Opinión

Jueves 13 de diciembre: atropello a la Constitución / Cocina política

Fácil y rápido le explico, lo que se aprobará mañana en el Congreso local. Se reformará la Constitución de Aguascalientes.

“Toda medida o disposición protectoras de la familia… se considerarán de orden público… todas las autoridades, tienen la obligación de promover y respetar los derechos humanos (los que ellos definen como tales) de conformidad con estos principios”.

“Ninguna ley podrá atentar contra la esencial unidad y dignidad de la naturaleza humana; por naturaleza humana, se entiende el respeto a la vida desde la fecundación hasta la muerte natural” (si usted fallece de “muerte artificial” en un accidente; queda fuera de su propia naturaleza humana ¿eh? ¡abuzad@!)

“En consecuencia, el Estado deberá investigar y sancionar las violaciones, en los términos de esta ley”.

Autoridades impedidas para cumplir programas públicos. Bajo este ordenamiento, que será aprobado mañana, los funcionarios pueden negarse a ejecutar programas públicos que según su interpretación, pudieran considerarse no protectoras de la familia o atentatorios de la “naturaleza humana”. Cero campañas de prevención de embarazos no deseados, cero campañas de prevención contra las enfermedades de transmisión sexual: para que tod@s  podamos morir de forma natural, como debe ser. Nada de reparto de condones o cualquier otro tipo de anticonceptivos; pues se corre el riesgo que “el Estado investigue y sancione, las violaciones a la ley”.

Presentación de demandas por el uso de anticonceptivos. Supongamos que Usted le cae muy mal a su vecina, porque el malvado Firulais va y orina en sus rosas azules. En alguna ocasión su vecina y usted coincidieron en la farmacia de la esquina y ella le escuchó decir a Usted, ¡Deme un paquete de condones, señorita, ya somos muchos de familia y aquí le queremos parar mi marido y yo! Pues un día de estos va su vecina y le presenta a Usted una demanda por atentar contra un bien público: la familia. ¿Cuál familia? ¡La suya propia! Y es que se eleva a nivel de bien público: toda medida protectora de la familia y en consecuencia, toda medida atentatoria, es contraria.

¡Olvídese! …de la famosa pastilla del día siguiente, pues atenta contra la naturaleza humana y hasta la cárcel puede ir a parar la mujer que la consuma. ¿Exagero? ¡Entonces para qué realizar tales reformas! En derecho, cada frase, cada concepto, cada coma y cada punto, forman el texto jurídico. Nada en el discurso legal sobra o está de más y si no es tal la intención de tan retrógrada reforma constitucional ¿para qué hacerla? Estimada lectora, querido lector.

Es un grave error legislativo, convertir en norma (y peor aún: constitucional), el respeto a la naturaleza humana. Asentar como mandato “no atentar contra la esencial unidad y dignidad de la naturaleza humana” contraviene la técnica legislativa básica, mandatar definiciones que parten de lo filosófico; pasan por lo ético, lo médico y lo biológico. Abrir en una generalización semejante, la posibilidad de que el Estado investigue y sancione a su leal saber y entender, la conducta que considere atentatoria; es una tremenda irresponsabilidad del legislativo local.

Las consecuencias del oscuro texto “no atentar contra la esencial unidad y dignidad de la naturaleza humana” pueden ser retrógradas, persecutorias e inquisidoras; particularmente cuando se posibilita al “Estado”, así, como ente abstracto; no a autoridad en específico ¿eh?, para investigar -¿El Estado tiene facultad de investigación?- y sancionar las supuestas violaciones.

Es gravísimo que a nivel de Cons-ti-tu-ción, del instrumento que cons-ti-tu-ye nuestra forma de gobierno, se introduzca un mandato, una ley que faculta para investigar y hasta para imponer sanciones. Lo que debería ser objeto de ley reglamentaria ¡se introduce en la constitución! ¡Por favor! Es un exceso autoritario y brutal.

El día de mañana, estimada lectora, apreciable lector; La fracción parlamentaria del PAN en Aguascalientes, con sus aliados comprados desde el palacio estatal; abrirán la puerta a la ley más oscura, autoritaria y contraria al derecho de que se tenga memoria. ¡No se deje confundir! Lectora, lector. NO es una discusión a favor o en contra del aborto legal. Es sentar las bases para que todo lo ganado en materia de control natal pueda ser perseguido y castigado. Es faltar a los derechos sexuales de hombres y mujeres, ganados en décadas de avances y es ceñirnos a un concepto de moral (disfrazado de naturaleza humana) impuesto desde el gobierno.

 

socorroramirez@11gmail.com

 

The Author

Socorro Ramírez

Socorro Ramírez

No Comment

¡Participa!