Opinión

Confrontación en Kerch; tensión en Tijuana / Taktika

Estrecho de Kerch, Federación Rusa. 25 de noviembre de 2018. Dos cañoneras y un remolcador ucraniano tratan de entrar a las aguas territoriales rusas. Al ver que sus advertencias verbales son ignoradas, un buque de la Guardia Costera rusa embiste al remolcador ucraniano. Súbitamente, los marinos rusos abren fuego y, en una escena reminiscente de una película de piratas, abordan los buques ucranianos. Para disuadir cualquier contraofensiva ucraniana, cazas Su-25 y helicópteros de ataque Ka-52 sobrevuelan la zona.

Ese mismo día, pero a miles de kilómetros de la península de la Crimea, en Tijuana, México, centenas de emigrantes, en su mayoría hondureños, tratan de forzar su entrada a los Estados Unidos, pues no desean esperar a que las autoridades migratorias de ese país resuelvan su petición de asilo. Algunos alcanzan a escalar la cerca. En ese instante, los agentes de la Patrulla Fronteriza estadounidense disparan gas lacrimógeno. Esto provoca el pánico entre los expatriados.

Las escenas arriba narradas sirven como prólogo al presente artículo, el cual pretende explicar y analizar los hechos ocurridos en el estrecho de Kerch y en la ciudad mexicana de Tijuana.

En respuesta la defenestración del régimen prorruso en Ucrania, maniobra orquestada por los servicios secretos de los Estados Unidos y varios países europeos, en febrero de 2014, Rusia se anexó, gracias la operación militar llevada a cabo por los “hombrecitos verdes”, la península de Crimea. A continuación, financió y apoyó militarmente a rebeldes prorrusos en el este de Ucrania.

Petró Poroshenko, un productor de chocolates metido a político, fue impuesto, tras la llamada Revolución de Maidán por los Estados Unidos y la Unión Europea, como presidente de Ucrania en un intento por ser una cuña geopolítica para Vladimir Putin. La inexperiencia y torpeza del Ejército ucraniano, sin embargo, fue demostrada en la batalla de Debáltsevo, en febrero de 2015, en donde las milicias prorrusas de Donetsk y Luhansk, reforzadas por “voluntarios” rusos, lograron una victoria estratégica. Este evento, aunado a la captura del aeropuerto de Donetsk, selló el triunfo de Vladimir Putin y la humillación de Petró Poroshenko.

Desde entonces, la tensión entre Moscú y Kiev es parte de la terca realidad mundial. Este entorno testarudo volvió a resurgir cuando, tal y como se narra al inicio de este artículo, los ucranianos entraron a aguas territoriales rusas. Este evento es un fiasco militar: los marinos ucranianos fueron detenidos y el jefe del Servicio de Seguridad de Ucrania hubo de reconocer que agentes de contrainteligencia estaban a bordo de los navíos capturados.

Mientras tanto, en Tijuana, Baja California, miles de seres, principalmente hondureños, que huyen del flagelo de la violencia y la desesperanza económica han formado un hormiguero humano alrededor de la franja fronteriza con los Estados Unidos. Ante el anuncio de las autoridades estadounidenses de que las peticiones de asilo tomarán entre 6 a 18 meses en resolverse, los emigrantes decidieron intentar forzar la entrada a la Unión Americana.

Tras burlar un cerco policíaco mexicano, los emigrantes llegaron a la frontera, algunos intentaron escalar la cerca y “buscaron dañar al personal de Aduanas y Protección Fronteriza al arrojarle piedras”1. Inmediatamente, los estadounidenses cerraron la garita de San Ysidro, afectando a millares de tijuanenses que trabajan o estudian en San Diego. Por último, el cierre fronterizo causó un daño a la economía de Tijuana.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, tuiteó: “Cerraremos la frontera permanentemente si es necesario. ¡El Congreso financia el Muro!”. Luego, durante un mitin en Biloxi, Misisipí, Trump intentó sacar raja política cuando afirmó que los demócratas quieren “convertir a los Estados Unidos en una gigantesca ciudad santuario para los criminales violentos” ¡No! Gracias. No, gracias. Los republicanos creen que los Estados Unidos debe ser un santuario para la ley”.

Los demócratas también buscaron obtener un beneficio político: el candidato perdedor al Senado, Beto O’ Rourke, escribió, refiriéndose a la imagen de una madre que escapa de la represión tomando de la mano a sus dos hijos: “Nos dice algo acerca de su país natal que una madre está dispuesta a viajar 3,200 kilómetros con su hijo de cuatro meses para llegar aquí” y agregó, con respecto al manejo de la crisis por parte de Trump: “Hasta ahora, en esta administración, esa respuesta ha incluido separar a los niños de sus padres, encerrarlos en jaulas, y ahora gasearlos en la frontera”2.

Presionado por los Estados Unidos y por un creciente sentimiento antiinmigrante, al menos en la zona fronteriza, el gobierno mexicano expulsó a “98 extranjeros… por su comportamiento violento”3, pues intentaron agredir y lesionar a los miembros de las agencias de seguridad del Estado mexicano.

¿A qué conclusión llega el escribano? Respecto al estrecho de Kerch, la provocación ucraniana, auspiciada por los asesores estadounidenses, tiene una motivación política: la popularidad de Poroshenko es del 8 por ciento y Ucrania tiene un manejo macroeconómico pésimo. Por ello, Poroshenko necesita aumentar su popularidad y la mejor manera de lograrlo es encarar al malvado oso ruso.

Al mismo tiempo, el incidente cayó como anillo al dedo para Vladimir Putin, cuya popularidad ha menguado tras intentar implementar una reforma al sistema de pensiones. Putin demostró que el estrecho de Kerch, el mar de Azov, y el mar Negro son “lagos” rusos y que él es el mandamás en esa zona del mundo, pues la canciller germana, Angela Merkel, hubo de telefonear al jefe del Kremlin para aligerar la tensión entre Rusia y Ucrania.

En el caso de Tijuana, el redactor cree que Trump busca sacar provecho político y, además, presionar al gobierno federal entrante. Esto fue confirmado por las declaraciones del primer edil, Juan Manuel Gastélum, quien declaró: “Esta situación está orquestada, Tijuana es como jamón (en) el sándwich, no es cómodo”.

Aide-Mémoire. El león británico, cuyo rugido solía acallar a las hienas, siente, debido al Brexit, el menosprecio del águila calva estadounidense y la presión del toro español por la cuestión de Gibraltar.

 

1.- Secretary Nielsen statement on San Ysidro Port of Entry closure https://bit.ly/2zrZK5g

2.- El Paso Democrat https://bit.ly/2FKGmGi

3.- Boletín No. 422/18 https://bit.ly/2E1JwDT

 

The Author

Soren de Velasco Galván

Soren de Velasco Galván

No Comment

¡Participa!