Opinión

La travesía de la empresa familiar Segunda parte / Enredos financieros

Estimado lector, como se acordó la semana pasada, continuaremos con la travesía de la empresa familiar a través de las etapas que generalmente tiene que atravesar.

La tercera etapa de la empresa familiar es una de las más amplias, de hecho podrían englobarse juntas las etapas tres, cuatro y cinco, ya que tienen que hacerse presentes de forma simultánea para una mejor consecución de objetivos.

La tercera etapa tiene que ver con el Cliente, en este estadio, la empresa debe volcarse de manera adecuada hacia el cliente, tomando en cuenta que actualmente los parámetros de los consumidores-clientes han cambiado de forma notable. Ya no se habla de satisfacer tal cual al cliente, sino que es necesario que el cliente tenga un valor agregado lo suficientemente bueno para que pueda tanto consumir-comprar en la empresa la primera vez, cómo hacerlo de formas subsiguientes, porque ahora el tema es darle valor a través de la experiencia que reciba el consumidor con lo que la empresa le está dispuesto a otorgar. La experiencia puede ser: antes de la compra, durante la compra o posterior a la compra, todo dependerá del tipo de servicio-producto que la empresa esté otorgando. Pero es esencial que se tenga claro el valor al cliente. Ojo con esto, mucho tiempo se ha dicho que el consumidor es el rey, y esto ha llevado a tener empresas esclavas de consumidores, que, por lo mismo, tienen una visión miope y terminan siendo desechadas cuando el rey se canse de ellas.

La cuarta etapa que es simultánea es la Comunicación. Se necesita que la organización esté coordinada de forma adecuada en la comunicación empresarial, ya que sin ella no sería posible coordinar los esfuerzos adecuados para la consecución de objetivos. La comunicación es esencial, sobre todo entre departamentos, desafortunadamente muchas de las empresas tienen un “celo” mal entendido entre departamentos, en donde el departamento de mercadotecnia no se comunica adecuadamente con producción y finanzas menosprecia los esfuerzos de todos por ser el que tiene el dinero. El líder debe ser lo suficientemente listo para evitar esta falta de comunicación y coordinación para lograr los objetivos.

La quinta etapa, sin la cual los esfuerzos de las cuatro anteriores serían vanas, es el Cash Flow, es decir, hacer accesible a la empresa la liquidez, el efectivo que necesita para poder crecer, hacer frente a sus compromisos y además, que pueda el empresario tener el dinero para mantener adecuadamente a su familia. La confusión de flujos entre la empresa y la familia es amplia. ¿Qué tan amplia? Pues si la familia necesita dinero, muy probablemente la empresa lo tendrá que proveer de manera inmediata, pueda o no pueda hacer frente a esa demanda de dinero. O bien, por privilegiar la empresa, los sacrificios de la familia son demasiado grandes que puede ser que tengan que tener escasez cuando no deberían de tenerla. El equilibrio del flujo de efectivo de ambos es algo que debe trabajar de manera importante en esta etapa el empresario-empresa, ya que todavía la segunda generación no está llegando a trabajar en la misma, pero el crecimiento que tiene la familia, tanto en número como en edad, generalmente viene aparejado con un incremento en las necesidades de efectivo de la familia, y la empresa creciendo, hace que se junte las dos “tormentas perfectas” de la necesidad de efectivo.

Estas tres etapas simultánea son las que le darán el cimiento adecuado a la empresa familiar para poder sortear la competencia, para fortalecerse, y para evitar los conflictos que existen entre la familia y la empresa porque el empresario le da más de su tiempo a uno de los dos.

Para poder llegar a la etapa 6, el puente que tiene que atravesar la empresa familiar es el flujo, es decir, que se debe dejar que fluya de manera natural de empresa familiar a empresa profesional, dando entonces pie, a todos los instrumentos necesarios para que la empresa subsistir. Es deseable que, en este punto, el empresario tenga la valentía de hacer el gobierno corporativo de la empresa y el protocolo familiar de la misma.

La sexta etapa es la Continuidad, y para que la empresa tenga continuidad debe ser adaptable al entorno, debe tener las suficientes herramientas para innovar, para adaptarse y crecer de acuerdo con el mercado.

El puente entre la sexta etapa y la séptima es equipo listo. El empresario debe tener a su equipo listo, tanto la familia que se incorpora al trabajo, como de los colaboradores que tienen en la empresa. Esto evitará que la empresa se convierta en el “circo de un solo hombre”, es decir, que si el fundador, empresario muere, con él se muere la empresa.

La última etapa es la de la suCesión, en donde el empresario debe elegir su sucesor, que si bien puede ser de la familia, también puede no serlo, y no se crearán problemas por esa situación. Sobre la sucesión hemos hablado en otros editoriales.

Y después de esto, regresar al principio, el ciclo sin fin de la empresa.

Espero haya sido de tu agrado amable lector.

 

finanzasmodernas@gmail.com

 

The Author

José de Jesús González Serna

José de Jesús González Serna

No Comment

¡Participa!