Opinión

Oxfam y la desigualdad / El apunte

Oxfam es una confederación internacional de 19 organizaciones que trabajan junto a organizaciones socias y comunidades locales en más de 90 países, que trabaja proporcionando ayuda de emergencia, llevando a cabo proyectos de desarrollo a largo plazo y haciendo campaña por un futuro más justo.

Para Oxfam los gobiernos deberían escuchar a los ciudadanos y éstos adoptar medidas pertinentes para reducir la desigualdad. Todos los gobiernos deberían establecer una serie de metas y planes de acción concretos y sujetos a plazos definidos, como parte de los compromisos adquiridos en virtud del Objetivo de Desarrollo Sostenible ODS 10 que trata sobre la desigualdad.

Afirman de manera contundente, que la desigualdad debilita nuestras sociedades. Es perjudicial para todo el mundo, y no sólo para las personas más pobres. En los países más desiguales, la confianza en la sociedad es menor y la delincuencia mayor. Las personas que viven en sociedades con un mayor nivel de desigualdad están más estresadas, son menos felices, y presentan mayores índices de enfermedades mentales.

La desigualdad, dificulta también la lucha para salvar a nuestro planeta del colapso climático. Las investigaciones de Oxfam han puesto de manifiesto que la huella de carbono del 1% más rico de la población puede ser, en promedio, hasta 175 veces mayor que la del 10% más pobre. Con los actuales niveles de desigualdad, conseguir que todas las personas del mundo vivan con más de 5 dólares al día requeriría que la economía mundial fuese 175 veces mayor de lo que es ahora, lo cual destruiría nuestro planeta.

El documento de Oxfam termina afirmando que la única manera de acabar con la pobreza y al mismo tiempo salvar nuestro planeta es combatir la desigualdad.

Se habla de las posibilidades reales que tiene el combate a la desigualdad, como un problema complejo que requiere trabajo desde muchos frentes. A decir de Oxfam México, la desigualdad debe combatirse desde sus raíces a través de programas, campañas, investigaciones y de una eficaz intervención en el caso de emergencias. Todo a partir de un esquema de tres niveles interconectados:

Macro: se debe trabajar para abrir el espacio público al debate, proponiendo ideas a través de campañas e investigaciones, buscando   influir en quienes toman las decisiones.

Meso: trabajar con organizaciones, creando alianzas, sumándose a otras ideas y buscando que otros se sumen a las propias. Buscando agendas comunes y a aquellos que pueden hacer la diferencia para lograr cambios reales.

Micro: teniendo presencia en localidades concretas, trabajando de forma directa con las personas, aprendiendo de y con ellas, y juntos creando agendas de cambio. 

En Oxfam México, se informa que las niñas nacidas entre el 20% más pobre de la población, tienen el doble de probabilidades de seguir siendo pobres que los niños en su misma situación. Tienen tan solo una cuarta parte de las probabilidades que un niño igual de pobre de llegar a formar parte del 20% más rico de la población.

Descubrimos en el informe de Oxfam Internacional publicado recientemente, que la concentración de la riqueza se acentuó a tal punto en 2018 en el mundo que 26 multimillonarios poseen más dinero que las 3 mil 800 millones de personas más pobres del planeta. Según la ONG, en 2017 la proporción era de 43 multimillonarios poseedores de más riqueza que la mitad más pobre de la humanidad.

“El abismo aumenta entre ricos y pobres, penalizando la lucha contra la pobreza, perjudicando la economía y alimentando la rabia en el mundo”, Así lo afirmó Winnie Byanyima, directora ejecutiva de Oxfam Internacional. Los gobiernos ”deben asegurarse de que las empresas y los más ricos paguen su parte de impuestos”. 

 

Fuente: Cálculos de Oxfam basados en los datos disponibles para 35 países de la OCDE y 43 países no OCDE para el año 2015

Fuente: Oxfam documentada en Scheve y Stasavage (2016) con datos del impuesto sobre la renta de las personas físicas y el impuesto de sucesiones la muestra se tomó de 20 países ricos.

 

Recomendaciones de Oxfam:

*Universalizar la provisión gratuita de servicios públicos como la salud y la educación y que funcionen bien para todas y todos.

*Liberar tiempo a las mujeres reduciendo las horas no remuneradas que dedican cada día al cuidado de sus familias y sus hogares.

*Poner fin a la carrera a la baja en la tributación de las personas más ricas y las grandes empresas.

 

La desigualdad afecta al conjunto de la sociedad. Datos de 103 países en desarrollo ponen de manifiesto que la desigualdad se asocia con mayores índices de mortalidad en el conjunto de la sociedad, tanto entre ricos como entre los pobres.

Byanina habló con motivo de la publicación del tradicional informe anual de Oxfam sobre las desigualdades mundiales, antes del comienzo del Foro Económico de Davos (WEF), que se celebra en Suiza.

La brecha entre ricos y pobres nos está dividiendo. Nos impide erradicar la pobreza y alcanzar la igualdad entre mujeres y hombres. Sin embargo, la mayor parte de nuestros líderes políticos no está consiguiendo reducir esta peligrosa fractura. No tiene por qué ser así. La desigualdad no es inevitable, sino una elección política, y es posible adoptar medidas concretas para reducirla.

 

The Author

Eugenio Herrera Nuño

Eugenio Herrera Nuño

No Comment

¡Participa!