EleccionesPortada

And the winner is… | Debate ciudadano entre los candidatos a la alcaldía de Aguascalientes

  • Debate ciudadano entre los candidatos a la presidencia municipal de Aguascalientes
  • Participaron los candidatos del PAN, PRD, Nueva Alianza Aguascalientes, Movimiento Ciudadano, Movimiento Regeneración Nacional, Partido Libre de Aguascalientes, Partido Verde Ecologista de México y Unidos Podemos Más; se negaron a participar los del PRI y el PT

 

 

A la salida del túnel, al pie de las escaleras, el staff espera a los candidatos para quitarles el micrófono inalámbrico. Jaime Durán es el primero en salir, exaltado, baja los escalones y abre los brazos: and the winner is… Nadie le contesta, el joven encargado de retirar el micrófono se dedica a lo suyo, el candidato de Movimiento Ciudadano busca alguien que le replique, que le aplauda… nada, se adelanta, se despide, atrás de él Teresa Jiménez, Vicente Pérez Almanza, Arturo Ávila, Armando Quezada, se cruzan pero no se tocan, la indispensable amabilidad de los adversarios electorales, unas cuantas sonrisas, palmaditas y adiós, hasta luego, no más hostilidades, distinto a lo que unos minutos se dará en redes, transmisiones en vivo para declararse vencedor, publicación de sondeos que señalan quién ganó, publicaciones pagadas para destacar el brillante desempeño, por ahora, sólo el saludo, el cabeceo cortés.

Los debates no se ganan, sólo se pierden, al primer debate ciudadano entre los candidatos a la Presidencia Municipal de Aguascalientes sólo acudieron ocho de los diez aspirantes registrados, de entrada hay dos perdedores: Elizabeth Ortega Luévano del Partido del Trabajo y Netzahualcóyotl Ventura Anaya del Partido Revolucionario Institucional. La petista no dio ninguna explicación, a pesar de haber confirmado su asistencia, al sorteo en que se asignaron los sitios y orden de participación no mandó un representante; mientras que el priista insistió vía telefónica en comunicarse con Raúl González Alonso, presidente de Coparmex en Aguascalientes, para exigir que le permitieran colgar un letrero en su lugar, uno que avisara que se encuentra en huelga de hambre, según Ventura Anaya, una manifestación pacífica en contra de la empresa concesionaria del servicio de agua en la capital. El del PRI pierde porque se le brindó la oportunidad de asistir al debate, justificar los motivos de su renuncia a debatir, pero no lo hizo, prefirió quedarse en una casa de campaña afuera del Palacio Municipal.

Poco antes de las seis de la tarde, afuera del Palenque de la Feria, recinto habilitado para este debate organizado por agrupaciones de la sociedad civil, Luis Fernando Landeros, consejero presidente del Instituto Estatal Electoral, responde algunas preguntas a Sergio Villalobos, reportero de La Jornada Aguascalientes, el funcionario electoral celebra como autoridad electoral que se realicen este tipo de iniciativas ciudadanas, para que los candidatos ofrezcan a la ciudadanía un cara distinta y que el elector tenga oportunidad de documentar su voto.

El formato sí es distinto, incluso el acomodo de los ocho candidatos que asistieron: Iván Alejandro Sánchez Nájera del Partido de la Revolución Democrática, Armando Quezada Chávez de Nueva Alianza Aguascalientes, Jaime Durán Padilla de Movimiento Ciudadano, Arturo Ávila Anaya de Movimiento Regeneración Nacional, Vicente Pérez Almanza del Partido Libre de Aguascalientes, Nathanael Saucedo Silva del Partido Verde Ecologista de México, Enrique Rangel Jiménez de Unidos Podemos Más, y María Teresa Jiménez Esquivel del Partido Acción Nacional.

Sara Miranda y Aldo Flores, quienes moderarán el debate dan la bienvenida a los candidatos, los acomodan para tomar la fotografía que, profetizan, será la de ocho de todos los diarios, enseguida explican las reglas, también aclaran que los turnos correspondientes a los candidatos del PT y el PRI no serán saltados, en el lugar del PRI se queda una inerte botellita de agua.

