Opinión

En sus marcas… / Debate electoral

En los siguientes espacios de este Debate electoral, me referiré a las inminentes campañas electorales, que ya se vislumbran en el horizonte de este Proceso Electoral, pues, por sí mismas, son un evento que causan expectativa en el electorado. Tan es así que, no obstante que el proceso electoral inicia desde finales del año anterior al de la elección, pasan desapercibidas las actuaciones de la autoridad electoral para la mayoría de la población, hasta el periodo en el que los partidos políticos y sus candidatos emiten sus propuestas a la opinión pública.

A partir del 15 de abril, y durante los siguientes cuarenta y cinco días, en los municipios de más de 40,000 habitantes (Aguascalientes, Asientos, Calvillo, Jesús María, Pabellón de Arteaga, Rincón de Romos y San Francisco de Los Romo) las candidatas y candidatos con el registro aprobado por la autoridad podrán dirigirse al electorado para exponer sus propuestas de solución, respecto de la problemática detectada en sus municipios. Lo propio harán los municipios restantes (Cosío, El Llano, San José de Gracia y Tepezalá) durante treinta días, contados estos a partir del 30 de abril.

No es casual que se utilice el término “campaña” para esta serie de actos realizados en un territorio determinado, y acorde a una estrategia. Hemos comentado en ocasiones anteriores que las campañas tienen una connotación de contienda, de guerra. Estoy convencido de que no hay una sola manera de enfrentar una campaña, y que, por el contrario, la estrategia en algunos momentos puede ser en un estilo muy arcaico, en el que el eje es el candidato que se muestra y da su discurso, y en ocasiones la estrategia indicará que la campaña girará en torno al mensaje, cuidando cada palabra y el tono en el cual sean dichas.

Históricamente, de aquellas campañas electorales donde se adornaban las calles por las que iba a transitar el candidato, pintando los postes de luz con grandes siglas o fijando cartelones con engrudo, en donde aparecía la fotografía del candidato, hemos transitado hacia nuevas formas de comunicación política, sobre todo en años recientes, donde la especialización y la profesionalización de las figuras de los asesores en comunicación que brindan asesoría como consultores políticos, dejan muy poco a la improvisación. Un juego de cámaras que harían palidecer a cualquier Cuarón, voces en off que nos remiten a locutores que anuncian marcas nacionales, trajes cortados a la medida, corbatas con colores precisos, mangas de camisa, sonrisas blanquísimas, recetas probadas de gurús que no se salen un centímetro del guión.

No pretendo señalar que todo tiempo pasado fue mejor. De hecho, las campañas electorales, de unos años a la fecha, han debido actualizar sus mecanismos de difusión, en parte por las nuevas disposiciones en materia de comunicación política que han emitido las autoridades electorales, y en parte para estar acorde al nuevo mercado que constituyen los jóvenes votantes, tan afectos a las redes sociales. Sin embargo, no debemos dejar de lado que, finalmente, las campañas electorales deben ser ese espacio en donde el candidato a un cargo de elección popular, se comunica con el electorado en cuestión para realizarle una serie de ofrecimientos que le permitan sopesar las cualidades de quien propone, de manera objetiva, y valorarlas en función del costo-beneficio que representen, de manera conjunta con las de los demás candidatos.

La buena campaña electoral, desde mi punto de vista, será aquella que tome como eje principal al elector y su necesidad. El reto de parte de los candidatos será entonces el de convencer a los votantes de que son la mejor opción.

Una primera responsabilidad del espectador que recibirá el mensaje político será la de darle la validez necesaria. En posteriores columnas profundizaré sobre el particular. Baste mencionar que la única elección de este año es la de los ayuntamientos, quienes brindan servicios públicos municipales como parques, jardines, mercados, rastros, panteones, alumbrado, agua, etc., por lo que debemos estar atentos a que habrá asuntos que se escapen de su radio de acción. No imagino darle credibilidad al candidato que ofrezca, por ejemplo, mejorar las relaciones exteriores del país desde la alcaldía.

Por lo pronto, esta fase del proceso está a punto de arrancar. Los partidos se encuentran ya en la pista de carreras, y la autoridad ha dado el grito de “en sus marcas…”. Reflexionemos como ciudadanos nuestra obligación de estar atentos al desarrollo de la contienda.

 

/LanderosIEE | @LanderosIEE

 



The Author

Luis Fernando Landeros

Luis Fernando Landeros

No Comment

¡Participa!