PortadaSociedad y Justicia

Javier Marín: de la creación colectiva a estilo deconstructivo

  • El artista plástico presentó el catálogo de la exposición Claroscuro
  • Sigo siendo, y cada vez más, partidario del trabajo colectivo, dándole más valor al trabajo de los colaboradores
  • Empecé a cortar las piezas de barro porque eran demasiado pesadas para meterlas al horno; trabajaba yo solo entonces me lastime la espalda

 

A un mes de que la exposición Claroscuro de Javier Marín deje de hospedarse en el Museo de Aguascalientes rompiendo todo precedente en número de visitas, el 24 de enero el escultor estuvo de nuevo visitando Aguascalientes para presentar el catálogo oficial de la exposición publicado por el Instituto Cultural de Aguascalientes (ICA).

Tras una breve charla en la que Marín habló sobre Roma, película de Alfonso Cuarón nominada al Oscar, el escultor ofreció una entrevista a La Jornada Aguascalientes en la que habló del trabajo colectivo y el proceso que ha llevado a definir su obra.

Carlos Olvera Zurita (COZ): ¿Cómo sabes que le ha ido a la exposición?

Javier Marín (JM): Me dijeron el número de visitantes y es impresionante.

COZ: ¿Sabías que rompió record?

JM: Algo así me dijeron, estoy sorprendido, pero esto hace que me dé más gusto en Aguascalientes, qué público, que bonito que hay gente tan solidaria con este tipo de proyectos, con el museo, con las exposiciones de arte, con el trabajo de los artistas, increíble.

COZ: En la anterior entrevista que habíamos tenido, me habías comentado que es la primera vez que las piernas del hombre y de la mujer estaban juntas porque las dimensiones del recinto así lo permiten, en ese sentido, ¿El catálogo que van a presentar en un momento más es único en tu carrera?

JM: Pues sí, por la selección de obra que presenta, qué es lo que está aquí en el museo, pues sí, es única, es muy completo y es nuevo, porque tiene esta especie de revisión de casi todo mi trabajo, son como unos treinta años, eso lo hace especial; además es un catálogo muy rico de imágenes muy bien estructuradito, muy bien impreso, muy bien hecho.

COZ: Y que aparte va a salir en 100 pesos el día de hoy si no me equivoco y a 150 en los días posteriores.

JM: Excelentísimo, unos precios que supongo que casi todo mundo puede pagar.

COZ: ¿Estás de acuerdo con que sea así de accesible el arte?

JM: El arte sí, si nos referimos al catálogo me encantaría que fuera gratis, pero no siempre se puede.

COZ: Una de las preguntas que te realicé, que tuvimos hace algunos meses ya fue sobre el trabajo colaborativo que tienen con artistas, artesanos y con personas que se dedican no precisamente al arte, pero sí a la construcción de ciertos objetos que tú integras en tu arte, ¿Cómo es que a lo largo de este tiempo se ha modificado la forma en la que haces este trabajo colectivo?

JM: Pues sigo siendo, y cada vez más, partidario del trabajo colectivo, dándole más valor al trabajo de los colaboradores, cada día como que voy abriendo más espacio a la gente que colabora conmigo. Me voy quedando con lo que solamente yo puedo hacer y todo lo demás, tengo quien me ayuda, me gusta mucho, me gusta sentirme parte de un equipo que resuelve la parte física, ingenieril. Me gusta muchísimo, sigue siendo una constante en mi trabajo, sigo intentando que se note, creo que es una cosa que sucede ahí que es valiosísima.

COZ: ¿Cómo llegaste a esa decisión de dejar esta especie de vacío? Que se vea el trabajo de ellos.

JM: Pues no sé, siempre buscando hasta donde está el trabajo del colaborador y donde empieza el mío, y experimentando un poco sobre eso empezaron a surgir imágenes totalmente nuevas y me empezó abrir los ojos a otra estética, me gusta mucho.

COZ: ¿Crees que Javier Marín es un vehículo para otros artistas o artesanos expresen lo que tengan que expresar?

JM: No sé, porque tampoco es mi idea, mi idea es simplemente ver lo que está ahí, yo no quiero promover el trabajo de otros, simplemente es poner atención en lo que los otros hacen para conseguir que mi trabajo al final esté resuelto. Pero tampoco es algo que yo me proponga, no sé, que el otro levante la voz sin ser su voluntad, no, no creo que sea el caso.

COZ: ¿Has visto trabajos de otros artistas o artesanos que te gustaría integrar en próximas fechas a lo que estás haciendo?

JM: Sí, me encantaría trabajar con más artistas ceramistas, ahora estoy interesado en un proyectito. Acercarme más a la gente que hace cerámica, la cerámica me gusta, me ha gustado siempre y soy fan de los ceramistas y se me ocurren algunas cositas que hacer.

COZ: ¿Qué opiniones tienen los ceramistas sobre las obras que estás mostrando?

JM: Fíjate que yo trabajaba mucho con barro más que hacer cerámica, no sé si es hacer cerámica, pero tenía como muy buena aceptación, de repente me querían incluir muchísimo en exposiciones de ceramistas o proyectos de ceramista, pero yo no soy ceramista, yo uso el barro, le tengo mucho respeto a los ceramistas, los ceramistas son rigurosísimos con la técnica, cosa que yo no, yo soy casi improvisado, sí tuve alguna escuela, pero al final de cuentas me interesa poco la calidad de la factura, me interesa mucho más utilizar un material específico, en este caso el barro.

