CulturaLocal

Ciencia y poesía, dos lenguajes para interpretar un mismo mundo

  • Arte y ciencia reúnen lo separado, encuentran conexiones y descubren a través de la observación y contemplación

Mientras la ciencia se esfuerza por explicar el mundo y el arte lo interpreta, lo cierto es que ambos son dos lenguajes creados por la humanidad para atender su desasosiego

Mientras la ciencia se esfuerza por explicar el mundo y el arte por interpretarlo, lo cierto es que ambos son dos lenguajes creados por el hombre para atender su desasosiego, explica en entrevista para el Foro Consultivo Científico y Tecnológico, Carmen Leñero Elu, en el marco del día mundial de la poesía celebrado este 21 de marzo.

Ambos, arte y ciencia, reúnen lo separado, encuentran conexiones y descubren a través de la observación y contemplación. Así como un etólogo se detiene a observar el comportamiento de una lagartija, un poeta observa al mismo animal y descubren ambos, en detalles nimios, explicaciones diversas, similares y distintas: “No es que los poetas alucinemos, ni estemos pirando palabras. Sólo vemos las cosas diferentes, con una lupa. Con una mente racional pero perceptiva”.

Así, ambos lenguajes encuentran conexiones que antes no se habían visto. La construcción de una teoría general en la ciencia explica fenómenos que antes se veían aislados. De pronto, cuando no hay esa conexión entre los casos solo se hacen hipótesis mientras que la poesía hace lo propio: “Las cosas no están separadas, las separa el lenguaje, pero el lenguaje poético las vuelve a unir”.

Qué es la poesía

La poesía es esa hermandad secreta entre las palabras y la música que dice cosas que el lenguaje no puede: “Sirve para compartir una experiencia más que para dar una información”.

En un poema no se trata de decir las cosas bonito. No. Tampoco es otra forma de decir las cosas. Es otra forma de vivirlas, explicó la doctora en letras del Instituto de Investigaciones Filológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México.

El reto de la poesía en la modernidad es hacer silencio

La poesía nació principalmente en voz alta, y llegó al papel en formato secreto a la intimidad de los lectores. Esa intimidad es de la que estamos privados ahora, no hay tiempo y no sabemos estar sin hacer aparentemente algo. Leer o escuchar poesía es llevarte a la experiencia, y ello es hacer silencio.

Si bien, la función de la poesía no es mesurable y ni se puede cuantificar, sí que tiene una función: te despierta, le da visibilidad a lo invisible, te descubre, te consuela. Y de pronto… un juego de palabras infantil permite explorar las entrañas del lenguaje. Hablar de lo innombrable, cuya vivencia es inalcanzable: como el tiempo: “María Zambrano dice: El alma es un estado de amistad de las cosas -y yo agregaría- la poesía es como el ejercicio del alma”.  

Carmen Leñero quien es investigadora, escritora y cantante comentó que hay muchas formas de vivir la poesía, no necesariamente a través de un texto. “La poesía no está muerta. Está infiltrada en las canciones, en los cuentos para niños, en las novelas o la puedes escuchar en la calle”.

Su última publicación ¿De qué tamaño es el cielo? Breve antología musical de la poesía mexicana es precisamente eso, una invitación para escuchar la poesía en este día.

Con información del Foro Consultivo Científico y Tecnológico

The Author

Redacción

Redacción

No Comment

¡Participa!