicio, como Smog Mágica, Verita nascoste, Storia o Leggenda, Florian, Piccola rapsodia dell’ape, Venerdi y Orme, aquí estamos ya en 1990 y hubo una gran pausa hasta 1999 que vino aquella impresionante trilogía: Il Fume, Elemento L’infinito, estos tres ya sin la presencia de Tony Pagliuca, en su lugar entraron dos tecladistas Michele Bon y Andrea Bassato. Para la grabación de 2011 La via della seta, ya solo quedan dos de la anterior trilogía: Michi dei Rossi en la batería y Michele Bon en los teclados contando con músicos invitados.

Pues bien, Le Orme viene a Aguascalientes, sí, por increíble que parezca, Le Orme viene a Aguascalientes, estará en el marco del Festival de las Calaveras el jueves 1 de noviembre a las 21:00 horas en el Foro Posada de la Isla San Marcos, es un lugar para cuatro mil personas que sin duda estará lleno, la entrada es libre, las autoridades ya hicieron su trabajo ofreciéndonos una muy atractiva propuesta cultural, ahora nos toca a nosotros corresponder con nuestra asistencia, ahí nos veremos, si Dios no dispone lo contrario.

The Author

Rodolfo Popoca Perches

Rodolfo Popoca Perches

4 Comments

  1. Gabriel
    26/10/2018 at 19:56 — Responder

    ¡excelente Maestro, trataré de asistir!.

  2. Cecilia
    02/11/2018 at 18:19 — Responder

    Hola, yo estuve ayer ahí y tuve la oportunidad de conocerlos en persona, la verdad un sueño hecho realidad, son súper sencillos y Michi tuvo el detallazo de cantarme feliz cumpleaños en italiano, fue increíble! El concierto estuvo genial, tocaron mas de dos horas, entre el repeereper todo el disco de Felona e Sobrina, nos dejaron sin palabras… sólo una observación con todo respeto, la palabra correcta es Huellas 😉

  3. Cecilia
    02/11/2018 at 18:20 — Responder

    *repertorio

  4. Cecilia
    02/11/2018 at 18:22 — Responder

    Felona e Sorona (este autocorrector jaja)

¡Participa!