Opinión

Pancho Riatas: vocación por la política (I de II) / Cinefilia con derecho

Desde el famosísimo hoyo de Pancho, se estrena un primer ejercicio que le da una variante a esta columna, Cinefilia con derecho: la entrevista y que tiene por objetivo interrogar a reconocidos personajes relacionados con la ciencia jurídica y hablar con ellos sobre el mundo del séptimo arte y nuestra pasión, el derecho. Comenzamos pues con Francisco Ramírez Martínez, a quien agradecemos ser prácticamente el conejillo de indias de este primer diálogo.

Rubén Díaz (RD): Podríamos presentarlo, aunque es usted muy conocido, profesor universitario, abogado, político, exalcalde, exdiputado. Maestro, sé que sus obras favoritas son de Cicerón y Duverger, dos grandes autores que tocan política y el derecho, ¿dónde convergen ambas materias?

Francisco Ramírez (FR): Se complementan, la teoría política estudia un fenómeno de cómo se crea, desarrolla, como se alcanza y ejerce el poder. En la política hay un antes y un después de Maquiavelo, antes de él, se hablaba del idealismo, cómo se debe de ejercer la política, Platón es un ejemplo. Maquiavelo, en su libro De Principatibus, habla de las cuatro formas de cómo se gana y cómo se pierde el gobierno, él trató de establecer una política basada en el principio de más vale ser odiado que amado, porque el que odia piensa dos veces en traicionar… pero cuídate mucho de ser temido.  

RD: En esa medida de lo pragmático, cuénteme desde su política práctica, usted ha sido litigante y político, qué papel juega el derecho.

FR: Se habla que una constitución es la institucionalización del poder político, así se cruzan la política y el derecho, en la norma fundamental se plantea el modo de ser y querer de un pueblo, pero se debe y obedece a circunstancias políticas que en ese momento imperan. Es en la constitución pues donde se cruzan derecho y política.

RD: La política práctica a veces se escapa de lo legal, traigo aquí un personaje de sus películas favoritas, James Bond, viene a colación porque este agente navega en una línea donde a veces está en la legalidad y a veces en la ilegalidad, incluso se da Licencia para matar (John Glen, 1989) aunque es absurdo el concepto, pero se permite este asesinar para un bien mayor. La política ¿Hasta dónde puede ser ilegal? Si tomamos a Maquiavelo, ¿qué dice?

FR: Maquiavelo da consejos de cómo conservar el estado, se le han aplicado muchas mentiras, entre ellas la de que el fin justifica los medios, nunca lo dice. Lo que sí hace es pintar la realidad política, lo que quería era un estado fuerte, por eso habla de una razón de estado. Decía que hay crueldades bien y mal practicadas, incluso justifica el asesinato, son los diablos que le aparecen a Maquiavelo. Pero yo creo que, violar la ley para hacerla cumplir por parte del estado, no se debe tolerar, porque es más delincuente la autoridad que viola la norma para hacerla cumplir, que aquel particular que viola ley.

RD: Entonces ¿en su política práctica nunca le tocó vivir esos demonios?

FR: No, digamos que a mí me tocó vivir la época del partido hegemónico.

RD: Pero a final de cuentas había una lucha, a lo interno.

FR: Una lucha democrática, al menos con quien a mi me tocó participar, el profesor Enrique Olivares y con el profesor Esparza, presidente del partido, hablaban de una política con ideales, él decía que en política todo se permite, menos la deslealtad, traicionar. Y otras de las virtudes que no se deben de olvidar es la gratitud, saber dónde estás, a quién te debes, y que eres parte de un equipo, porque solo no llegarás a ningún lado. Aquel que traicionaba, se le dejaba a un lado, había liderazgos, se hacían las cosas de acuerdo a ciertos principios no escritos.

RD:  Entonces, ahí hay algo como para-legal, viene a colación por una de sus películas favoritas, Código de Honor, porque fuera de la norma jurídica está este código de honor, la lealtad, y entonces en política pareciera que vale más el pacto, el acuerdo, que lo que diga la norma.

FR: Como decía Jorge Carpizo, hay funciones metaconstitucionales, metajurídicas, que no están dentro del texto, en el caso del partido, dentro de los estatutos. Sin embargo, esas normas metaconstitucionales, te hacen que no te salgas de ese cauce, respetando ese código de honor. No ir más allá, que fabriques escenarios falsos para ganarte la confianza de quien tiene el control del partido. No olvidemos que por naturaleza los partidos son elitistas, la lucha se da en las elites, cuando una es desplazada, la que estaba abajo, lucha por alcanzar el poder y así sucesivamente. Existen los grupos, a mi me tocó uno con un código de ética, que decía el profesor Esparza, una de sus frases: no te lleves nada que no puedas justificar como producto de tu trabajo.

Esta entrevista continuará la siguiente semana, por lo pronto puedes acudir al canal de youtube de Fundación Epiqueia, para ver el video completo: https://bit.ly/2BxHPvb.  

rubendiazlopez@hotmail.com



The Author

Rubén Díaz López

Rubén Díaz López

No Comment

¡Participa!