Opinión

Risas inmotivadas / Análisis de lo cotidiano

Los pacientes psicóticos y más específicamente los esquizofrénicos presentan signos y síntomas que son característicos. El aplanamiento afectivo (no muestran emociones), los soliloquios (hablan solos), las alucinaciones (ven, escuchan o sienten lo que no existe) y las risas inmotivadas que como su nombre lo indica es que se ríen sin que haya nada en el ambiente que sea gracioso. Algunos clínicos más acuciosos le llaman risas sin motivación externa, porque es fácil suponer que hay algo en lo profundo de su mente que lo obliga a reírse. Y cuando una persona que no está enferma de psicosis, pero presenta algunos de estos síntomas, se dice que tiene un Comportamiento Esquizoide. Eso es lo que sucede con lo adictos al celular, a la compu u otras formas de redes sociales. Es común ver en la calle, en sitios públicos, en la escuela y en la casa a personas, por lo general jóvenes, que pasan horas mirando su pequeño aparato divirtiéndose con la abrumadora cantidad de memes, o mensajes presuntamente humorísticos que llegan desde la nube. Nuestros equipos cibernéticos aún cuando tengamos la intención de usarlos para el estudio o el trabajo pueden fácilmente verse inundados de videos, mensaje, memes o supuestos reportajes de chistes, bromas prefabricadas, situaciones penosas o francamente insolentes que despiertan las risas de quienes lo reciben. Estas risas no son exactamente inmotivadas, porque detrás hay un chiste, pero suelen ser tan bobos e intrascendentes que no justifican que la persona se pase largas horas jugando y “divirtiéndose”. La adicción se torna extrema cuando el estudiante deja los libros o el internet educativo y comienza a tener mal rendimiento escolar, cuando el empleado utiliza las horas laborales en jugar y por ello desatiende su trabajo, cuando el ama de casa descuida las labores familiares, cuando el profesionista pierde la concentración en su oficio y así sucesivamente podemos encontrar muchos ejemplos. La pregunta de fondo es: ¿Realmente es necesario estar buscando la risa en todo momento? ¿Qué motivos profundos llevan a una persona a descuidar sus tareas importantes con tal de tener motivos humorísticos? Todos los sabemos, ante la tragedia, el drama o la simple dureza de la realidad muchas personas en vez de afrontarla buscarán hacer una broma y reírse. Recordemos los “chistes” que surgieron después de la explosión de San Juanico, del terremoto del 85, de la epidemia del Sida, de los robos de combustible, y así interminablemente, ante una situación que debería obligarnos a pensar en serio y buscar soluciones, algunas personas prefieren irse por el atajo de la ligereza y buscar una risa o crear un chiste. Esto nos ha llevado a una situación delicada a nivel social. Cuando en una reunión de amigos, compañeros de trabajo o de familia, alguien comienza a abordar un tema serio, no falta quien de inmediato hace un chiste, con lo cual se desvía la atención. Y si alguno de los que piensa en serio, insiste en comentar la situación de manera formal y evita las bromas, se hace acreedor a la etiqueta de aguafiestas, amargado, rígido, intolerante o falto de humor. Es uno de los precios del abuso de las redes sociales y la búsqueda compulsiva de las risas inmotivadas.

 

The Author

Héctor Grijalva

Héctor Grijalva

No Comment

¡Participa!