Riesgos en la democracia: partidos políticos en la 4T (3) / Matices – LJA Aguascalientes
25/09/2020


Es fundamental para la democracia que haya un sistema de partidos plural que construya un contrapeso y alternativa de gobierno. Víctor Hugo Martínez escribe y describe bien, lo obvio, el sistema de partidos tradicional caducó, y enlista cuáles fueron sus principales características: a) convergencia ideológica; b) aplicación ortodoxa del neoliberalismo; c) encauzamiento partidario de los intereses sociales (la transición democrática como paso de una hegemonía unipartidista a otra tripartidista); d) control oligopólico de la representación al grado que “los tres ex grandes” llegaron a tener más del 90% de los espacios parlamentarios. Es evidente, hoy no tenemos eso y estamos frente a un reto de los partidos políticos y del sistema mismo.

Los partidos políticos eran capaces de converger ideológicamente a militantes y simpatizantes, hoy la convergencia es distinta, los partidos políticos actuales decidieron configurarse ideológicamente en la pluralidad. No se trata de partidos con distintas ideologías sino distintas ideologías en los mismos partidos, los casos más claros son los de Morena y Movimiento Ciudadano, donde la apertura ideológica ha permitido postular candidaturas y conformarse con un abanico ideológico amplio.

En segundo lugar, no hay una aplicación ortodoxa evidente del neoliberalismo, el presidente, líder moral de Morena, ha afirmado que el neoliberalismo es la gran tragedia de nuestro país. Se perdió el encauzamiento de intereses sociales a través de los partidos, esa que es una de las funciones principales de los partidos políticos, se convirtieron en carteles de intereses particulares de quienes contralaban las cúpulas partidistas por lo que la creación de nuevos partidos políticos y el fortalecimiento de fuerzas políticas emergentes deberá tener en la mira que deben ser partidos de causas: el Verde no es ecologista, el PRD no es democrático y el PT no defiende a los trabajadores.

Aunque derivado del 2018 parece que hay un control hegemónico de la representación, como sucedía antes del 2018, ahora está en una sola fuerza política dominante y no en los “tres grandes” partidos, que hoy no reúnen porcentaje suficiente para autodenominarse mayoría. El 31 de junio dormimos con un sistema de partidos atomizado y amanecimos con uno dominante, que aunque permite la existencia de otras fuerzas políticas, domina con su mayoría en las Cámaras. Nuestro sistema ha sido poco disciplinado, lo que ha permitido también que las alianzas partidistas se reconfiguren. Antes del 2018, el PRI-PAN-PRD-PVEM fueron disciplinados en reformas estructurales, al inicio del 2019, parece que la alianza PRI-Morena-PVE es más clara.

Los “tres grandes” no son grandes y parecen en peligro de extinción, se alejaron de los intereses sociales y la sociedad los sancionó, fueron incapaces de construir una cultura democrática, de construirse como alternativa de gobierno y el electorado les mandó un claro mensaje. Por eso hoy Morena es dominante y se vislumbra que solo Movimiento Ciudadano puede ser una opción política fresca en el ámbito nacional, que se construye con liderazgos locales desde Jalisco y Nuevo León.

No es mala noticia que haya quienes busquen crear nuevos partidos: Wikipolítica, Felipe Calderón y Elba Esther, es una respuesta clara a que nuestro sistema de partidos caducó y que deben reformularse nuevos partidos. Ese mensaje lo atienden bien quienes buscan crear un nuevo partido. Han comprendido que la nueva generación no parece ideologizada sino más bien parece internetizada, entender eso es fundamental para la configuración del nuevo sistema de partidos. La historia los juzgará en sus intenciones.

En el proceso electoral 2021, conoceremos un nuevo sistema de partidos, uno que confronte al partido hegemónico, uno que no promueva la convergencia ideológica sino la pluralidad interna y que los una interese particulares, un sistema de partidos que debe reencauzar las causas sociales, adaptarse e innovar para atraer a las generaciones internetizadas y politizadas por esos canales.

El PRI, PAN y PRD no supieron leer ese momento histórico, quizá sus intentos por recuperarse se agoten y sean rechazados por su poca legitimidad. El PVEM ha entendido su papel de comparsa, su astucia es envidiable, al igual que el PT, Nueva Alianza y el PES. Esos partidos deberán aprender de las lecciones de cada proceso electoral para no desaparecer pronto. Morena deberá cuidar su mayoría, diseñar estrategias para la creación de perfiles políticos y convertirse en el partido que haga realidad las esperanzas depositadas, Movimiento Ciudadano deberá atender las exigencias de las generaciones nuevas y convertirse en alternativa de aquellos que votaron por López Obrador pero no están satisfechos y los nuevos partidos, sobre todo Wikipolítica, deberán ser ese canal que refresque el sistema de partidos, pero sin perder su independencia y discurso.

Los partidos hoy están ante el reto y el llamado de convertirse lo que deben ser en nuestras democracias: el canal entre sociedad e instituciones públicas, el cauce de intereses sociales, la oportunidad de ser alternativa fresca de gobierno, los que incentiven la participación política de la ciudadanía, y deberán atender el llamado de la defensa de los derechos políticos; en su agenda deberá estar la participación ciudadana, el internet, la equidad de género, la reducción de las distancias entre representantes y representados, campañas austeras e inteligentes, fortalecer su democracia interna y rendir cuentas a la sociedad. Deberán aprender de la tragedia de los partidos políticos que se consumó en el 2018, para que conociendo esa historia no se condenen a repetirla.

En ese sentido, la 4T plantea el reto más grande para los partidos políticos en nuestra democracia moderna, que incluso pudiera presentar como salida la democratización de los mismos y cumplir su verdadero fin.

 

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous México y la lectura / El peso de las razones
Next Cafelario / La escuela de los opiliones
Close

NEXT STORY

Close

Profesores universitarios / El peso de las razones

17/10/2017
Close