LocalPortadaSociedad y Justicia

Bordados para levantar la voz y exigir justicia en Aguascalientes

  • Pedazos de tela viajan para alentar y visibilizar las luchas
  • El textil permite el diálogos entre los que sufren y una huella ante el olvido

El textil como una acción política, es este el conocimiento que Aminta Espinoza Ulloa Félix comparte con los familiares de personas desaparecidas, y de esta manera una actividad que se realiza en el espacio de lo privado, en una silla, en silencio, relacionada con un rol de género, se convierte en una forma para levantar la voz.

“El ejemplo que más me gusta es el de las arpilleras chilenas, quienes de una carga de donaciones de Cáritas tomaron los costales empezaron a hacer tapices colectivos, escondidas en sótanos y denunciaban lo que la dictadura estaba haciendo con las personas: desaparecerlas, torturarlas. Una de estas mujeres logró salir con uno de estos tapices de Chile y mostrar al mundo lo que estaba pasando. Arpilleras se les llama porque de arpilla eran los costales que utilizaban como fondo”, narró la estudiante de la Universidad de las Artes, quien desarrolla el proyecto del textil como una forma de reivindicación del rol de la mujer de forma política.

Manifestó que en México también hay varios casos de cómo los textiles se utilizan como medios de denuncia, como el de Familiares Caminando por Justicia, un colectivo de Morelia Michoacán, que busca desde hace muchos años a sus familiares desaparecidos. Ellos se reúnen en las plazas públicas a bordar los nombres de sus familiares.

Estos pedazos de tela que podrían considerarse sin valor han viajado, como sucedió con los pañuelos bordados por las Madres de la Plaza de Mayo en Argentina, quienes los hicieron llegar a las madres de personas desaparecidas en Monterrey, para alentarlas en su lucha; después otros pañuelos de Monterrey regresaron de Argentina con los nombres de los hijos de las madres argentinas: “Entonces, el textil permite estos diálogos entre personas que sufren y empatizar aunque no se conozcan. Entonces, el textil se convierte en algo que era una actividad para estar calladita y sentada en la sala de la casa, como un medio para alzar la voz, exigir justicia y visibilizar las luchas”.

Esta actividad comenzó en Aguascalientes con un grupo de mujeres familiares de personas desaparecidas y víctimas de feminicidio, pero se desconoce si continúan con la actividad en el ámbito de la privacidad de su hogar. Ahora surge este grupo que esperan crezca en número que se instaló en la Plaza de Patria por primera vez, con el apoyo del Observatorio de Violencia Social y de Género de Aguascalientes (OVSGA) y familiares de personas desaparecidas.

Aminta explicó que su labor es como facilitadora de las diversas técnicas de bordado, pero serán los participantes quienes decidan qué habrán de plasmar en la tela, que igual pueden ser nombres o rostros, lo que garantiza es que su obra será una huella ante el olvido.

La coordinadora del OVSGA, Mariana Ávila Montejano, detalló que determinados días de la semana se reúnen los familiares de personas desaparecidas, víctimas de muertes violentas y feminicidios, y en esta ocasión comenzarán con la actividad de bordados colectivos con la coordinación de Aminta.

 

Visualizar un problema que no es pequeño

Martín de la Torre, hermano de Marco Antonio de la Torre, desaparecido hace diez meses, quiso dejar claro que las desapariciones de personas no ocurren sólo en otras partes del país, sino que aquí en Aguascalientes también es una penosa realidad, y que para las autoridades no representan el nombre de una persona, sino una cifra: “Ahora nos da la oportunidad la compañera Aminta de exigir justicia de una manera artística, pero ya lo hemos hecho con marchas, con carteles; ahora lo haremos de otra manera. En mi caso voy a tratar de hacer el rostro de mi hermano para tenerlo presente, porque a las autoridades si no les están diciendo todos los días que el problema existe, lo deja en el olvido”.

Compartió que desde la desaparición de su hermano, de los 31 estados del país que se reportó el caso sólo cuatro respondieron; mientras que por parte de la Fiscalía, aunque le atienden amablemente, no informan de un avance en las investigaciones.

 

The Author

Claudia Rodríguez Loera

Claudia Rodríguez Loera

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!