Opinión

Proclamación de la voz del Cuarteto de Cuerdas según José White

El alma máter de la música de cámara es el cuarteto de cuerdas, creo que esto no lo podemos negar, ni siquiera cuestionar, la formación, integrada por  dos violines, viola y violoncello es la más frecuentada en el inagotable universo de la música de cámara, algunas de las mejores obras musicales han sido creadas para esta sublime y señorial dotación instrumental y algunos compositores han encontrado en el cuarteto la mejor forma de proponer su genio creativo, el caso por ejemplo de Beethoven, seguramente el compositor más importante, si no en la creación, recordemos que se atribuye a Haydn la paternidad del cuarteto, sí en el desarrollo y perfeccionamiento del mismo. Las más notables formaciones camerísticas del mundo suelen ser cuartetos, el Latinoamericano, el Tokio, el Emerson, el Kronos, el Penderecki, el Melos, en fin, son muchos.

Al punto al que quiero llegar es que en Aguascalientes contamos con uno de los cuartetos más solventes de México, si ustedes me permiten el comentario y a riesgo de que más de uno pida mi cabeza por lo que voy a decir, es que el cuarteto de cuerdas José White debe estar considerado entre los mejores de nuestro país en donde el Cuarteto Latinoamericano, sin duda, no tiene rival.

Su trayectoria es de 20 años, y este 2018 lo están festejando y lo hicieron con un emotivo concierto el domingo 25 de noviembre a las 12:00 del mediodía en la sala López Velarde del Museo Nacional de la Muerte de la Universidad Autónoma de Aguascalientes. La sala es un lugar muy apropiado, no sé si habrá sido hecha con este fin, pero es ideal para escuchar música de cámara, ahí se presentó el Cuarteto de Cuerdas José White con un programa integrado por el tercero y cuarto movimiento del Op.59 de Ludwig van Beethoven, el delicioso segundo movimiento, lento, del excelso Cuarteto Americano de Dvorak, Música de feria de Silvestre Revueltas y la Bella Cubana de José White, compositor cubano que da nombre a esta entidad musical. Los integrantes del cuarteto diseñaron un programa con obras que han sido importantes a lo largo de 20 años de carrera. Sabemos, por ejemplo, que no hace mucho, de hecho unas cuantas semanas, interpretaron todo el ciclo de cuartetos para cuerdas de Ludwig van Beethoven, compromiso para gente grande, así que necesariamente una obra del gran genio de Bonn debería formar parte del programa de aniversario. El mismo Orlando Espinosa, cello del cuarteto dice que la obra que más han interpretado es el Americano de Dvorak, así que tampoco este gran bohemio podía faltar. Revueltas ha sido una constante en su carrera y por supuesto José White, inspiración para el surgimiento de esta ambiciosa formación de música de cámara.

Quizás lo más fácil sea decir que fue un concierto con una sobrecarga emocional, y por supuesto que lo fue, eso es incuestionable, además de hacer un breve pero sustancioso repaso a su carrera a través de un video muy bien producido y de excelente calidad, el punto de ebullición que generó esta descarga emotiva fue la presencia entre el público de Sandra Díaz Roqueta, segundo violín original del cuarteto, después de, no sé, aproximadamente 12 años de ser integrante, ella decidió dejar el Cuarteto White y el segundo violín tuvo diferentes suplencias, digamos que más formalmente esta silla la ocupó Karla Benitez y actualmente es de la maestra Cecilia García manteniéndose el resto de la alineación prácticamente inamovible, Silvia Santamaría en el primer violín, Orlando Espinosa en el violoncello y Sergio Carrillo en la viola, quien por cierto, acaba de tocar la Sinfonía Concertante de Mozart con la Orquesta Sinfónica  de Aguascalientes.

El asunto es que sin que Sandra lo sospechara se le convocó para unirse al cuarteto y tocar con ellos La bella cubana de José White; claro, sin ensayos, entiendo que por supuesto es una obra que tienen segura y siempre presente, así que sin mayor problema, pero sin poder evitar intensas descargas emocionales, Silvia Santamaría cedió su lugar a Sandra Díaz Roqueta a tocar el primer violín, inevitable sentirse contagiado por esta intensa descarga emotiva.

Pero es cierto, esto sería lo más fácil y quedarnos ahí, quizás eso sería suficiente, pero no, es necesario entender que más allá de arranques emocionales totalmente entendibles, lo verdaderamente importante es la solvencia técnica y la puntualidad en la ejecución de un repertorio de altos niveles de exigencia de parte del cuarteto de cuerdas José White. Su calidad es incuestionable y Aguascalientes debe sentirse orgulloso de tenerlos aquí. El cuarteto es de aquí, esta es su sede, originalmente los cuatro eran integrantes de la OSA, actualmente solo dos de ellos, Orlando Espinosa en el cello y Sergio Carrillo en la viola se mantienen en nuestra máxima entidad musical, pero esta ciudad sigue siendo su casa y centro de operaciones.

El trabajo del Cuarteto White los define como una de las mejores formaciones camerísticas, no sólo de Aguascalientes, sino de México, sin duda seguirán siendo el cuarteto en residencia del Festival de Música de Cámara de Aguascalientes, sin duda seguirán estimulando el trabajo creativo de jóvenes compositores con obras destinadas al cuarteto de cuerdas, sin duda seguirán posicionando a nuestra ciudad como un importante centro de actividad musical a nivel nacional. Felicidades Cuarteto de Cuerdas José White por estos primeros veinte años de vida.

 

The Author

Rodolfo Popoca Perches

Rodolfo Popoca Perches

No Comment

¡Participa!