Opinión

Chamaqueadas legislativas / Lógica Ciudadana

Hace unas semanas en el nicho de las comisiones unidas de Gobernación y puntos constitucionales y de la Familia del congreso (Sí, sin H y con minúscula) del estado de Aguascalientes, las y legisladores de las bancadas del Acción Nacional y de Encuentro Social mayoritearon un dictamen que contenía una reforma que pretendía modificar el artículo segundo de la constitución del estado:

Texto actual:

“Todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad. En consecuencia el Estado deberá prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos, en los términos que establezca la ley.”

Propuesta de reforma:

“Todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad. En consecuencia el Estado deberá prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos, en los términos que establezca la ley.

Toda persona tiene el derecho inherente a que se respete su vida desde su inicio en la fecundación y hasta su culminación en el fallecimiento natural, como presupuesto primordial que sustenta el ejercicio de los demás derechos. Queda prohibida la pena de muerte la cual no podrá aplicarse en ningún caso.”

El texto lo que promueve principalmente es, primero, coartar los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres; segundo, criminalizar a las mujeres que interrumpan su embarazo sin importar el origen de la decisión y tercero, poner en riesgo la salud de las mujeres que decidan hacerlo.

El grupo parlamentario panista en el congreso se muestra retrograda al mayoritear en dictamen que saben va en contra de una sentencia de la corte; cosa que ha sucedido en las legislaturas de otros estados. Aunque en este caso hay que reconocer que es posible que los diputados hayan votado por instrucción superior y hasta de un enviado divino y no por estar de acuerdo en ello; muestran también incongruencia al decidir un tema social con base en su ideología religiosa y moral personales, lejos de presentar un estudio social que realmente muestre la realidad del sentir de los aguascalentenses sobre el tema. Y más aún las y los 27 ocupantes de las curules estatales demuestran una vez más la opacidad con la que se manejan; la votación del dictamen en el pleno fue por cédula secreta, situación muy alejada de transparentar la actividad legislativa, pues la ciudadanía tienen derecho no solo a conocer el voto de sus representantes, sino también del porqué el sentido del mismo. Pero además los ciudadanos deberían tener derecho a estar presentes en el trabajo que realizan las comisiones y que estas no sesionen a puerta cerrada, en especial la Junta de Coordinación Política.

Para aprobar la reforma constitucional era necesaria la mayoría calificada (18 votos), 17 votaron a favor, cinco abstenciones y cinco en contra, justo en el asunto de votar por cédula fue donde chamaquearon al coordinador de la bancada panista, pues de no haber tenido negociada la votación hubiera sido poco probable que hubieran subido el dictamen al pleno; entonces ¿Quién lo traicionó?

Hay que reconocer la valentía con la que defendió su postura a favor la diputada Paloma Amezquita, le faltaron argumentos sólidos que seguramente el equipo de asesores no supo presentar, pero además ¿cómo defender lo indefendible?

Esta sexagésima cuarta legislatura es la primera que cuenta con verdadera paridad de género, en ese sentido, faltó entonces que se subieran a la tribuna a defender postura con la representación de sus congéneres hubiera sido a favor o en contra; ¿Dónde quedaron las opiniones de las diputadas del PRI, Movimiento Ciudadano y Morena?

Cosas veredes, me despido con frase chusca pero no por ello con razón del maestro Gilberto Carlos Ornelas “los derechos son para las personas, no para los espermatozoides”. Nos leemos el siguiente año, no sin antes dejarle en el imaginario que el grupo parlamentario de Morena no ha promovido iniciativa alguna que hable de la austeridad republicana en el estado, ahí les encargamos, ahijados del señor de las ligas…

@aguileralespron

The Author

Fernando Aguilera Lespron

Fernando Aguilera Lespron

No Comment

¡Participa!