Opinión

Unicorn Store es una cinta hermosa con una crítica sutil a los chiqueados / Bocadillo

Hay una escena que me choca de Gilmore Girls. Es una de mis series favoritas, y genuinamente una de las mejores dramedy, pero no se puede evitar el tener en mente su realidad WASP (blanca, anglosajona y protestante). Porque tanto Rory como Lorelai no tienen problemas reales y más bien son unas chiqueadas. Si la tropicalizáramos, ellas serían unas whitexicans. De las que dicen que ahora sí les pegó la crisis porque tuvieron que quedarse en un hotel de tres estrellas en lugar de uno de cuatro. O que el obstáculo entre su plenitud económica y el ser de “clase trabajadora” (si a eso le llamas tener tu propia casa y negocio) es una diferencia de crianza con la abuela. No es una falla tan grave que la serie haya sido así de ciega al mundo alrededor si tomamos en cuenta que precede las sensibilidades trumpianas y de la era Obama. Su desarrollo fue durante el tiempo de Bush (el hijo), pero evitando cualquier crítica. Casi que podría ser clintoniana y noventera.

¿Cuál era la escena? Llega Rory de la universidad a la enorme casa de su madre (que insiste en que batalla mucho) y se sorprende porque tiene el refrigerador lleno. Eso quiere decir que Lorelai no está saliendo a comer fuera y es más, tiene la cafetera en uso, porque ya no gasta en cafeterías. Uy. No hay nada más WASPy que eso. Es como los mexicanos que se quejan por cosas de su auto (cuando tienen un coche en primer lugar y no se mueven en transporte público) o aquellos que se quejan de que el sillón que más les gusta en Cinépolis ya está hundido.

Eso nos lleva a Unicorn Store, una película filmada en 2017 y adquirida por Netflix luego de ser mostrada en Sundance. Hábiles para sus propios fines, esperaron para lanzarla a un mes de la salida de Captain Marvel, ya que la actriz Brie Larson hace su debut como directora gracias a todo el poder que adquirió por haber ganado el Oscar por Mejor Actriz vía The Room. ¿Es un proyecto de vanidad? Por supuesto. Y parte del desarrollo en el star system de Hollywood. Pero afortunadamente Unicorn Store es más que el capricho de la nueva actriz del momento.

Es una cinta hermosa para todos aquellos que nos hemos sentido incomprendidos, subestimados y un tanto infantiles a comparación de nuestros pares. Los que pensamos que no nos dejaron ser. La protagonista (Larson) es una artista visual que reprobó en la Escuela de Arte y que se enfrenta al reto de madurar a sus veintitantos, con el fracaso de regresar a la casa paterna.

Sus progenitores para nada son unos monstruos, más bien son expertos en darle el avión. Y tienen el gran pecado de no ser personas artísticas, por lo que simplemente nunca comprendieron las pretensiones de su hija. Así pasa en la vida. No es mi caso, pero la dirección e interpretación de Larson tiene una vulnerabilidad bastante peculiar, como para identificarte de manera amplia. La cinta pareciera que va entrar a territorio pseudo sci fi tipo Safety Not Guaranteed, pero más bien se va a lo enteramente fantástico cuando descubrimos que un vendedor (interpretado por Samuel L. Jackson gracias a que supo del proyecto cuando trabajó en Kong con la directora) le dice que podrá tener un unicornio [el animal, uno real] si cumple ciertos requisitos. ¿Es verdad? ¿Es algo sobre la salud mental? ¿Dará un giro oscuro?

Ahí entra la magia de Unicorn Store ya que se mantiene como una comedia que nunca llega a ser manchada (como las de Judd Apatow o la reciente Sorry to bother you) y en realidad no tenemos momentos incómodos ya que el personaje de Larson (llamado Kit) nunca actúa como una inadaptada total pero tampoco es una hada irreal como el cliché de Zooey Deschanel. Todos conocemos (o somos) a alguien así.

¿Por qué la comparación con Gilmore Girls? La trama tiene un subtexto buenísimo donde el mismo guión resta importancia al dilema de la vida de Kit, ya que siempre tuvo el apoyo económico de sus padres mientras que su problema más bien era culpa de su falta de decisión y no tanto un trauma fuerte de la infancia. Y se vale tener ese tipo de molestias. No todo es un dramón de vida tipo The Room. Ahí es donde Unicorn Store gana con su honestidad. Se vale soñar, aunque tengamos todo pero no lo sepamos.

paco@bocadillo.mx | @masterq



The Author

Francisco Trejo Corona

Francisco Trejo Corona

Todas-las-cosas-digital en La Jornada Aguascalientes. Editor de /AUTONOMÍA. || @masterq en Twitter

No Comment

¡Participa!