Opinión

El Instituto de Ciencias. Su fundación (2de2) / Cátedra

Jesús Terán no ocupa en la historia de México

el puesto que le corresponde.

Justo Sierra

 

Estimado lector: Esta entrega, que debió aparecer el viernes 1 del mes en curso, es la conclusión de la iniciada el viernes 25 de enero, que contuvo la primera parte de la cronología que tuve a la mano para ofrecer las palabras alusivas en el acto cívico realizado en el Jardín del Estudiante, para celebrar el 170 aniversario de la fundación del Instituto de Ciencias, origen de la Universidad Autónoma de Aguascalientes. La siguiente contiene la segunda parte:

1857-1861. Esta época fue la más feliz de Jesús Terán y la de mayor florecimiento del Instituto, pues prefirió continuar al frente de éste que retomar las riendas del gobierno, que había quedado en manos de José María Chávez. Cuatro felices años estuvo ocupado en la que calificaba como su “obra más querida”, de la que se vio obligado a separarse solo cuando Benito Juárez, seis meses después de haber tomado posesión del cargo de Presidente de la República, lo invita a participar en su gabinete.

Se despidió de su Instituto sin saber que era para siempre, dejándolo totalmente consolidado y encomendándole al gobernador la tarea de adaptar y remodelar el edificio que ocupaba el que había sido convento adjunto al templo de San Diego, con materiales de construcción extraídos de sus haciendas y aportaciones en dinero para pagar la mano de obra, para que se inaugurarse como la sede definitiva del Instituto de Ciencias en el siguiente ciclo escolar.

  1. 1861. Benito Juárez dio posesión a Jesús Terán de la Secretaría de Justicia y Fomento el 26 de Diciembre y, aprovechando a la vez sus conocimientos del Derecho Internacional, le encomendó la tarea de apoyar a Manuel Doblado, Secretario de Relaciones Exteriores, en el conflicto que ya estaba a la vista con el emperador francés, a quien habían acudido los conservadores cuando perdieron la guerra, para que sometiera a los liberales y nos impusiera un príncipe extranjero.
  2. 1862. La invasión inicia. A pesar de que Terán disuadió a los comandantes de las fuerzas navales españolas y británicas para que renunciaran a la invasión, la de Napoleón III se declara tras violar su palabra empeñada; la participación de Jesús Terán en el conflicto se hace más necesaria, al grado de que Juárez le agrega la cartera de Relaciones Exteriores cuando Doblado se retira.
  3. 1864. Finalmente, ante la imposibilidad de detener la invasión, Juárez encomienda a Terán la famosa Misión Confidencial y solitaria en Europa, con el objeto de neutralizar el apoyo que el emperador francés había obtenido para financiarla.

El Instituto se estrena… como hospital. Terán desembarca en Cádiz en Febrero y dos meses después los franceses llegan a Aguascalientes, asesinan a José María Chávez y ocupan el edificio reluciente del Instituto para utilizarlo como hospital.

  1. 1866. Después de dos años de un trabajo intenso que le costó la vida Jesús Terán muere en París, no sin antes notificarle al presidente Juárez que Napoleón III decidió secretamente la retirada de sus tropas de aquella aventura tan costosa, ante la ausencia de apoyo de la corona británica gracias a las gestiones de Terán, que también convenció al pueblo francés de la injusticia que se estaba cometiendo con México.

En este mismo año los franceses dejan el campo libre en Aguascalientes, cosa que aprovechan los “liberales” reblandecidos para apoderarse del gobierno con Jesús Gómez Portugal a la cabeza, a quien Agustín R. González, su secretario particular, en lugar de sugerirle la conveniencia de restablecer el Instituto, le da la idea de “fundar” una Escuela de Agricultura, pero eso sí, no en el campo, sino precisamente en el edificio que había sido habilitado por órdenes de Jesús Terán como su sede oficial.

