Opinión

Notas sobre la lucha de los pueblos de Morelos por su autonomía y en defensa de la vida y de su territorio/A propósito de la “consulta”

  • Profesor-investigador del Departamento de Derecho de la Universidad Autónoma de Aguascalientes

 

Introducción

El gobierno federal someterá a consulta, el 23 y 24 de este mes de febrero, la puesta en marcha de la termoeléctrica construida en Huexca, de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que fue hecha sin consultar a la población de Yecapixtla, Morelos. Si no se hace funcionar, según el presidente López Obrador, se perderán más de veinte mil millones de pesos, y se tendrá que seguir comprando energía a empresas particulares (La Jornada, 9 de febrero de 2019, nota de Alma Muñoz).

Varias organizaciones indígenas y campesinas han repudiado no sólo el funcionamiento de la termoeléctrica de Huexca, sino todo el Proyecto Integral Morelos (PIM), que incluye, entre otros megaproyectos, otra termoeléctrica, un gasoducto y el funcionamiento de varias minas. Y esas mismas organizaciones se oponen al modo cómo se va a llevar a cabo la consulta y exigen, por tratarse de comunidades indígenas, se haga, en todo caso, como lo manda el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que previene que la consulta sea previa, informada, culturalmente adecuada y concertada con los pueblos y comunidades indígenas.

Desde hace algunos años los pueblos y comunidades del estado de Morelos se han visto amenazados. Peligran sus tierras y su agua, su vida misma, pues. Su territorio se ha visto asediado por megaproyectos mineros, energéticos e industriales, que contaminan el agua, la tierra y el agua.

Lo que a continuación narramos es breve noticia de la organización y de la lucha de los pueblos de Morelos por forjar su autonomía y a partir de ella luchar por la defensa de las condiciones materiales que sustentan su vida comunitaria y personal.

  1. “Manifiesto de los Pueblos de Morelos”

Producto de un primer Congreso de los Pueblos de Morelos, es un Manifiesto dado en Xoxocotla, municipio de Puente de Ixtla, el 29 de julio de 2007. En ese documento se expresa el fundamento de su visión y sus luchas. Se afirma que se busca la autonomía territorial y la autogestión. Agregan: “Tenemos la determinación de manejar nuestros propios recursos sin dejarlos en manos de autoridades que no saben responder a las necesidades y deseos de los pueblos”.

Expresan su visión de los jurídico haciendo crítica de la legalidad de los poderosos a la que oponen la justicia y su “sueño” de autonomía. Dice el manifiesto de Xoxocotla:

“Nuestro sueño es integral… reconstruir nuestros lazos y construir la autonomía de cada pueblo, crear nuestras propias leyes y normas sobre el manejo del agua, los suelos y la basura, respetando la consulta y los derechos de todos. Queremos la justicia que la legalidad de los poderosos nos han negado hasta ahora”.

Se habla de la creación de un Consejo de Pueblos.

  1. Los Acuerdos de San Andrés acompañan la lucha

En una ponencia presentada por don Saúl Roque, viejo líder y luchador en la defensa “del agua, el aire y la tierra” de los pueblos de Morelos, en el Foro Internacional Comunidad, Cultura y Paz, auspiciado por la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), que se llevó a cabo del 10 al 14 de noviembre de 2014, vinculó los Acuerdos de San Andrés a la lucha de los pueblos de Morelos, y manifestó que la defensa de su territorio y autonomía está conforme a lo establecido en esos Acuerdos.

  1. Asambleas regionales rumbo al segundo Congreso de los Pueblos de Morelos

A continuación hacemos referencia a varias asambleas regionales, preparatorias del segundo Congreso de los Pueblos de Morelos, proceso formal que se inició en un Diálogo con los Pueblos de Morelos, en el auditorio Emiliano Zapata, de la UAEM, el 28 de agosto de 2014. Participaron varios pueblos y barrios. Se inicia con palabras del rector Alejandro Vera, en donde liga el compromiso de la Universidad a la lucha de los Pueblos de Morelos. De ese Diálogo se deriva un Pronunciamiento, en donde se puntualizan, a manera de síntesis, varias denuncias concretas por la amenaza de los megaproyectos y se denuncia también la  “criminalización de las luchas sociales” (“Documentación de las Asambleas Regionales rumbo al Congreso de los Pueblos de Morelos”).

