La Purísima GrillaOpinión

La Purísima… Grilla: La rebelión de los gatos

Todo bien, todo mal. No hubo medias tintas este fin de semana para el gobernador Martín Orozco Sandoval y la alcaldesa María Teresa Jiménez Esquivel, a uno no le salieron las cosas y la otra recibió puras palomitas, incluso por lo que no hizo. El presidente Andrés Manuel López Obrador visitó el viernes Aguascalientes por primera vez como presidente de la República y fue un éxito, es decir, no pasó nada fuera de lo que se espera de una visita presidencial, los lopezobradoristas acuerparon al titular del Ejecutivo Federal, ocuparon las primerísimas filas y opacaron cualquier crítica a López Obrador, por ahí, hasta el fondo las estancias infantiles demandando que no se corten los recursos, pero ya se sabe que lo que se determina en las conferencias mañaneras no se rectifica en la plaza pública. López Obrador vino y se fue, sin cuestionamiento alguno, sin pedir rendición de cuentas a los servidores de la nación y los funcionarios de la Cuarta Transformación que a 100 días todavía no entregan el Censo de Bienestar… eso sí, se fue aplaudido y victorioso de una pelea a la que no convocó, es decir, la primer tacha en el registro de Martín Orozco, el gobernador anunció que no se sumaría a la lista de gobernadores que son abucheados en los eventos de López Obrador, el propio Andrés Manuel pidió respeto para el gobernador de Aguascalientes y afirmó que fue un acuerdo entre los dos, de hecho dijo que había buena coordinación entre ambos poderes y respeto, nada de eso bastó, Orozco Sandoval fue abucheado, sin atender las razones, bastantes sensatas, para no asistir: “Nos hace falta madurez política, voluntad y sensibilidad para convivir y seguir transitando a la democracia”… los haters que por supuesto niegan estar organizados, le tundieron igual al gobernador, mientras que a María Teresa Jiménez, por acercarse al fogón durante la visita del presidente López Obrador los fans de la alcaldesa encendieron las redes propalando que el trabajo de la presidencia municipal tiene el aval del Gobierno Federal… se apuntó una palomita el equipo de Jiménez Esquivel y, así de extremistas, con esa percepción llegaron los panistas a su elección interna.

 

La traición. Minutos antes de que Gustavo Báez Leos y la presidente de la Comisión Organizadora Electoral panista, Silvia Irela Ibarra Palos, anunciaran la “altísima participación” de la militancia, el triunfo de María Teresa Jiménez y los 609 votos para Antonio Arámbula para repetir de candidato en Jesús María, el gobernador circuló un video en que él como panista felicitó a la alcaldesa “sin duda será una fuerte candidata para poder refrendar el triunfo en el municipio. Hemos tenido municipios y gobiernos muy exitosos encabezados por miembros de Acción Nacional. De mi parte, como Martín Orozco militante, estaré ahí en las trincheras para apoyar ahí en lo que se requiera, respetando siempre las instituciones de gobierno como gobernador”, mensaje más institucional no se puede, no culpa Orozco Sandoval a los líderes quienes operaron con él, nadie recordará hoy el respaldo de Fernando Herrera, Felipe González, Arturo González y Martha Márquez, por que la operación estuvo planchadísima, arriba, entre cabezas de grupo, pero se arrugó entre los mandos medios del panismo, los que se han sentido desplazados por los beneficiados por una chamba en el gobierno estatal y que ven en la repetición de la alcaldesa una oportunidad para, ya de una vez, llegar por todas al poder. Sí cabe una comparación con un sector importante de las hordas lopezobradoristas que convocaron al voto por la Cuarta Transformación desde sus puestos de oficinistas en el Gobierno Federal, cobijados en que una vez que llegara López Obrador al poder, se acabaría con la “casta privilegiada” de la burocracia, sin saber que para el presidente, básicamente todo burócrata es un privilegiado y no merece ningún beneficio social.

 

Es el final de nuestro amor. No la tiene fácil Martín Orozco, el panismo de a pie celebrará la victoria de María Teresa Jiménez como un knock out a la administración estatal, olvidando que ambos representan sectores del nuevo PAN en la entidad, también haciendo a un lado que en la mayor parte de la República gobierna la Cuarta Transformación y que las relaciones en el primer nivel se dan entre los Ejecutivos federal y estatal. Señalar que el sexenio de Orozco Sandoval se acabó con el triunfo de Jiménez Esquivel es olvidar que se homologó el calendario electoral local con las elecciones federales de 2021 y los ayuntamientos electos en Aguascalientes tendrán un periodo de mandato de dos años, quienes ganen la contienda del 2 de junio, inician el 15 de octubre de 2019 y concluyen el 14 de octubre de 2021; el adversario para el gobierno panista, no sólo para Martín Orozco sigue siendo Morena… María Teresa Jiménez ganó, la victoria se la dieron 4,188 votos a favor de ella, no en contra del gobernador, no a favor de una “buena” relación con el Gobierno Federal, la alcaldesa operó como debía entre el panismo de a pie, ojalá que no deje que los cantos de sirena de los oportunistas de siempre se le suban a la cabeza.

 

Cabildo será un ring. María Teresa Jiménez Esquivel fue seleccionada como la candidata del Partido Acción Nacional y buscará la reelección para la alcaldía, a la vez que por el Partido Revolucionario Institucional, a los del tricolor no les quedó más remedio que votar por el regidor Netzahualcóyotl Ventura Anaya, ¿se convertirá el Cabildo capitalino en arena de lucha libre?, la alcaldesa ya anunció que pedirá licencia, así que con eso le resta a los regidores un espacio para buscar los reflectores, pues no hay que olvidar que a pesar de que Morena nacional tira línea a través de la Comisión Nacional de Elecciones, acá en el rancho, los morenitas hacen, gracias a las fe de erratas, lo que se les pega la gana, pues después de subir a Eulogio Monreal Ávila como un tercer candidato, se soltaron los rumores de que también Eustacio Álvarez está siendo integrado como precandidato y de ahí, cómo no, se agarra Mauricio González, el alguna vez “independiente” para querer colarse… Regresando al PRI, señalamos que a los del tricolor no les quedó más remedio que votar así porque de los cuatro que tenían, dos declinaron, Christian Múñoz se bajó a tiempo y con una larga explicación publicada en sus redes sociales, mientras que Tagosam Salazar anunció que se retiraba de la contienda para sumarse a la candidatura de Ventura Anaya, dejando del otro lado, solita, a Hazel Montejano. El PRI anunció que ya tenía cinco candidatos en San Francisco de los Romo: Juan José Losoya Ponce; en Rincón de Romos: Miriam Elizabeth Romo Marín; en Cosío: Salvador Torres Aguilar; y en Pabellón de Arteaga: César Enrique Jiménez Aragón; y con cierto tufo revanchista, le dio fuego a los resultados de la votación sólo para la candidatura en la capital, Netzahualcóyotl Ventura se llevó 204 votos, Hazel Montejano. 124; y Tagosam Salazar sólo 2 y Christian Muñoz, nomás uno; pero así son los priistas, implacables a la hora de patear a los caídos.

 

La del estribo. 100 días, la mañanera de este día será el festejo en grande de Andrés Manuel López Obrador, a lo largo del día veremos manifestarse a una inmensa mayoría sin sentido crítico y a una minoría confusa que todavía no encuentra el modo de ser oposición, de transformarse en contrapesa… gulp.

 

@PurisimaGrilla

The Author

La Purísima Grilla

La Purísima Grilla

No Comment

¡Participa!