Opinión

La debilidad de Occidente / Taktika

El Palacio del Elíseo, París, Francia. 10 de diciembre de 2018. Con un rostro marcado por el cansancio, el presidente Emmanuel Macron dirige, con un tono grave, una alocución al pueblo galo: “Los eventos de estas últimas semanas en el Hexágono y en Ultramar han preocupado profundamente a la Nación. Han mezclado las reivindicaciones legítimas y una concatenación de violencia inadmisible y yo quiero decirles directamente: esta violencia no beneficia a nadie”.

Horas más tarde, dos bombarderos estratégicos Tu-160 -conocido en la jerga castrense rusa como Cisne Blanco– aterrizan en Maiquetía, Venezuela. La llegada de los gallardos y lechosos aviones supersónicos -con la estrella roja de cinco puntas pintada en el fuselaje- es un claro mensaje del disgusto moscovita por el apoyo estadounidense a Ucrania durante la crisis en la Crimea.

Las escenas arriba mencionadas son el preámbulo del presente artículo, el cual sostiene que, eventos como el liderazgo disfuncional de Donald Trump, la rebelión de los “chalecos amarillos” en Francia y el Brexit– son síntomas de la debilidad de Occidente, lo cual es aprovechado por el Stalin con laptop: Vladimir Putin.

El concepto del declive de Occidente surge en el estío de 1918: el historiador y filósofo germano Oswald Spengler publicó su libro, La decadencia de Occidente. La tesis central es que Occidente, aquellos países europeos regidos por el concepto greco-romano de la lógica y la filosofía moral judeo-cristiana, estaba experimentando un período decadente.

El libro en cuestión fue un éxito en una Alemania que había perdido la Gran Guerra y había firmado el Tratado de Versalles. Los humillados germanos buscan un bálsamo intelectual que le proporcionara aliento para buscar la revancha por la debacle sufrida. Ejemplo de lo anterior es que Spengler vendió 100 mil ejemplares en 1926.

El concepto de Occidente resurgió durante la Segunda Guerra Mundial para hacer notar la diferencia entre las democracias liberales de Francia y Gran Bretaña respecto a los valores totalitarios de la Alemania Nazi. El primer ministro británico Winston Churchill, al advertir a sus compatriotas lo que significaría la victoria de Adolf Hitler, dijo: “La batalla de Inglaterra está por comenzar. De esta batalla depende la supervivencia de la civilización cristiana” y que, en caso de perecer, Europa se “hundiría en el abismo de una nueva Edad Oscura hecha más siniestra, y quizás más prolongada, por las luces de una ciencia pervertida”.

Luego, durante la Guerra Fría (1946-1989), el término Occidente fue utilizado para resaltar las diferencias entre el bloque dirigido por los Estados Unidos, el cual preconizaba la democracia liberal y el sistema capitalista, versus el componente comandado por la Rusia soviética, gonfalonieros de la dictadura del proletariado y de la propiedad común de los medios de producción.

¿Por qué sostener que Occidente está débil? Primero, en septiembre de 2018, el Instituto Aspen organizó una conferencia con varios ex asesores de Seguridad Nacional de la Unión Americana para hacer recomendaciones al presidente Donald Trump, quien se ha caracterizado por polarizar más que unificar a las naciones de Occidente. Los comentarios que más resaltaron fueron hechos por Tom Donilon y Condoleezza Rice, pues advirtieron que Trump no estaba entendiendo su rol de líder del “mundo libre”.

Donilon, quien sirvió a Barack Obama, urgió al neoyorquino a defender los valores de Occidente con respecto a las fuerzas antidemocráticas e iliberales (China, Irán, Rusia y Turquía); Rice, devota colaboradora de George W. Bush, notó que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, había humillado a Trump durante su reunión cumbre en Helsinki, Finlandia. Rice, experta en asuntos soviéticos, notó que Putin tiene dos facetas: humillar o dominar. La afroamericana concluyó: “El respeto no está entre ellas”1.

Segundo, la rebelión de los “chalecos amarillos”, un movimiento popular surgido como resultado del incremento a los impuestos que se cobran por la venta de combustible fósil, en especial el diésel. Al mismo tiempo, una convocatoria hecha en Facebook hacía el llamado para que el 17 de noviembre se “bloquearan todos los caminos”2. Los participantes hacían el llamado para utilizar los chalecos amarillos de los motociclistas. Durante los últimos cuatro fines de semana, Francia, en general, y París, en particular, han sido testigos de violentas protestas, las cuales han colocado al gobierno de Emmanuel Macron, cual boxeador vapuleado, contra las cuerdas.

Tercero, al otro lado del Canal de la Mancha, la primera ministra Theresa May realiza, al momento de escribir estas líneas, una gira relámpago para intentar renegociar los términos de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, el Brexit. Esto obedece a que May no cuenta con los votos suficientes en el Parlamento para aprobar el acuerdo negociado con Bruselas.

Lo único que ha logrado May es que el próximo jueves 13 de diciembre habrá una reunión especial del Consejo de Europa para revisar las demandas británicas, las cuales se centra en tener una frontera “dura” o “blanda” entre Irlanda del Norte, bajo dominio británico, y la República de Irlanda.

¿Quién es el principal beneficiario de la debilidad de Occidente? Tiene nombre y apellido: Vladimir Putin, el audaz y brutal líder ruso. Ejemplo de lo anterior, es el despliegue ruso en Venezuela. Una clara advertencia a Washington de que si los estadounidenses proyectan poder en la zona de influencia rusa -Europa Oriental- Moscú hará los mismo en las Américas. Asimismo, los rusos se han extendido en África -Eritrea, Libia y la República Centroafricana.

La crisis de Occidente resalta aún más por la carencia de un líder que encarne los valores de Occidente en el molde de Winston Churchill o Charles de Gaulle. Por ello, el debilitamiento de Emmanuel Macron o Angela Merkel presagia aún más problemas para Occidente, dificultades que será aprovechada por el genio de la geopolítica moderna: Vladimir Putin.

 

Aide-Mémoire. El gobierno de la República ha hecho un gran compromiso con la causa de los migrantes.

  1. Former National Security Advisors Share Their Advice for President Trump and the Country https://goo.gl/eXrBKE
  2. Chi sono i ´gilet gialli´, la versione francese dei Forconi https://goo.gl/QzV6Ui

 

The Author

Soren de Velasco Galván

Soren de Velasco Galván

No Comment

¡Participa!