Opinión

Mobike: bicicletas compartidas en Aguascalientes / Agenda urbana

En días recientes se ha hecho pública la posibilidad de que la empresa de bicicletas compartidas Mobike comience próximamente operaciones en el municipio de Aguascalientes. El esquema de bicicletas compartidas permite a los usuarios rentar una bicicleta desde una ubicación para devolverla en otra. Para ello, el usuario debe descargar una aplicación en su teléfono celular, con la cual posteriormente puede escanear un código QR para desbloquear una bicicleta y poder hacer uso de ella dentro de un perímetro establecido. En el caso de Aguascalientes se prevé que estas bicicletas podrán ser utilizadas al interior del Primer Anillo (¿no es mayor el volumen de viajes en bicicleta desde el exterior hacia el interior del Primer Anillo?, y en ciertos tramos de la Avenida Universidad y Avenida Tecnológico. Al finalizar el recorrido, el usuario simplemente debe cerrar el candado de la bicicleta y estacionarla en un área adecuada que no obstruya la circulación, sin la necesidad de anclarla en una estación especial. Asimismo, cada bicicleta cuenta con un GPS que permite al usuario ubicar las bicicletas disponibles en un mapa en tiempo real. Se prevé que Mobike comience a operar con 500 bicicletas en Aguascalientes, con precios distintos según el tipo de suscripción, por ejemplo, mensual o anual.

Las bicicletas compartidas sin estación ofrecen una solución flexible de movilidad, especialmente para recorridos cortos, pues el usuario puede utilizarlas en cualquier dirección dentro del perímetro, de manera que no se encuentra sujeto a la ubicación de estaciones fijas para anclarlas. Este tipo de esquemas sin duda contribuyen a ampliar las alternativas de movilidad de una ciudad: por ejemplo, las ciudades pueden promover la integración de las bicicletas compartidas con los sistemas de transporte público, con lo cual pueden ser utilizadas para aquellos recorridos cortos conocidos como de “última milla o kilómetro” (asumiendo que Aguascalientes algún día cuente con un sistema de transporte público de calidad). Además pueden generar diversos beneficios como mejorar la conectividad y la accesibilidad de las personas, promover el ciclismo urbano, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, mejora la calidad del aire, fomentar la actividad física, entre otros.

Al mismo tiempo, las bicicletas compartidas suelen enfrentar oposición por parte de automovilistas que equivocadamente creen tener prioridad en el espacio vial, además de negarse a aceptar que, a diferencia de la velocidad vehicular, los ciclistas no necesariamente elevan el riesgo en las vialidades. Igualmente, estos esquemas han motivado cierto rechazo por parte de peatones que consideran que las bicicletas invaden las banquetas con frecuencia, lo cual sin duda debería impulsar un debate acerca del uso del espacio público en la ciudad. Por lo anterior, se requiere una gestión adecuada, además del cumplimiento de estándares de calidad, para garantizar que las bicicletas compartidas no solo generen beneficios a corto plazo sino también oportunidades de un plazo mayor como disminuir gradualmente la dependencia del automóvil. En ese sentido, las autoridades locales y las empresas como Mobike deben colaborar estrechamente para asegurar niveles adecuados de seguridad, y construir capacidades suficientes de planeación, operación y gestión tanto de los mismos sistemas de bicicletas compartidas, como del espacio público y la infraestructura. Lo anterior es relevante considerando que la inversión y el riesgo de los esquemas de bicicletas compartidas los asumen principalmente las empresas, lo que mínimo debería motivar a las autoridades a proveer la infraestructura necesaria para crear un entorno adecuado para moverse en ese modo de transporte.

La evidencia sugiere que la infraestructura es fundamental no sólo para garantizar la seguridad de los ciclistas sino también para motivar el uso de la bicicleta entre la población en general. Es decir, la seguridad está estrechamente relacionada con la disponibilidad y el diseño de infraestructura que proteja a los ciclistas de los automóviles, por lo cual el éxito de sistemas como Mobike podría depender en parte de la existencia de esa infraestructura. Experiencias previas sugieren que las autoridades deben estudiar exhaustivamente los sitios de conflictos entre automóviles y bicicletas, para posteriormente rediseñar la infraestructura siguiendo medidas de seguridad vial. En este contexto, la construcción de ciclovías segregadas ha demostrado en muchos casos tener un impacto directo positivo en las tasas de ciclismo urbano.

En conclusión, los sistemas de bicicletas compartidas representan un importante medio para promover el uso de la bicicleta en las ciudades; son avances tecnológicos capaces de proveer múltiples beneficios relacionados con la movilidad urbana, pero requieren de una gestión adecuada por parte tanto de las empresas como de las autoridades locales, así como infraestructura adecuada para desplazarse con seguridad. En Aguascalientes, esperemos que el esfuerzo de promover alternativas sostenibles de movilidad no quede únicamente del lado de empresas como Mobike, sino también que autoridades locales como el municipio de Aguascalientes realmente se sumen a este esfuerzo, por ejemplo, moderando el gasto en espectáculo y publicidad para destinarlo a infraestructura que permita hacer del ciclismo urbano un modo de transporte seguro, cómodo y eficiente.

 

fernando.granados@alumni.harvard.edu  / @fgranadosfranco

 

The Author

Fernando Granados

Fernando Granados

2 Comments

  1. carmen
    24/01/2019 at 10:44 — Responder

    Pero si no hay infraestructura para andar en BICI en la ciudad, tampoco hay cultura para respetar a los peatones menos a las bicicletas.

    • Fernando Granados
      24/01/2019 at 22:52 — Responder

      Hola, Carmen: coincido con usted, sin duda se requiere mayor educación vial para realmente respetar a los distintos usuarios de la vía pública, especialmente aquellos más vulnerables como los peatones y ciclistas; al mismo tiempo, considero que el desarrollo de infraestructura para todos los modos de transporte es un elemento fundamental para garantizar la seguridad y el respeto a todos los usuarios. Saludos.

¡Participa!