El 31 de enero de 2015 se celebró la Asamblea Región Sur-Poniente, en Balneario Palo Bolero, Alpuyeca, Xochitepec. Se inicia con palabras de bienvenida del viejo luchador don Sául Roque que, entre otras cosas, dice que respaldan los Acuerdos de San Andrés Larráinzar que hacen valer el poder y la dignidad de los pueblos.

Se organizan “mesas de trabajo”, y de la síntesis de sus discusiones podemos resaltar esto: “Necesitamos comenzar a defender los territorios, saberes, valores, usos y costumbres de los pueblos. Necesitamos una organización para fomentar e implementar la autonomía, la autogestión comunitaria y la defensa de los pueblos (territorio, alimentación, salud, educación, comunicación, justicia, etcétera)… necesitamos democracia directa y participativa, que haya confiabilidad y responsabilidad en las distintas formas de gestión comunitaria como la asamblea comunitaria, las faenas, las comisiones, la ronda comunitaria, las fiestas… necesitamos la cancelación inmediata del Proyecto Integral Morelos y trazar a largo plazo para el desarrollo de nuestras comunidades” (Cfr. La Jornada, 1 de febrero de 2015, nota de Rubicela Morelos).

El 28 de agosto de 2015 se celebró la asamblea en la Región Altos, en la Casa de la Cultura de Ixcatepec, Tepoztlán. Varias personas aportan sus palabras, como la profesora Osbelia Quiroz de Frentes Unidos en Defensa de Tepoztlán, el poeta Javier Sicilia, de la Secretaría de Extensión de la UAEM. Para los objetivos de este trabajo se destaca la intervención del profesor Fausto Martínez, representante de los ejidatarios de Cuautla y Ayala. Incluye en sus palabras la lectura de la Declaración de los ejidatarios de Ayala del 28 de noviembre de 2014, en el 103 aniversario de la firma de promulgación del Plan de Ayala que declara “nulo cualquier documento que afecte a nuestros ejidos” y para el municipio de Ayala declaran nulas “las reformas realizadas a los artículos 25, 27 y 28 constitucionales, por atentar contra el ejido, las tierras comunales, la pequeña propiedad y nuestra soberanía nacional y energética (Cfr. La Jornada, 1 de marzo de 2015, varias notas y el editorial del periódico). Están utilizando el Plan de Ayala como derecho insurgente, de manera análoga a como lo hizo el Ejército Libertador del Sur, comandado por Emiliano Zapata, ciento cuatro años antes.

En las “mesas de trabajo” destaca el fortalecimiento e impulso a la organización comunitaria, incluyendo la creación de “rondas comunitarias”, que no es otra cosa que una forma de policía comunitaria.

La Asamblea Regional Oriente se celebró en Amilcingo, Temoac, el 14 de marzo de 2015. Varias palabras se hicieron escuchar, de diversos representantes de comunidades; también la voz de la UAEM, por medio de Roberto Ochoa, de la oficina de Derechos Civiles y la del poeta Javier Sicilia, de la Secretaría de Extensión. Destaco las palabras de Teresa Castellanos de la comunidad de Huexca, del Frente de los Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua, contra la hidroeléctrica allí construida y cuyo funcionamiento han logrado frenar; se instaló sin informarles ni consultarles, y la voz de Francisco García de Temextepango, Ayala, del propio Frente  de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua, que apoya esa defensa en el mismísimo Plan de Ayala.

  1. Segundo Congreso de los Pueblos de Morelos

El 22 de abril de 2015, en el Auditorio Emiliano Zapata de la UAEM, en Cuernavaca, se celebró el Segundo Congreso de los Pueblos de Morelos. Esta asamblea da un Pronunciamiento, que se trata de un documento contundente: recurre a los Acuerdos de San Andrés, y, ahora sí con expresión de voluntad general de todos los pueblos participantes dice:

“Desconocemos y declaramos nulas las reformas a los artículos 25, 27 y 28, las reformas estructurales aprobadas en este sexenio bajo la traición al pueblo mexicano…”.

Exigen la cancelación del Proyecto Integral Morelos (PIM).

