PortadaSociedad y Justicia

Asientos y El Llano, en Aguascalientes, destacan por su presencia de sindactilia y polidactilia

  • En estos municipios han sido encontradas familias de hasta 30 miembros con dedos de más o de menos
  • Las razones se desconocen, pero pueden ser producto de la herencia genética; la mala alimentación y consumo de drogas pueden aumentar la posibilidad de malformaciones

 

Claudia Lomelí, presidente del Consejo de Fundación Cambiando una Vida, informó que la presencia de polidactilia y sindactilia, tener dedos de más o de menos en las extremidades, es muy alta en los municipios de Asientos y El Llano, siendo además el estado de Aguascalientes la entidad con mayor presencia de malformaciones congénitas.

La malformación congénita más común en Aguascalientes es el estrabismo, sin embargo, también son comunes los casos de labio fisurado, paladar hendido, microtia, sindactilia y polidactilia, habiendo una particularidad frecuente de incidencia de estas dos últimas condiciones en los municipios de Asientos y El Llano, y altas en Tepezalá según Lomelí: “Hemos encontrado hasta 30 miembros de una sola familia que padece polidactilia y sindactilia”.

En los municipios de Asientos y El Llano, afirmó la titular de Cambiando una Vida, es claro que la alta incidencia de la sindactilia y polidactilia es un tema 100 por ciento congénito acarreado por el padre, siendo además que Aguascalientes ocupa el primer lugar en el país en malformaciones congénitas: “No hay una estadística del porqué un niño nace con un defecto congénito, está además de los factores genéticos se puede deber a la alimentación de la madre durante la estación, consumo de estupefacientes durante el embarazo”.

Un tratamiento para un defecto congénito es costoso y requiere no sólo de una cirugía sino de varias de ellas para que el afectado sea apto para integrarse a sus diferentes círculos sociales y familiares a decir de Claudia Lomelí: “A través de todos los convenios que nosotros tenemos a través de las instituciones privadas, de todos los médicos, traumatólogos, otorrinos, que se han sumado a este esfuerzo con el mínimo de presupuesto”.

La edad adecuada para atender a un niño con algún tipo de malformación congénita, explicó la presidente de Cambiando una Vida, es a los seis meses de haber nacido pues a medida que pasa el tiempo puede derivar en alguna discapacidad, como es el no hablar bien o no tragar de manera adecuada debido al paladar hendido y labio fisurado, no poder sostener objetos con facilidad por la sindactilia y polidactilia, y la posible pérdida de la visión en el caso del estrabismo.

Sin embargo, hay apatía y falta de preparación por parte de los padres de niños con defectos congénitos para tratarlos, en muchos casos pese a que sí hay disposición estos no encuentran los medios para poder tratarlos: “Van dejando el problema y van quedando estos niños rezagados”.

El labio fisurado, el paladar hendido, la sindactilia, la microtia y la polidactilia son malformaciones que pueden ser detectadas antes de que los menores nazcan con los ultrasonidos en 4D, pero no así el estrabismo.

Actualmente 180 niños, principalmente pacientes de estrabismo, están en lista de espera para poder ser operados con el apoyo de Cambiando una Vida, siendo que esta sociedad civil opera con recursos de empresas privadas y gobiernos municipales, logrando recaudar en promedio tres millones de pesos anuales: “Es realmente simbólico, sí estiramos muchísimo el presupuesto”.

 



The Author

Carlos Olvera Zurita

Carlos Olvera Zurita

Nada, sólo 28 años de vida. Reportero en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!