Opinión

El primer hombre en la Luna / Alegorías Cotidianas

Cuando me propusieron ver la película del El primer hombre en la Luna, antes de los Oscars, la verdad no me dieron muchas ganas de invertir tiempo en ella, es un tema que parece ya trillado y del cual se han escrito y producido una y 1000 películas.

Así que rentamos en línea la película y nos preparamos para tener una cómoda tarde de sábado peliculera antes de los premios

La película inició y debo de reconocer que pensé que sería in media res o establecería un puente entre lo que sucedió en el futuro y lo que estaba pasando en el presente pero no fue así, la película comienza cuando la NASA prepara el programa Gemini el cual tenía como objetivo enviar al hombre a la Luna.

Como sabemos los años 60 fue una década dónde estuvo más severa la Guerra Fría. Los rusos le llevaban muchísima ventaja a los norteamericanos y por tanto los gringos querían ser los ganadores de la misma para imponer su poderío de una u otra manera, así pues el programa Gemini estaba destinado a conseguir que el hombre pudiera ir a la luna.

Se hicieron intentos e intentos de cruzar la atmósfera sin que muriera los astronautas y de manera que las naves resistieran las fuerzas atmosféricas sin destruirse para garantizar, entonces, la vida de los astronautas y al mismo tiempo que aprendieran de poco a volar fuera de la tierra.

En esos años Neil Armstrong, el astronauta más famoso de la historia, era un joven ingeniero militar que volaba en los cohetes para mejorar su diseño, aprender a manipularlos y comprobar su resistencia.

Esas pruebas eran suicidas podes no sabían si funcionarían, al tiempo que sus vidas corrían muchísimo peligro.

Después de un día no con mucha suerte en el espacio Neil se queda en casa para cuidar a su pequeña hija quien tenía una enfermedad incurable. Al morir está la NASA le da un tiempo de permiso para asegurar su estabilidad emocional ya que podría afectar su rendimiento, fue suplido en las pruebas de cohetes por otro piloto y cuando se dio cuenta de ello, encontró un anuncio donde se buscaban pilotos para ir a la Luna en el programa Gemini.

El presidente Kennedy acababa comunicar que antes que terminara la década de los 60 los Estados Unidos de Norteamérica habrían llegado a la Luna y tendrían prueba de ello. Lo dicho fue para establecer su supremacía pues Rusia había ya enviado a un chimpancé al espacio y un hombre había orbitado ya la Tierra, por lo que ellos necesitaban hacer algo más grande.

Durante ocho años la NASA realizó una prueba tras otra para lograr conseguir el vehículo adecuado con el que llevarían a cabo el viaje de exploración más fantástico del siglo XX, jamás repetido hasta el momento.

Los años de ensayo y error provocaron la pérdida de astronautas debido a las fallas en los diseños o sistemas. La esposa de Neil Armstrong estaba ya muy preocupada por la seguridad de su esposo y pronosticaba que algún día ya no volvería.

Finalmente, el 20 de julio de 1969 Neil y el también astronauta Aldrin salieron del Apolo 11 en la nave Eagle para lograr lo inimaginable y el hecho histórico más emblemático de todos los tiempos, caminar en la Luna.

La película El primer hombre en la Luna narra entonces la biografía del astronauta Neil Armstrong, su nombre figura antes que cualquier otro tripulante del Apolo 11.

En realidad la teoría de la conspiración indica que no hubo tal llegada, sin embargo, ese hecho fue un logro político de la nación vecina para luchar en la guerra fría y posicionar Estados Unidos como una nación poderosa ante sus enemigos.

El diseño de arte es magnífico, reconstruyen los años 60 a la perfección y la música celebra la dirección así como la época de los musicales pues es muy parecida a Lala Land.

Esa escena donde el cohete se dirige hacia la luna mientras suena una suave melodía da a los vuelos espaciales una visión romántica sobre lo que es arriesgar la vida por la ciencia.

Aunque ha decir de su director, Damien Chazelle encuentro que la colorimetría, los tiros y hasta el actor principal delimitan perfectamente su estilo y su musical ganador del Oscar, Lala Land.

Es una película para soñar e investigar lo que pareciera no es verdad y asombró al mundo, nos permite ver el avance tecnológico de los trajes, computadoras, equipo, sistema y diseño de las naves y programas hasta el día de hoy, pues en estos tiempos podemos seguir en línea los viajes exploratorios que realizan a través de Youtube, como sucede actualmente con el programa spaceX.

La gran pregunta es por qué después de tantos años nadie más a osado en visitar la Luna.

Si le gustan las metáforas del espacio no puede dejar de ver esta ganadora del Oscar.

 

Laus Deo

@paulanajber

 

The Author

Paula Nájera

Paula Nájera

No Comment

¡Participa!