Estas declaraciones de nulidad de las reformas constitucionales, constituye, como decíamos, derecho insurgente. Y, como vimos, se está usando como derecho insurgente el Plan de Ayala, porque consideran los pueblos que las circunstancias sociales que viven actualmente son análogas a las vividas por los pueblos hace más de cien años, en que se da ese documento revolucionario. Dicho de otro modo, consideran que existe una realidad análoga entre el despojo del que son objeto pueblos y comunidades al amparo de las leyes liberales de la segunda mitad del siglo XIX, concretamente la Ley de Desamortización de 26 de junio de 1856, y el despojo del que ahora son objeto, en aplicación de la reforma constitucional y las leyes derivadas que apoyan la “reforma energética”.

El Plan de Ayala, plan revolucionario suscrito por Emiliano Zapata, fue dado en Villa de Ayala, Morelos el 28 de noviembre de 1911. Desconoce como “jefe de la Revolución” a Madero “por ser incapaz de gobernar, por no tener ningún respeto a la ley ni a la justicia de los pueblos”. Y exige restitución de tierras a los pueblos despojados y dotación de tierras a aquellos que no las tienen.

  1. “Primera Asamblea” del Segundo Congreso

Se celebró precisamente en Huexca, municipio de Yecapixtla, el 10 de octubre de 2015. Comienza con una “oración a los cuatro vientos” y una danza. Luego de la “bienvenida” el ayudante municipal -electo democráticamente- Miguel Ángel Álvarez, pone en evidencia el problema de la termoeléctrica. Después interviene Aurora Valdepeña, vecina de la comunidad de Santa Cruz Huexca; en referencia directa a la termoeléctrica, habla contra los megaproyectos “que nos destruyen” y que “no necesitamos”; termina con un grito de lucha: “Vida sí; termo no”. Después toma la palabra el rector de la UAEM, Alejandro Vera, se refiere a la estrecha relación entre los universitarios y los Pueblos de Morelos, manifestando su firme convicción de que los universitarios estén cerca de la gente, “en esa medida se forman como personas”; anuncia que la Universidad ha creado ya una instancia permanente de vinculación con la lucha de los Pueblos. La asamblea transcurre con otras varias intervenciones, todas en el sentido de defensa de las comunidades contra todas las amenazas producto del Plan Integral Morelos, y las acciones de las mineras. (Notas del autor sacadas durante la Asamblea. Cfr. La Jornada, 11 de octubre de 2015, nota de Rubicela Morelos Cruz).

Se insiste en la importancia del uso del Derecho, de la utilización de estrategias jurídicas para reforzar la defensa. En la línea propiamente de derecho insurgente, se habló de “crear leyes de los propios pueblos”, como una ley que blinde el territorio, como una ley de zona de reserva agrícola. Se informa, además, que “ayer” en Huexca se creó una policía comunitaria. También se propone integrar un tribunal de pueblos de Morelos, y someter a juicio al gobernador Graco Ramírez y a los principales responsables de los proyectos “desarrollistas” que conllevan al despojo de las comunidades y la devastación ambiental en Morelos.

  1. ¿Cuarto movimiento social nacional?

Teresa Castellanos Ruiz, integrante del Frente de Pueblos en Defensa del Agua, la Tierra y el Aire, informó hace días que el Juzgado Sexto de Distrito en Morelos, concedió a la comunidad indígena de Huexca, municipio de Yecapixtla, una suspensión definitiva para que la CFE se abstenga de descargar agua contaminada en el río Cuautla. (La Jornada, 18 de enero de 2019, nota de Rubicela Morelos Cruz).

A las acciones jurídicas y judiciales, los Pueblos de Morelos añaden las luchas políticas. En esta oposición al funcionamiento a la termoeléctrica de Huexca y a la “consulta” sobre el tema, ejidatarios de Morelos retan a AMLO y lo apremian a que los escuche: “Si no quiere que su Cuarta Transformación se convierta en el cuarto movimiento social nacional”, le advierten. (La Jornada, 10 de febrero de 2019, nota de Rubicela Morelos Cruz).

 

The Author

Jesús Antonio de la Torre Rangel

Jesús Antonio de la Torre Rangel

No Comment

¡Participa!