Opinión

Diario de lo deshabitado / Café Fausto

Me causó una gran alegría enterarme que mi amiga, la poeta Patricia Ortiz presentó su nuevo libro de poemas Diario de lo deshabitado, publicado por la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA). Su libro es parte de una serie de obras publicadas a través del Departamento Editorial que dirige Martha Esparza Ramírez a quien felicito junto con su equipo por esta importante labor de difusión de la poesía y fomento a la lectura en nuestro estado.

En una columna de Café Fausto en este espacio comenté que desde hace unos treinta años conozco a la poeta Patricia Ortiz, con quien me formé como poeta junto con otros buenos amigos como Óscar Santos, Rubén Chávez, Alberto Domínguez y Jorge Antonio Villalobos con los que conformamos durante varios años el Grupo Tangente.

Mi emoción fue mayor al andar las páginas del nuevo libro Diario de lo deshabitado de Patricia Ortiz, el cual es notable el resultado de un trabajo constante con gran creatividad y de una demostración de madurez en el uso de la palabra escrita al servicio de la poesía, por eso felicito a Ortiz por el resultado logrado en esta obra.



El libro es un poemario que sostiene y desarrolla con gran oficio un solo discurso con textos de excelente factura en un trabajo creativo de investigación, escritura y corrección a lo largo de siete años.

Aparentemente íntima, la obra de Patricia Ortiz nos lleva a temas que son universales logrando un aporte novedoso a la poesía con textos que demuestran su potente uso de la palabra, sus versos de gran fuerza y textura, sus poemas con vida propia.

El libro se presentó en el Aula Isóptica II del Edificio Polivalente Doctor Luis Manuel Macías López en Ciudad Universitaria el pasado jueves 14 de marzo a las 19:00 horas, con la participación de Ricardo Orozco, jefe del Departamento de Letras de la UAA, mi amiga Rocío Castro, directora de Ediciones y Fomento a la Lectura del Instituto Municipal Aguascalentense para la Cultura, mi amiga la poeta Arlette Luévano y la autora.

Durante el evento, Orozco comentó que “Diario de lo deshabitado” es un libro de poemas en el que se percibe la influencia de la obra de Olga Orozco, Dolores Castro y Dulce María Loynaz. Coincido en gran medida y añado que en el caso de la poeta Olga Orozco es el resultado por parte de Patricia Ortiz de muchos años de trabajo de investigación sobre la escritora argentina el cual se consolidó al obtener una beca de Residencia Artística en Buenos Aires, otorgada por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) y el gobierno de Argentina, donde desarrolló un proyecto creativo y de investigación sobre esa autora.

Patricia Ortiz se enriquece de estas influencias sin perder su propia voz, logrando una mayor madurez en su obra con un resultado que nos permite reconocer a una poeta que ha crecido de manera consistente gracias a su creatividad y constancia.

Por su parte, Rocío Castro nos demostró con su intervención cómo gracias a esa universalidad lograda por parte de Patricia Ortiz en este nuevo libro, los poemas que lo integran pueden ser interpretados desde las más diversas emociones humanas a partir de las experiencias del lector.

Castro aportó al público una bella y memorable intervención que nos llevó de la reflexión profunda sobre la estructura y contenido de la obra lograda por Patricia Ortiz a la emotividad que provoca su lectura, lo que invita a un mayor análisis sobre el libro presentado el pasado jueves.

En tanto, Arlette Luévano compartió a los asistentes su cercanía con Patricia Ortiz en el largo proceso creativo de Diario de lo deshabitado, de la fuerza de los versos que transitan en este libro, del reconocimiento al resultado logrado.

“La poeta teje las imágenes de una historia que nos puede ser cercana, no porque queramos ver ahí a la poeta o tratar de encontrarla, sino porque nos habla directamente a los lectores. Hay aquí, en la lectura de estos poemas, una experiencia vicaria”, comentó Luévano ante un auditorio repleto de académicos, escritores y amigos.

Arlette Luévano recordó a Pablo Boullosa quien ha expresado que “los poemas producen emoción, exaltación, difícil de explicar pero cierta y contundente”, por lo que invitó a leer el libro y hacerlo propio.

Coincido con lo escrito en la contraportada del libro en el que se describe a la obra como “un poemario escrito desde la incandescencia, desde la sangre amotinada, desde la raíz misma de la rabia y la desolación”. Desde la portada, con un dibujo realizado por Jaime Alberto Ortiz, hermano de la autora, es una amable y sugerente invitación a su lectura.

Reitero mi felicitación para mi amiga Patricia Ortiz por este nuevo libro, celebro esta nueva obra que está a disposición para su lectura, para que tomemos valor y la leamos desde nuestra propia experiencia, nuestra sangre propia, nuestro andar de lectores dispuestos a reconocernos en los poemas logrados con acertada creatividad por quien los hizo. Leamos Diario de lo deshabitado.

 

The Author

Fabián Muñoz

Fabián Muñoz

No Comment

¡Participa!