Rector de la Autónoma de Aguascalientes dice no a la denuncia pública - LJA Aguascalientes
14/04/2024

 

  • “No se vale ir por el mundo denunciando gente en redes sociales y en tendederos, o en cualquier otra vía si no se presenta la denuncia formal”, Javier Avelar
  • Desde la creación del Protocolo de actuación ante situaciones de acoso, discriminación y violencia, la denuncia pública de algún acto es incorrecta, ya han sido denunciados actos incorrectos

 

El rector de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA), Francisco Javier Avelar González, informó que con la incorporación del Protocolo de actuación ante situaciones de acoso, discriminación y violencia, la denuncia pública de algún acto es incorrecta, “No se vale ir por el mundo denunciando gente en redes sociales y en tendederos, o en cualquier otra vía si no se presenta la denuncia formal”.

Desde el 14 de diciembre de 2018 la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA), cuenta con un propio mecanismo que establece el procedimiento para atender, dar seguimiento, canalizar y erradicar conductas o acciones relacionadas con toda clase de acoso, hostigamiento, discriminación y violencia que atente contra la dignidad e integridad de las personas de la comunidad universitaria y de todas aquellas que, en sus instalaciones o en cualquier ámbito universitario, se vean afectadas; denominado Protocolo de actuación ante situaciones de acoso, discriminación y violencia.

El protocolo, indicó el rector, es el resultado del esfuerzo institucional que se llevó durante todo 2017, que incluye muchas aristas y sobre el que existen muchas opiniones diversas e incluso polarizadas que reflejan todas las posturas de la comunidad universitaria que es muy amplia, “Por eso fue complicado llegar a un consenso razonable sobre este protocolo que finalmente fue aprobado por el Consejo Universitario”.

Su implementación, comentó Avelar González, comenzó a partir de 2018 y el que haya sido publicado en 2017, no significa que no pueda tener mejoras, siendo un documento que fue difundido en las bienvenidas de los jóvenes del bachillerato y los de educación superior.

El protocolo, puntualizó el titular de la UAA, no sólo atiende situaciones de violencia, acoso y hostigamiento sexual, sino cualquier tipo de violencia y se perfila rumbo a la implementación de la protección de los derechos fundamentales, no únicamente de los universitarios, sino de cualquier ciudadanos en los espacios y ámbitos universitarios.

Si bien desconoció el número de casos que se han presentado ante la Defensoría de los Derechos Universitarios, el rector confirmó que se han presentado algunas denuncias que han sido atendidas.

El protocolo, explicó Javier Avelar, parte de definiciones internacionales y nacionales en relación a todo tipo de violencia y se puede resumir en que existe una ventanilla única, la Defensoría de los Derechos Universitarios, que sirve como un primer contacto con personal capacitado para reconocer rápidamente diversas situaciones.


Toda autoridad que tenga conocimiento de un acto de violencia, agregó el titular de la UAA, debe canalizar el caso a la Defensoría, sin antes realizar ninguna acción. El protocolo garantiza la secrecía, la privacidad tanto de quien denuncia como el denunciado, así como la protección de la presunta víctima y de personas relacionadas.

La denuncia la puede realizar un tercero siempre y cuando sea ratificada por la presunta víctima y en caso de menores de edad se persigue de oficio y se hace la investigación de manera inmediata; mientras que en el caso de mayores de edad, dependiendo de la gravedad con la que se determine, se puede hacer un llamado al entendimiento y la conciliación si el hecho es de una gravedad importante.

El protocolo, explicó el titular de la UAA, reiteró la presunción de inocencia y una vez dada la investigación se emite una recomendación por parte de la defensoría, a partir de la cual pueden venir la sanciones que correspondan y si constituye un delito, se da parte a las autoridades correspondientes.

Avelar González continuó: mientras que se realiza la investigación y dependiendo del caso, se deben tomar según lo marca el protocolo medidas de protección, sin que exista una falta a los derechos laborales de los implicados, los cuales están garantizados mientras que no se emita una determinación y existan las evidencias correspondientes.

La vía laboral, siguió el rector es una vía paralela y, si se llegase a determinar una situación seria que implique dar parte a las autoridades correspondientes, de cualquier manera el denunciado tiene derechos laborales irrenunciables. De acuerdo al caso se puede presentar una separación parcial del trabajo para el acusado, al menos transitoriamente en lo que se hace la investigación.

En el esquema del protocolo de la UAA, comentó el representante de la universidad, la denuncia pública no se contempla, pues la sociedad universitaria y en general la del país, debe apostar a vivir en un Estado de derecho, lo cual significa que todos tienen derechos.

Es importante que los derechos de todos sean defendidos y en ese contexto, señaló Javier Avelar, la denuncia pública debe ser una herramienta que se use sólo en casos extremos, cuando no hay mecanismo alguno para atender una problemática como lo es precisamente el protocolo.

Si no se toman las prevenciones necesarias y se siguen los parámetros que marcan documentos como el protocolo y no se agotan los canales establecidos, manifestó el rector, se puede incurrir en un acto violencia con la denuncia pública, pues es necesario entender que en un Estado de derecho toda acusación sin pruebas es un delito, sin contar que existe una protección constitucional de presunción de inocencia, “No se vale ir por el mundo denunciando gente en redes sociales y en tendederos, o en cualquier otra vía si no se presenta la denuncia formal”.

Si no se tiene cuidado aun cuando se tenga razón, indicó Javier Avelar, la presunta víctima puede colocarse en una situación de violencia hacia la otra persona e incluso cometer un delito “Buscamos aconsejar a nuestros compañeros universitarios de que acudan a las vías institucionales que si bien pueden ser más lentas, se trabaja para que sean eficientes en respeto de los derechos de todos, está el compromiso de la rectoría que no va a ser tapadera, hablando coloquialmente, de ninguna de estas situaciones”.


Show Full Content

About Author View Posts

Avatar photo
Carlos Olvera Zurita

Nada, sólo 28 años de vida. Reportero en La Jornada Aguascalientes.

Previous Lo cotidiano puede esconder historias terribles / Entrevista a Pablo Lazo, acerca de El hombre de la torre
Next Debe Gobierno de Aguascalientes transparentar Proyecto de Movilidad: Observatorio
Close

NEXT STORY

Close

LJA 06/11/2020

06/11/2020
Close