Opinión

La psicogénesis y la Universidad Cuauhtémoc / La columna J

Nuestro mundo está caracterizado por diversos factores, uno de ellos, y considero que es de los más importantes, es el aspecto educativo. Las realidades se componen de ideas y de percepciones generalizadas, de tal modo que la realidad para efectos prácticos, es lo que perdura después de las especulaciones.

La psicogénesis es un proceso mediante el cual el individuo construye su proceso de aprendizaje, en este se va manifestando una evolución y el desarrollo de herramientas, del mismo modo se ve el progreso indudable de una adaptación y de una organización.

Sin lugar a dudas, la educación que exista en una nación es el reflejo de cómo y en que está enfocada su economía, es el destello de cómo es su sociedad, su clase política y por consiguiente ayuda a entender su reminiscencia.



En el siglo pasado, los avances presentados en el decurso del tiempo son verdaderamente dignos del análisis, primeramente existió un paradigma conductista, tanto Pavlov y Skinner por medio de experimentos con perros y su respectiva salivación. De manera independiente cada uno pudo analizar un comportamiento, y una conducta, la cual era guiada por medio de estimulaciones. Lo cual queda para la reflexión posterior, el cómo interactuamos cotidianamente, si por inercia, o por conciencia.

Es importante resaltar el papel que juegan los psicólogos en el ámbito de la educación, es fundamental entender que sin la concatenación de una vertiente psicológica aplicada a un salón de clases, difícilmente un alumno puede llegar al máximo de su rendimiento, sin un acompañamiento psicológico y metodológico. Es muy importante tanto para el docente como para el alumno.

De manera paralela se manifiesta la teoría cognitivista, la cual también se pueden extender como un acto de procesión, y consecuente al conductismo, ya que bajo esta teoría la mente se manifiesta como un eje rector que tiene ciertas fases de asimilación, las cuales de una manera progresiva generan conocimiento. Tanto Ausbel y Brunner tiene una gran inferencia sobre esta teoría ya que la conjugan como el acto volcado del significado del hombre. Hoy en día tanto los docentes como los alumnos tienen procesos de asimilación. Aquí se puede observar un planteamiento más complejo en cuanto elementos se refiere, en comparación con el conductismo.

“Las ideas y los valores del alma, son nuestras únicas armas, no tenemos otras pero tampoco las hay mejores”, Gómez Morín.

Abraham Maslow, el padre de la pirámide de necesidades, fundamenta la teoría humanista, del mismo modo, en una tendencia paralela y progresiva secuencial, tiene su esencia y estilóbatos en el ser y no en el tener, resalta y hace categórica a la moral y a la virtud. Carl Rogers esgrime que el ser humano posee una potencialidad natural para el aprendizaje. En gran medida tiene que ver que con la práctica para la generación del aprendizaje, es decir, un aprendizaje significativo. En nuestro México es importante que tanto los docentes como los alumnos aborden la teoría y la práctica. Es menester completar el conocimiento teórico con el pragmatismo. De este modo se genera un círculo virtuoso en cual el aprendizaje trasciende.

El paradigma socio constructivista tiene como principal característica el poder jugar un papel principal como un agente de socialización, el entorno cultural tiene un vínculo directo con la zona de desarrollo próximo; Vigotsky, quien en muy poco tiempo logró desarrollar estudios verdaderamente importantes sobre este paradigma, incluso manifiesta aspectos genéticos para la inercia del aprendizaje, como un grande de la retórica, hace alusión al materialismo dialéctico. Como alumno, considero que es un paradigma resonante en el contexto mexicano debido a la gran diversidad cultural que tenemos como nación.

El deseo de aprender es la voluntad de coincidir. Piaget deja un legado profundamente importante en el campo de la pedagogía y de la educación, el constructivismo refiere un proceso de aprendizaje en el cual a partir de esta teoría los estadios que él menciona, ayudan y auxilian a trabajar en la planeación didáctica, conocer intereses y características de los sujetos que aprenden.

Hace algunos meses decidí estudiar el doctorado en ciencias de la educación en la Universidad Cuauhtémoc, creo firmemente que el modo de cambiar a este país, es a través de la educación. Me es grato compartir que en esta institución he vivido un proceso exigente, y muy reconfortante. En todos y cada uno de los y las maestras, he encontrado a personas muy preparadas y conocedoras de los temas que nos han impartido. Éste es el reflejo de la congruencia que existe entre la misión y la filosofía de la Universidad con su actuar. Como alumnos siempre recordamos a los docentes que nos exigen y que nos hacen ser mejores, el docente siempre es un destello de esperanza para las nuevas generaciones.

Del mismo modo coincidir con compañeros y compañeras con un gran sentido de fraternidad, engrandece la estadía de este proceso de aprendizaje, todos y cada uno de ellos tienen una gran experiencia, sabiduría y voluntad de apoyar, de ser amigos y amigas y de facilitar en cualquier situación, no es casualidad que en los caminos que tomamos en nuestra vida nos encontremos con titanes que le dan sentido a esos caminos. Nuestro destino el éxito, nuestro camino la felicidad.

El mejor momento que tenemos en nuestras vidas, es el presente, es el único que existe y por eso mismo agradecer, tomar aliento, recobrar la esperanza y comenzar de nuevo. La fortaleza de instituciones educativas como la Universidad Cuauhtémoc, siempre será un precedente para que la sociedad tenga más y mejores herramientas para construir una patria ordenada y generosa, y una vida mejor y más digna para todos.

In silentio mei verba.

 

ahumada_rva@hotmail.com | @ahumadaroberto

 

The Author

Ricardo Valdéz

Ricardo Valdéz

No Comment

¡Participa!