PortadaTransparencia

24.2 por ciento de las empresas en Aguascalientes son víctimas de la corrupción

  • Presenta Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción resultados del Sondeo sobre la percepción de la corrupción en las empresas de Aguascalientes
  • 58.4 por ciento de los representantes de estos negocios afirmaron tener conocimiento de actos de corrupción

 

De acuerdo al Sondeo sobre la percepción de la corrupción en el que participaron 150 empresas de Aguascalientes, 58.4 por ciento de los representantes de estos negocios afirmaron tener conocimiento de actos de corrupción en sus entornos cercanos, mientras que el 24.2 por ciento se consideraron víctimas de la corrupción.

Este lunes 8 de abril el Comité de Participación Ciudadana (CPC) del Sistema Estatal Anticorrupción (SEA), en conjunto con el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), el Colegio de Economistas del Estado de Aguascalientes y la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), presentaron los resultados del Sondeo sobre la percepción de la corrupción realizado a 150 empresas de Aguascalientes, entre el lunes 1 al viernes 5 de abril, por medio de un cuestionario electrónico.

De las 150 empresas sondeadas, el 21.5 por ciento señaló dedicarse a la dotación de servicios profesionales, científicos y técnicos, el 19.5 por ciento a la industria de la construcción, el 18.1 por ciento al comercio al por menor y el 10.1 por ciento a la industria manufacturera, mientras que el resto se repartió en diferentes alternativas.

El 38.3 por ciento de las 150 empresas sondeadas indicó tener entre once y 49 empleados, el 36.9 por ciento de uno a diez empleados, el 14.8 por ciento de 50 a 250 empleados y el 10.1 por ciento más de 250 empleados. De las empresas encuestadas, el consumidor final fueron en un 57 por ciento particulares, en un 38.3 por ciento particulares y el gobierno, y en un 4.7 por ciento exclusivamente el Gobierno Federal, Estatal o Municipal.

Probablemente la pregunta más importante del sondeo fue si en el entorno cercano de trabajo, como empresa, se tuvo conocimiento de actos de corrupción en 2018, a lo que el 58.4 por ciento contestaron afirmativamente, mientras que el 41.6 contestó negativamente.

Las empresas que contestaron afirmativamente aseguraron en un 80.2 por ciento que el ámbito donde se cometieron actos de corrupción en 2018 fue entre particulares y gobierno, el 15.4 por ciento entre particulares, y el resto se repartió entre atención al público y dependencias federales, extorsión de organismos del gobierno, ninguna, o no respondió.

En 2018, el 24.2 por ciento de las empresas fueron víctimas de corrupción y el 74.5 por ciento no lo fueron, mientras que el resto de los sondeados prefirió no contestar a la pregunta; en ese mismo año, el 26.8 por ciento de los que respondieron afirmó que la empresa que representan no cuenta con un código de buenas prácticas de desarrollo del trabajo y el 91.9 por ciento negó que su empresa cuente con alguna certificación que le ayude a prevenir la corrupción.

El 67.8 por ciento de los encuestados consideró que su empresa se ve afectada por la corrupción. Según los datos generados por el sondeo, el 29.17 por ciento de los sondeados dijo haber sido víctima de la corrupción para acelerar un trámite o servicio, el 19.44 por ciento para ganar una licitación, el 15.28 por ciento para evitar una multa o sanción, el 8.33 para ganar una asignación directa, el 8.33 por ciento para ahorrar tiempo y el resto describió otro tipo de práctica.

Según Jael Pérez Sánchez, presidente del Colegio de Economistas, en muchas ocasiones las empresas se ven obligadas a participar en actos de corrupción: “Se ven obligadas a entrarle porque no hay de otra, los coaccionan para entrar, porque si no, no sobreviven, la empresa finalmente tiene que sobrevivir”.

Raúl González Alonso, presidente de Coparmex, aclaró que aunque se podría pensar que hay empresas que se benefician de la corrupción, lo que sucede es que en muchos casos se ven obligadas a participar en estas dinámicas: “Hay algunas empresas que entran de muy buena voluntad a participar en alguna licitación en algún concurso y a medio camino les dicen que para que los trámites puedan agilizarse, necesitamos que nos apoyes con alguna cuestión económica; consideramos que es prácticamente una extorsión y no es que lo estamos justificando, pero la empresa tiene que ceder a algunas pretensiones”.

En total, las empresas que señalaron haber sido afectadas por la corrupción fueron 35, las cuales invirtieron 17 millones 120 mil pesos por estas afectaciones el año pasado: las 18 empresas que más gastaron por este motivo fueron las que tienen entre once y 49 empleados, con trece millones 490 mil pesos; las diez empresas que tienen de uno a diez empleados gastaron un millón 250 mil pesos; tres empresas de 50 a 250 empleados gastaron un millón 120 mil pesos; y las cuatro de más de 250 empleados invirtieron por ello un monto de un millón 260 mil pesos, a lo que Jael Pérez expresó: “Cuánto cuesta la corrupción en México si tenemos casi cinco millones de unidades económicas”.

Desafortunadamente, el 69 por ciento de las empresas sondeadas desconocieron los medios para denunciar actos de corrupción, aunque el 32.41 por ciento consideró que el mejor mecanismo para combatir la corrupción en las empresas son licitaciones más transparentes, el 19.42 por ciento reformas legales en materia de adquisiciones y contrataciones de obra pública, el 16.93 por ciento procesos de justicia más rápidos, el 12.85 por ciento aplicar la ley que ya existe y el 10.36 por ciento incrementar las penas.

La presidente del Comité de Participación Ciudadana, María Teresa Belmont Acero, expresó sobre el sondeo: “Esta es una enfermedad, teníamos que tener un diagnóstico y sobre ese diagnóstico estableceremos cuáles serían las estrategias y los mecanismos a seguir, es multifactorial el problema y por lo tanto tendríamos que priorizar primeramente lo que nos está demandando esta enfermedad, que es lo que tenemos que atacar primero”.

 



The Author

Carlos Olvera Zurita

Carlos Olvera Zurita

Nada, sólo 28 años de vida. Reportero en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!