Opinión

La semana de la ciencia / De imágenes y textos

Dentro de toda esta vorágine de malas noticias, es como un oasis poder encontrar algo que alimenta el alma y el corazón, buenas nuevas generadas por los más jóvenes de nuestra sociedad; lo pongo en contexto, estimado lector, resulta que en la Comunidad Educativa Termápolis, donde el más pequeño de mis hijos se divierte todos los días, se está llevando a cabo La Semana de la Ciencia, ahí los jovencitos de secundaria forman equipos integrados por estudiantes de los tres grados y desarrollan un proyecto innovador, uno que impacte en la sociedad y que conlleve adelantos científicos además de coadyuvar a formar más y mejores cuadros sociales. Y aunque la competencia arrancó el pasado lunes teniendo su cierre con la premiación de los ganadores, mañana viernes, los participantes trabajaron meses enteros para presentar el mejor proyecto.

Hablaré de “Artividades”, un proyecto que por su diseño me parece innovador y necesario; los alumnos de la profesora Laura Cervantes identificaron un problema a resolver dentro de los hospitales de la cuidad de Aguascalientes, en particular dentro del área de pediatría. En una primera observación los chicos se pudieron percatar que los pacientes presentaban depresión, posterior a eso, se dieron a la tarea de diseñar una encuesta para aplicarla a los pacientes de piso y familiares, con el fin de conocer con exactitud cuáles eran las acciones o momentos que les causaban más estrés. Se pudo identificar que las inyecciones son una de las principales causas que los incomodan, y aunque parezca obvio, la molestia, está ahí, el elemento detonante del miedo, la respuesta condicionada ante un estímulo que les asusta porque inyección está relacionada con dolor. Así que para distraer a los enfermos del área de pediatría nuestros jóvenes investigadores, después de haber analizado todas las variables, decidieron que la mejor distracción era crear un programa con cuatro actividades que no pusieran en riesgo a los pacientes ni tampoco representará un esfuerzo físico.

El proyecto consta de cuatro talleres, club de tareas, para evitar que se atrasen en sus clases mientras están hospitalizados; socioemocional, apoyo para controlar sentimientos y emociones; leecura, motivar a la lectura y juegaterapia, a través de juegos motivar a los niños a que suban su estado de ánimo.

Gracias a la primera observación se pudieron percatar que los niños internados prácticamente están sin hacer nada, así que las actividades que se proponen ayudarán a levantar el ánimo y a que la recuperación sea más rápida.

La primera actividad que se llevó a cabo fue acudir al hospital y motivar a los pacientes a dibujar, con la única finalidad de sacarlos de la rutina en la están inmersos y así desarrollar actividades que despierten estimular la imaginación, la creatividad, además de garantizar el reposo que el convaleciente o el enfermo requiere. Así que el segundo paso fue recolectar material; afortunadamente la donación se pudo llevar a cabo gracias al apoyo de otra institución de educación básica y familias de los chicos, los libros llegaron acompañados de peluches y juguetes varios.

El taller denominado leecura, cuenta con un trenecito y tres vagones repletos de libros, el cual hace su recorrido por la sala de pediatría, donde los integrantes del equipo dejan que los pacientes elijan un libro, lo interesante es que la lectura corre por cuenta de los papás sin dejar de lado la posibilidad de que los mismos chicos lean para los pacientes.

Pero este proyecto no terminó ahí, a través de Laura Susana Haro Torres y Laura Angélica Ocampo responsables del programa “Sigamos aprendiendo en el hospital”, se podrá dar seguimiento e incorporar el proyecto “Artividades” a este programa.

Laura Angélica Ocampo, responsable estatal, comentó que “Sigamos aprendiendo en el hospital” está operando en el Hospital Hidalgo, así como en las clínicas 1, 2 y 3 del Instituto Mexicano del Seguro Social, y su objetivo es evitar el rezago educativo en niños con enfermedades crónico degenerativas, trabajan de la mano con el Instituto de Educación de Aguascalientes, quien provee de docentes para las aulas en los nosocomios antes mencionados, evitando que los niños internados pierdan el ritmo del aprendizaje por no estar en la escuela. Los hospitales están equipados con una pequeña aula donde los chicos acuden a tomar sus clases e incluso se ofrece escuela para padres, un servicio integral donde participan docentes, psicólogos, asesores, alumnos prestadores de servicio social y ahora los chicos de “Artividades” porque definitivamente su proyecto suma a esta gran labor.

Laura Ocampo comentó que, con este programa, además de apoyar a los niños para que no se atrasen en el tema de su formación académica también les permite salir del ambiente hostil que se genera dentro de un hospital, se olvidan de los piquetes, de estar inactivos, el saber que tienen la escuela, los maestros, que aprenden, salen de la monotonía del hospital, es muy benéfico para ellos.

Un excelente programa, un gran proyecto; la mancuerna perfecta para apoyar un segmento de nuestra sociedad que lo necesita, enhorabuena para el programa “Sigamos aprendiendo en el hospital” y a su responsable regional Laura Ocampo, excelente trabajo de Laura Susana Haro en la clínica uno del IMSS, todo el éxito para “Artividades” de la profesora Laura Cervantes y sus chicos, Gabriel Porto, Ivana Mingramm, Sofía Vázquez, Arturo Elías, Ricardo Jiménez, Luis Carreón, Sebastián Álvarez, Joel Arenas y Sergio Lozano, todos ellos de la Comunidad Educativa Termápolis, tenemos por fin una noticia buena que comentar.

ericazocar@hotmail.com | @ericazocar



The Author

Eric Azócar

Eric Azócar

No Comment

¡Participa!