COZ: Precisamente los maestros ceramistas se interesan mucho en el acabado.

JM: Exactamente y bueno, es interesante que ellos se interesan en el acabado y yo en otras cuestiones y hacer un trabajo que integre las dos cosas, es lo que pasó. Puede ser irrespetuoso pero no es para nada la intención, lo que pasó con las últimas piezas que hice que presenté en la última exposición de Terra, en el Palacio de Iturbide en México, donde tomé piezas de ceramistas trabajadas con toda la de la ley, con una calidad óptima y las pulverice, las mezclé con resina, que es algo que vengo haciendo con distintos materiales y con eso hice los vaciados, era una manera de hacerme del trabajo del que sí sabe trabajar el barro.

COZ: La pregunta iba al tema de la apropiación cultural, hay muchos que se manifiestan a favor, otros en contra, otros que la agradecen, ¿Tú qué opinas al respecto?

JM: Apropiación cultural, ¿Aplicada en qué?

COZ: En tu obra, tú no estás tan ligado al tema de la artesanía, pero si integras elementos que terminan en tu obra.

JM: A lo mejor no es la idea, yo me acerco y me acerco con todo el respeto y no pretendo ni cambiar nada ni apropiarme de nada, hay muchísimo respeto y me encantaría acercarme absolutamente en silencio y no tocar el trabajo del otro, que respeto enormemente.

COZ: ¿Qué discursos tienen estas obras comparadas por ejemplo con las enormes piernas?

JM: Ahí también hay un trabajo artesanal bien interesante, hay un trabajo tecnológico padrísimo que es el robot, que es de un experto. Está también el trabajo de los artesanos de madera que lo afinan, entonces otra vez está un trabajo colaborativo donde están los que simplemente resuelven un trabajo técnico y que son expertos en ese sentido y el trabajo más sensible del artista, esa es la fusión que me interesa y me gusta, que me parece atractiva.

COZ: Tú literalmente te manchas las manos haciendo lo que haces.

JM: Sí.

COZ: Se ha criticado a otros artistas que mandan sus ideas a que se ejecuten.

JM: Yo no tengo ningún problema con eso, yo creo que todos los caminos van a lo mismo, la verdad el medio no me parece que sea importante, ni critico un pintor o un dibujante que se apoye con fotografías, ni un escultor que imprima en una impresora 3D o deje el 100 por ciento el trabajo a un robot, la verdad es que es intrascendente.

COZ: En tus obras has integrado algunos elementos como carne seca, tienen significado, digamos, semiótico o simplemente los utilizas para dar texturas.

JM: No, otra vez lo que decía hace ratito, no hay un interés esteticista, la verdad es que todo tiene una justificación, yo estaba intentando mezclar materiales orgánicos con la resina y poliéster que es un material sintético, aséptico. Entonces seguía buscando que sucedieran cosas fuera de mi control, accidentes; por eso la idea de mezclar con materiales orgánicos, se me ocurrió la idea de mezclar en lugar de fibra de vidrio que se usa muchas veces junto con la resina y el poliéster, mezclarla con fibra orgánica, al ratito empiezo a descubrir coincidencia con el tipo de obras que estaba construyendo, el tema de matarás, vivirás, con una pieza que está a partir de carne seca, con animales que están criados para comérnoslo era interesante, empiezo a descubrir coincidencias que me gustaron.

COZ: ¿Cómo fue este proceso deconstructivo que ha tenido tu obra en estos años? ¿Cómo fue que empezaste a cortar las obras?

JM: Como todo fue una cosa que empezó como una solución práctica que acabó por convertirse en un eje conceptual de mi trabajo, empecé a cortar las piezas de barro porque eran demasiado pesadas para meterlas al horno; trabajaba yo solo entonces me lastime la espalda una vez y a la segunda dije no. Empecé a cortarlas en partes y eso me planteó una serie de cuestiones de por dónde cortar y cómo cortar que a la hora de abrir una pieza te das cuenta que justamente el corte fue una línea, estamos hablando de un aspecto bidimensional del volumen, entonces empiezas a preguntarte cuantas líneas construyen un volumen, entonces empiezas a descubrir por decirte una de las cosas que hay ahí adentro.

Alguna frase de la exposición dice que cortar una escultura es como abrir una caja de pandora y está llena de cosas insólitas y de formas impredecibles y está padrísimo, eso comenzó siendo una solución técnica y acabó siendo un eje conceptual de mi trabajo.

La entrevista concluyó conversando de nuevo sobre la película de Roma y el escultor se despidió amablemente de La Jornada Aguascalientes pues seguía la última entrevista que el escultor tenía que dar a los medios de comunicación, antes de una última que otorgaría al personal del Instituto Cultural de Aguascalientes tras la que subió al panel y presentó el Catálogo de Claroscuro.

The Author

Carlos Olvera Zurita

Carlos Olvera Zurita

Nada, sólo 28 años de vida. Reportero en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!