Opinión

Informe 2018, ITEA: transparencia y rendición de cuentas / Cinefilia con derecho

La rendición de cuentas es uno de esos conceptos grandilocuentes, cliché que escuchamos en discursos, declaraciones, artículos de opinión y en general en la vida pública de este país, sin embargo, se mantiene aún la percepción de que los ejecutores de los recursos públicos no informan a los ciudadanos con la suficiente claridad que permita darle contenido al concepto. Tal vez, uno de los problemas es que la rendición de cuentas per se, no se encuentra definida en ninguna normatividad, por el contrario, encontramos desperdigados eslabones que la integran en diversas leyes que lo mismo van de la armonización contable, pasando por la fiscalización, el sistema anticorrupción o la transparencia y acceso a la información pública, entre otras.

Atento a lo anterior, cada ente gubernamental rinde cuentas de distintas maneras y por diversas vías, ya para-legales (redes sociales) o de corte netamente jurídico: presentando la cuenta pública, colocando en sus páginas de internet la información de las obligaciones de transparencia, siendo fiscalizados por los entes auditores externo e interno, etcétera. En el caso del Instituto de Transparencia del Estado de Aguascalientes, se cumple con todas las obligaciones contables, fiscales y en general legales, que se establecen en el marco jurídico que nos regula. Además, el pasado 27 de febrero, activó uno de los mecanismos de la rendición de cuentas: el informe de labores que nos exige la ley se entregue ante el H. Congreso del Estado. La normatividad aún prevé un mecanismo unidireccional, un documento enviado al poder legislativo, sin una posibilidad de interactuar, de una interpelación o algún otro mecanismo legal para el diálogo ya entre poderes o con la sociedad civil, pues la ley local de transparencia solo exige que sea “publicado y difundido con amplitud” (artículo 16). Por ello, más allá de la obligación legal, será responsabilidad del Pleno, su socialización y un ejercicio de información más amplio, vertical y horizontalmente, la que hemos comenzado a través de las redes sociales y que fortaleceremos a través de reuniones con sectores de la sociedad civil.

En lo personal, me parece que una de las formas más importantes de nuestra rendición de cuentas, se plasma en las resoluciones que emitimos en los recursos de revisión, por ello, hago énfasis en que se presentan números que permiten verificar que se ha aumentado la calidad y la eficacia de ellas. De 2017 a 2018, acrecentó en un 99% el total de recursos atendidos, pasando de 132 a 265, ahora bien, es necesario concatenar lo anterior con el número de solicitudes de transparencia en todo el estado, que fue de 10489, es decir que solo se impugnó el 2.5%. Si tomamos en cuenta que interponer un recurso de revisión es tan fácil como dar click (no es necesario ir personalmente o presentarlo por escrito) podríamos interpretar válidamente que los sujetos obligados están contestando en tiempo y forma los datos requeridos por el usuario. Destaco un dato interesante, en aproximadamente el 33% de los recursos, se sobreseen derivado de que la autoridad contesta una vez que el ciudadano se queja, es decir, algunos de los sujetos obligados provocan la dilación en su respuesta (ya como estrategia o por error) una cuestión que el Pleno del ITEA está buscando erradicar, mediante sanciones a quienes persistan en estas prácticas.

Otro rubro interesante en el informe que se presenta es el de las verificaciones a las obligaciones públicas de transparencia: por primera vez en la historia del estado, se llevaron a cabo revisiones a las páginas web para examinar que la información se encuentre ahí, derivado de estas autorías se iniciaron procedimientos que en el mejor de los casos terminaron cuando los sujetos llevaron al 100% su información y en el peor, con multas como medidas de apremio, sin perjuicio de otras sanciones.

Presentamos en el Congreso un informe sobrio y republicano, sin ceremonias protocolarias ni dispendio de recursos; hay más temas que se abordan en él: datos personales, gobierno abierto, archivos y otras tantas tareas que son facultad del ITEA, de ahí que invitamos a todos los ciudadanos a leerlo, analizarlo y por supuesto a criticarlo; pueden acceder a él, en las diversas redes del instituto o en el siguiente enlace: https://bit.ly/2HaBzNu. No me queda sino agradecer a mis compañeros comisionados, Brenda Ileana Macías de la Cruz y Marcos Javier Tachiquin Rubalcava, por el trabajo y compromiso que hemos asumido, con la transparencia y la legalidad.

 

rubendiazlopez@hotmail.com

 

The Author

Rubén Díaz López

Rubén Díaz López

No Comment

¡Participa!