Opinión

Exceso de temas y agenda setting en el gobierno de AMLO / Matices

McCombs y Shaw en 1972 diseñaron la teoría de la agenda setting que establece que los medios de comunicación tienen el poder de posicionar los temas que la sociedad recibe, aunque no define cómo pensaran sobre esos temas, para eso está la teoría del framing. Si decide los temas a tratar. En su estudio, McCombs y Shaw descubrieron que los temas que la sociedad consideraba im el matiz que debe darse al poder de las redes sociales para colocar temas en la agenda. portantes eran los mismos que los medios de comunicación habían puesto en la palestra. Claro que dentro de esta teoría se encuentran una infinidad de matices entre los que se esconden los intereses económicos, políticos, ideológicos y comerciales de los medios de comunicación para ubicar ciertos temas. Y también

Noam Chomsky afirma que existe una alianza tácita entre gobierno y medios de comunicación para colocar los temas que el gobierno desea que sean discutidos y abordados y omitir aquellos que no quiere que sean abordados. Hoy en la 4T estamos frente a un momento histórico, donde no es posible afirmar que esta alianza entre gobierno y medios de comunicación sea tácita y continúe, peor aún, los medios están frente a un gobierno que todos los días trata temas de absoluta relevancia a los que hay que darle el espacio y tiempo para discutir y analizar.

Enunciemos algunos temas de las últimas semanas: suspensión de programa de las estancias infantiles, suspensión de apoyo a refugios de mujeres, corrupción en la CFE, corrupción en la Comisión Reguladora de Energía, organizaciones de la sociedad civil de derecha y capturadas, guardia nacional militar o civil, el béisbol como deporte nacional, Conacyt, ruedas de prensa, declaraciones patrimoniales y, aunque usted no lo crea, un largo etcétera. Esto en un periodo muy corto de tiempo.

Los medios de comunicación tienen información para llenar planas y planas y así desde la teoría de agenda setting poner esos temas en la agenda de la sociedad. Aquí entra un debate sano: ¿qué temas son de relevancia para la sociedad mexicana?, ¿debe AMLO ir tema por tema y generar discusiones reflexivas sobre cada uno?, ¿es intencional la cascada de temas para confundir e inmovilizar? Los temas fundamentales para el país necesitan tiempo para la reflexión y el debate, en tan solo tres meses pasamos del discurso en materia de la guardia nacional a una iniciativa aprobada. ¿Fueron suficientes?, ¿el tema fue suficientemente debatido?, ¿fue muy rápido?, ¿es necesario más tiempo?, ¿es culpa de la 4T? Muy pocas de esas preguntas tienen respuesta clara de este columnista.

La avalancha de temas es real porque un gobierno debe atender infinidad de temas, lo que está generando AMLO es la percepción de un presidente y de un gobierno que está en todo, pero quizá esto tiene un reflejo negativo: no de la mejor manera. Siempre volvemos a la sabiduría popular, la cantidad no es mayor que la calidad. AMLO tiene razón, el país necesita cirugías en muchos temas, en infinidad de agendas, sin embargo, también necesita reflexión y tiempo para el debate, nuestra democracia no puede regresar a los tiempos de las prisas y los dedazos.

La discusión de la Guardia Nacional es un ejemplo claro, los medios pusieron el tema en el centro, lo debatieron, lo llevaron a las portadas, el Senado llevó a los académicos y el resultado es un dictamen en el Senado aprobado por la Sociedad Civil y con consenso de la oposición. El tiempo y la deliberación democrática y madura dio la razón: es mejor deliberar y discutir que decidir sin datos y sin argumentos. Los medios decidieron bien, la Guardia Nacional era EL TEMA. Pero al discriminar otros temas se van de largo debates de largo aliento, debates que requieren reflexiones profundas.

Es ahí donde va mi aporte: el presidente hace bien en todos los días marcar agenda y poner temas sobre la mesa, los medios de comunicación deben discriminar para informar pero investigar sobre temas, generar mesas de diálogo sobre alguno en específico y propiciar la reflexión para con esas discusiones, argumentos y datos, frenar temas que pueden afectar a la ciudadanía y a la democracia: en tiempo de la 4T corremos el riesgo de que asuntos de suma relevancia se pierdan por la premura. Es en ese contexto donde los jefes de información y redacción juegan un papel protagonista, en este gobierno más que en otro: ¿qué temas son fundamentales para el país?, ¿cuáles requieren periodismo de investigación para contrastar?, ¿cuáles la voz del experto?, ¿cuáles la opinión de las universidades?, ¿cuáles la opinión de la sociedad civil?, ¿cuáles sólo la nota?, ¿cuáles sólo el boletín? En sus manos está el futuro de las discusiones públicas del país.

Desde esta mira, el papel de las redes sociales también es protagonista, ¿por qué se minimizan unos temas y se maximizan otros?, ¿qué intereses hay detrás?, ¿quién paga por que se viralice una notica en lugar de otra? Mi respuesta es sencilla: matices y profunda reflexión para todo. Más lectura y más filosofía para todos los temas.

 

The Author

Carlos Aguirre

Carlos Aguirre

No Comment

¡Participa!