Todo esto lo sabían muy bien aquellos canallas que, como buitres, en cuanto se enteraron de la muerte de Terán se lanzaron sobre sus despojos y establecieron en ellos aquella invención que con gran cinismo inauguraron el 15 de Enero de 1867, tres meses antes de que se cumpliera el primer aniversario de su muerte. ¿Tan pronto les interesaba enterrar el nombre de Jesús Terán? ¿Porqué esa acción tan vil?

Y es, precisamente la fecha de esa dañada acción, la que los funcionarios de la UAA utilizaron para fijar descomedidamente la fundación del Instituto, sin siquiera haber sido instituto lo que supuestamente fundaron.

Pero no solo eso: cometieron la osadía de imponerle a su propia sede, seleccionada y acondicionada por instrucciones de Jesús Terán, el nombre vergonzante de “Edificio Jesús Gómez Portugal”. ¿Porqué vergonzante?

Tan mala fue la estrella de esa escuela de agricultura, que su vida fugaz fue de penuria permanente pues aparte de las carencias del gobierno federal, la escasa recaudación local era rápidamente consumida por las juergas de Gómez Portugal que había convertido en lupanar el palacio de Gobierno que precisamente el gobernador Jesús Terán había adquirido de la familia Rincón Gallardo para ser sede de los poderes del Estado; Gómez Portugal fue finalmente depuesto de su cargo por el pueblo y expulsado de la ciudad, debido a la impopularidad que le acarreó “la corrupción y la ineficiencia” en que hundió al gobierno.

Pero como decíamos, por la forma en que nació aquél invento no podía durar mucho tiempo.

  1. 1868. Se creó en México la Escuela Nacional Preparatoria bajo la dirección de Gabino Barreda, a quien el Presidente Juárez le encomendó el trabajo de unificar los institutos de la República mediante un solo programa de estudios, con el propósito de establecer las bases nacionales de la educación superior.

Como sabía que Jesús Terán había fundado el de Aguascalientes, al enterarse de que en el lugar que él había preparado su reapertura habían incrustado injustificadamente una “escuela de agricultura”, le exigió de inmediato al nuevo gobernador, el Dr. Ignacio T. Chávez, que restituyera el Instituto bajo las normas que se le estaban entregando.

  1. 1871. El Instituto queda restablecido el 5 de junio con el nombre de Instituto Científico y Literario de Aguascalientes y sus resultados fueron buenos. El nombre de Jesús Terán volvió a resplandecer.
  2. 1907. El 5 de Mayo de este año fue realizada una ceremonia en honor de Jesús Terán en el Jardín del Estudiante, en la que el Gobierno del Estado, en nombre del pueblo de Aguascalientes, develó el busto de bronce que mencioné en un principio, colocado en el corredor de acceso al Instituto, en agradecimiento por su fundación en 1849.
  3. 1917. El Instituto de Terán renace. Como la Revolución todo lo trastocó, al restablecerse el orden constitucional hubo necesidad de reorganizarlo totalmente, tarea que se le encomendó a Pedro De Alba.

Egresado de nuestro Instituto, perteneció a la generación de grandes luminarias: Saturnino Herrán, Ramón López Velarde, Manuel M. Ponce, etc. Médico de profesión pero con una cultura general envidiable, realizó un trabajo tan brillante al reorganizarlo, que el Instituto se destacó de inmediato a nivel nacional; tanto, que después de ello De Alba fue encargado, sucesivamente, de dirigir la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, la Escuela Nacional Preparatoria y coordinar los trabajos de organización con que se creó la Universidad de Nuevo León, para luego dedicar su vida a la diplomacia, en la que descolló como uno de los mejores representantes de México en el mundo. Para él, el ejemplo y guía de su vida era, nada menos, Jesús Terán. Pero De Alba es otro de los grandes ignorados de la UAA.

