Opinión

A nadie le interesa el trabajo mental, bye, bye Silicon Valley versión Ags. / Alegorías Cotidianas

En los últimos 4 años a sólo un político le ha interesado el incrementar la economía de Aguascalientes de una manera diferente, en su momento, sus propuestas de campaña fueron tan innovadores que la tiraron de loca, pero la verdad, Lorena Martínez tenía razón, las nuevas potencias económicas están focalizando su atención en el desarrollo del trabajo mental, no manual.

Ya lo sabemos, los políticos en campaña venden “esperanza” y todo quieren gratis, son super aprovechados, aunque digan que son honestos y no les deben a nadie, por lo que no desarrollan estrategias económicas que de verdad den un giro de 360° a nuestro terruño.

Las verdaderas plataformas políticas cuestan, pues se paga a los investigadores y desarrolladores de conceptos y eso aquí no lo comprenden, es más sencillo continuar con las ensambladoras o proponer poco para hacer lo menos posible que buscar algo que convenga de verdad a todos.

Por ejemplo, la ciudad de Los Angeles, California, es la quinta potencia económica en el mundo, es una ciudad pudiente y con un buen nivel de vida, además de ser una ciudad santuario. Por el contrario, la Ciudad de México, como capital de nuestro país y por su modo de vida y extensión no destaca como Los Angeles, ¿cuál es la diferencia? Las políticas públicas que se planean y ejercen.

Desde hace unos años la bahía sur de San Francisco a crecido debido a las comunidades que juntas son designadas como Silicon Valley, donde se trabaja mentalmente y no manualmente para desarrollar todo lo que es innovación y nuevas maneras informáticas de producir inteligencia artificial y economía.

Imagine usted un lugar donde todas las marcas que son tendencia y punta tecnológica conviven juntas en un ambiente orgánico ideal para desarrollar conocimiento y vanguardia.

Ahora lo informático tiene un gran valor agregado y las zonas donde se desarrollan aumentan su plusvalía pues lo que buscan las empresas es evitar la fuga de cerebros.

Aguascalientes tiene mucha fuga de talentos y cerebros ¿por qué? Muy sencillo, no son requeridos en las empresas, pues sobrepasan la capacidad de lo que el puesto requiere y algunos viven frustrados aquí por sus familias, pues no quieren cambiar de residencia, pero no por gusto.

Fíjese, hace poco me comentó un profesor universitario que por la materia que imparte lo contactó una empresa dedicada a la animación digital a nivel global, porque pensaron instalarse en Aguascalientes. Llegaron, hicieron los estudios pertinentes y se retiraron, pues no encontraron idóneo a Aguascalientes en infraestructura y capital intelectual por lo que ahora radican en Guadalajara.

Imagínese usted, perdimos la oportunidad de tener una empresa dedicada a algo que implicaría mayor solvencia económica para los informáticos y quienes hacen animación digital. No hay que hacer muchas olas de lo sucedido, pero ya sabe usted que el presidente prefirió enviarnos a la Conade, que por cierto aún no se sabe cuando llegará, que al Conacyt.

Aguascalientes no necesita en este momento carreras humanistas ni ingenierías sino lugares donde la creatividad sea pagada y bien remunerada para impulsar la economía en el estado.

A lo anterior tenemos que sumarle que el mercado está abaratado, los jóvenes salen de las universidades y con tal de trabajar, aun sin experiencia, cobran mil o tres mil pesos por sus servicios, por lo que cuando una empresa experimentada entra al mercado en Aguascalientes prefiere dejar a los empresarios con los chamacos, aunque sea un producto de baja calidad e irse a buscar chamba a León, Querétaro, Monterrey o Guadalajara donde hay más movimiento económico y valoran la calidad, no el precio.

Lo mismo sucede en educación, siempre son las mismas escuelas las que destacan y son sólo un par sin que repunte realmente la educación derivado de qué el conocimiento no es desarrollado al cien por ciento como capital económico.

¿Qué pasará con las ensambladoras cuando los robots reemplacen el 40% o más de los empleos manuales? ¿Hacia dónde dirigirá el gobierno sus esfuerzos para salvar a los despedidos de la catástrofe? Mientras que en otras partes del mundo es el capital intelectual, lo que reemplaza al manual y da una perspectiva nueva a la economía.

Otra manera de medir el trabajo intelectual no desarrollado en Aguascalientes es lo poco que investigan las universidades y el reducido número de investigadores en los que invierten sin que sus obras sean trascendentes para la ciudadanía. La mayor parte de los investigadores que conozco aquí se quejan de lo mismo, cada vez tienen menos presupuesto para realizar su trabajo.

Nos queda claro que desde nuestra trinchera necesitamos hacer algo diferente, apostarle a la economía del conocimiento con nuestros recursos sin esperar apoyo estatal o federal, pues no les interesa, y cambiar la perspectiva de quienes tenemos al lado, pues con la calidad de nuestros políticos poco se puede hacer, es un número reducido, en Aguascalientes quienes tienen estudios de posgrado o ya de perdis, como se dice coloquialmente, leen un poco.

Podemos hacer algo distinto, sin necesidad de elecciones y presupuestos gubernamentales, lo único que hace falta es que usted y yo hagamos junto con otros interesados en el conocimiento frente común para en el presente hacer un mejor futuro para las generaciones que vienen.

Cómo prefiere terminar su jornada laboral usted, ¿extenuado físicamente o sólo mentalmente?

Laus Deo

 

@paulanajber

 

The Author

Paula Nájera

Paula Nájera

No Comment

¡Participa!