Opinión

Trump y el hemisferio occidental / Taktika

Torre Libertad, Miami, Florida. 1 de noviembre de 2018. Rodeado por una multitud compuesta por cubanos anticastristas y venezolanos antichavistas, el asesor de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, John Bolton, denuncia a la “Troika de la tiranía”. Para el bigotón Bolton, esta tríada es un “triángulo del terror que se extiende desde La Habana hasta Caracas y Managua”. El furibundo Bolton concluye que Cuba, Nicaragua y Venezuela son “el ímpetu de enorme inestabilidad regional y la génesis de una sórdida cuna del comunismo en el Hemisferio Occidental”.

Dos semanas más tarde, el día 14, el secretario de Defensa, James “perro rabioso” Mattis, visita la frontera EUA-México. El general retirado, flanqueado por la secretaria de Seguridad Interior, Kirstjen Nielsen, y el comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza, Kevin McAleenan, declara que la misión de las tropas enviadas por Donald Trump a la frontera es “en el corto plazo, colocar los obstáculos” y en “el largo plazo, es algo que será determinado”.

La escena arriba mencionada sirve como prolegómeno al presente artículo, el cual pretende hacer un recuento y análisis de la relación confrontadora que Donald Trump ha tenido con América Latina.

Desde esta tribuna, el escribano ha relatado y analizado la postura del mandatario estadounidense con respecto al Hemisferio Occidental. En especial, con respecto a Cuba, México (Comercio, Migración y Nacrcotráfico), Nicaragua, y Venezuela. En todos los casos, hay un común denominador: el estilo confrontador, rijoso y provocador del inquilino de la Casa Blanca.

El 16 de julio de 2017, Trump firmó el Memorándum Presidencial de Seguridad Nacional NSPM-5, el cual delineaba la política de su administración en contra del régimen castrista en Cuba. Un mes más tarde, el 11 de agosto, Trump amenazó públicamente con utilizar la “opción militar” en Venezuela. Esto con el objetivo de deponer a Nicolás Maduro. Finalmente, cinco días después, en Washington, comenzó la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

En septiembre, durante la Asamblea General de las Naciones Unidas, Trump sondeó a sus aliados latinoamericanos con respecto a una invasión estadounidense de Venezuela. La respuesta fue un rechazo unánime, incluso por parte de su principal acólito: el entonces presidente de Colombia, Juan Manuel Santos.

En diciembre de 2017, el entonces asesor de Seguridad Nacional de Donald Trump, general H.R. McMaster, declaró –sin aportar pruebas que los sustentaran- sobre una probable injerencia rusa en la elección presidencial de México.

Luego, el 1 de febrero de 2018, Rex Tillerson, a la sazón secretario de Estado, advirtió, desde la Universidad de Texas en Austin, que “la amenaza más inmediata para nuestro hemisferio son las organizaciones delictivas trasnacionales”, las cuales “dejan tras su paso muerte y destrucción”. Luego, el texano Tillerson enfocó sus baterías contra los sospechosos de siempre: Cuba y Venezuela.

Otra parte de la andanada verbal de Tillerson se centró en los dos principales rivales geoestratégicos de la Unión Americana: China y Rusia. Respecto a la primera, Tillerson dijo que “el modelo chino extrae valiosos recursos para alimentar su propia economía, a menudo sin tener en cuenta las leyes o los derechos humanos”. En referencia a la segunda, comentó que “sigue vendiendo armas y equipos militares a regímenes hostiles que no comparten ni respetan valores democráticos”1.

Mientras las negociaciones del TLCAN se encontraban en un punto muerto, Trump ordenó, en abril próximo pasado, el despliegue de la Guardia Nacional en la frontera con México. Luego, en agosto, su secretario de Defensa, James Mattis, visitó América del Sur para advertir sobre la creciente presencia china y rusa en la región.

A finales de octubre, Trump indicó que la caravana de migrantes hondureños era una amenaza para la Unión Americana. Con el fin de sacar raja política, el neoyorquino envió 5 mil soldados a la frontera con México. A continuación, el 1 de noviembre, su asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, advirtió sobre la “Troika de la tiranía”, la cual sería derribada por los estadounidenses.

La última manifestación de que el Hemisferio Occidental se ha convertido en una preocupación para la administración Trump ocurrió la semana pasada, cuando el jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, general David L. Goldfein, visitó Colombia. El aviador estadounidense declaró que “Colombia es el estándar dorado cuando se trata de asegurar un país y forjar un camino positivo hacia adelante” y agregó: “Colombia ha sido y continuará siendo un socio capaz y complaciente de los Estados Unidos”2.

Para los Estados Unidos, Colombia es la primera línea de batalla en una zona geopolítica y geoestratégica de primer orden: el llamado “Mediterráneo americano” (Nicholas J. Spykman dixit), compuesto por el mar Caribe y el Golfo de México. ¿Por qué? Primero, “es un vecino estable y democrático” al lado de Venezuela.  Segundo, es un “país rico en recursos energéticos y amigable”3.

Las declaraciones de Bolton, el despliegue de tropas estadounidenses en la frontera con México –aunque con un tinte electorero- y la visita de Goldfein a Colombia son muestras inequívocas de que los Estados Unidos sienten, en términos geoestratégicos y geopolíticos, “pasos en la azotea” en la región comprendida entre el río Bravo y la Patagonia.

Este es parte del escenario en el cual se habrá de desarrollar la política exterior mexicana, ya bajo la égida de Andrés Manuel López Obrador.

Aide-Mémoire. –  Xi Jinping de China y Mike Pence de los Estados Unidos intercambiaron dardos verbales en Papúa Nueva Guinea.

 

1.- Declaraciones del secretario de Estado Rex Tillerson sobre el compromiso de los Estados Unidos con el Hemisferio Occidental https://co.usembassy.gov/es/declaraciones-del-secretario-de-estado-rex-tillerson-sobre-el-compromiso-de-los-estados-unidos-con-el-hemisferio-occidental/

2.- Visiting Colombia, CSAF stresses importance of maintaining close ties to key Latin American ally http://www.southcom.mil/MEDIA/NEWS-ARTICLES/Article/1693784/visiting-colombia-csaf-stresses-importance-of-maintaining-close-ties-to-key-lat/

3.- A stable, engaged U.S. relationship with Colombia will benefit both countries https://www.miamiherald.com/opinion/op-ed/article213665299.html

 

The Author

Soren de Velasco Galván

Soren de Velasco Galván

No Comment

¡Participa!