  1. 1942. Se reanuda la distorsión. En este año se dan dos hechos contradictorios en el Instituto: el positivo declara la autonomía auténtica del establecimiento; el negativo organiza, por primera vez, una conmemoración de la fundación del Instituto -supuestamente la número 75- a partir de la fecha de fundación de la Escuela de Agricultura en 1867 por Jesús Gómez Portugal. ¿A qué intereses obedeció este insistente y supuesto error?
  2. 1949. En este año, en el que debió celebrarse el centenario de la fundación del Instituto por Jesús Terán, tal parece que pasó inadvertida debido al nefasto conflicto que lo mantuvo dividido durante cinco años. Sin embargo, ocurrió que Arturo Pani, quien había participado en los XVI Juegos Florales de la Feria de San Marcos obtuvo el premio por el mejor ensayo presentado, con el título de “Jesús Terán”, mismo que publicó por su cuenta en coincidencia con el centenario de la creación del Instituto por parte de su tío abuelo.
  3. 1956. Sin trámite ni aviso alguno, un día desapareció el busto de Terán del lugar donde había estado durante medio siglo en este Jardín del Estudiante. ¿Por orden de quién? ¿Qué destino se le había dado? Nada se supo. Años después, Felipe Reyes Romo lo encontró arrumbado en una bodega del Instituto Cultural de Aguascalientes; tramitó la imposición de su nombre a un nuevo fraccionamiento y se construyó un hemiciclo en un jardín donde se colocó el busto, donde al paso de los años sufrió gran deterioro.
  4. 2015. Al acercarse el sesquicentenario de la muerte de Terán, la Agrupación Cívica y Cultural Jesús Terán promovió ante el Congreso del Estado la designación del año 2016 como año del sesquicentenario de Jesús Terán y del natalicio del escultor Jesús Contreras. La Comisión de Educación y Cultura acogió con entusiasmo la idea, se trabajó en la presentación de la iniciativa de ley y se presentó al pleno, que no solo manifestó acuerdo, sino que la aprobó por unanimidad absoluta, cosa que seguramente le molestó al gobernador porque sus iniciativas no tenían ese nivel de aprobación; el hecho es que desapareció toda constancia al respecto y no fue sino a última hora que el gobernador envió la suya -muy mal redactada por cierto- cuando se aprobó a todo vapor el último día hábil del año, de tal suerte que no dio tiempo ni siquiera para organizar, el 20 de enero, una ceremonia decorosa por el sesquicentenario de Jesús Contreras.

El gobierno y los funcionarios de la UAA gastaron muchísimo dinero en conmemorar la figura de Contreras incluyendo gastos faraónicos ni siquiera considerados en el programa.

En cambio, ni un solo centavo que se aplicara en conmemorar a Jesús Terán; ni siquiera para cumplir la única promesa pública que hizo el gobernador de reinstalar su busto en el Jardín del Estudiante.

Y por su parte el rector de la UAA, con el pretexto de que el busto de Terán fue realizado en la Fundición Artística Mexicana, lo secuestró para impedir que fuese colocado en el lugar donde debe estar.

Y desde el 2016 a la fecha se han hecho numerosas gestiones ante la rectoría, sin tener una sola respuesta escrita al respecto; solo promesas verbales incumplidas hasta la fecha.

Y nosotros preguntamos una vez más: ¿tan fuertes son los intereses que se sienten afectados por restablecer la memoria de Jesús Terán? ¿Porqué la sola mención del nombre de Jesús Terán provoca tanto terror a los funcionarios de la UAA como para caer en el extremo de negarse a reconocer su verdadero origen?

Somos unos cuantos ciudadanos los que participamos en esta lucha; pero sabemos que los principios éticos, cívicos y culturales que representa Jesús Terán, el único verdadero estadista y más valioso educador y diplomático nacido en Aguascalientes, terminarán imponiéndose sobre los extraviados intereses que pretenden ocultar la verdad histórica.

¡Muchas gracias!

 

“Por la unidad en la diversidad”

Aguascalientes, México, América Latina

tlacuilo.netz@yahoo.com

 



The Author

Netzahualcóyotl Aguilera R. E.

Netzahualcóyotl Aguilera R. E.

No Comment

¡Participa!