La primera ronda es de exposición, Iván Sánchez señala que los debates son obligación de los candidatos, que no ha hecho ninguna propuesta sin antes haberla ligado al presupuesto y que ha plantado miles de árboles; Armando Quezada presume que nació en “esta bendita tierra” y cuenta con tres licenciaturas; Jaime Durán se presenta como ciudadano surgido de la iniciativa privada e invita a los empresarios a que se unan a su proyecto; Arturo Ávila abre con el señalamiento de que en esta elección hay sólo dos proyectos, el del continuismo y el de la Cuarta Transformación, menciona por primera vez, de las muchas de la noche, al presidente Andrés Manuel López Obrador, también es el primero en buscar la interacción con el público al pedirles que levanten la mano quienes piensen que todo está muy bien en Aguascalientes; Vicente Pérez Almanza cuenta la historia de su niñez y cómo en la Feria Nacional de San Marcos, cuando niño, le compraron una chivita, luego creció y se hizo dueño de 200 chivas, lo que lo define como un micro empresario, abunda y critica al resto de los participantes porque al ser de un partido local, él no recibe línea de ningún comité central; Nathanael Saucedo considera su presencia en el debate como un logro universitario, y alcanza a señalar que su proyecto político lo sustentan tres pilares: agua, basura y espacios dignos; Enrique Rangel, otra vez, se presenta como Kike Maracas y oriundo orgulloso de Aguascalientes, el tiempo ya sólo le alcanza para pedir que se realicen más debates como éste; Teresa Jiménez Esquivel cierra la primera ronda, sigue a pie juntillas el guion de toda su campaña, mostrarse como una candidata cercana a la gente y que ha hecho campaña en la calle y al lado de los electores.

Para la segunda ronda se invitó a Juan Camilo Mesa Jaramillo, rector de la Universidad Cuauhtémoc, a que les hiciera preguntas directas a cada candidato, el especialista hace una sola para todos: ¿cuáles son los dos problemas más complejos de la ciudad? Todos contestan básicamente lo mismo: Agua y Seguridad.

Los ocho candidatos dicen lo mismo sobre el tema del agua, se enfocan al servicio que proporciona y sobre seguridad van desde la creación de una nueva policía hasta el restablecimiento del tejido social a través de espacios dignos, sin dejar de mencionar que se requiere más capacitación a los policías. Enrique Rangel insiste en rescindir el convenio con Veolia y que para restablecer el tejido social creará micro líneas verdes; Arturo Ávila subraya que las decisiones de la concesionaria se toman desde Francia, y sobre seguridad advierte que pronto Aguascalientes va a acabar como Guanajuato por lo que propone una Guardia Municipal; Vicente Pérez Almanza le da un giro y señala que la causa de los grandes problemas de Aguascalientes es la pérdida de valores, por lo que de ganar la Presidencia se ocupará de brindar “servicios humanitarios” y “bajar la educación a las colonias”; Teresa Jiménez asume que los problemas con el agua y la seguridad son pendientes de su administración, por lo que pide se le extienda el plazo en la alcaldía para presentar un proyecto integral en materia de agua y la oportunidad de continuar con el reestablecimiento del tejido social para mejorar la seguridad, así como una mayor coordinación con el gobierno estatal y Federal; Iván Sánchez presenta la problemática de una manera distinta, se solucionan generando el Derecho a la ciudad y siendo incluyentes, para lo que el municipio debe regresar a las obligaciones establecidas en la Constitución;  Nathanael Saucedo apunta que para acabar con la inseguridad se deben “fortalecer los espacios públicos” y realizar una “prevención social del delito”, para lo que dará crédito a la palabra y otorgará cursos de oficios a las zonas más pobres; Jaime Durán centra su propuesta en el combate a la corrupción y la creación de un Consejo de Empresarios que propongan lo que se debe de hacer; Armando Quezada olvida mencionar cuáles son los problemas, asume que son el agua y la inseguridad, ambos tienen solución si se toman acciones desde la escuela, para lo que propone que el municipio coadyuve a la Ley General de Educación.

La tercera ronda es más interesante, participa el público, tanto quienes están presentes como quienes enviaron un video con su pregunta. Cuestionaron directamente a los candidatos Reyna González, sobre cómo hacer más atractivos los mercados municipales; María Alvarado preguntó cómo se fomentaría el hábito de la lectura; Juan Manuel Ávila pidió que se explicara cuáles serían las políticas públicas para ayudar a las empresas locales; Israel Silva acerca de cómo se generarían más empleos para científicos locales; Juan Luis Robles Zamora sobre la permisividad con los negocios nocturnos; Susana Margut sobre las estrategias para combatir la trata de personas; Óscar Gutiérrez puso a imaginar a un candidato sobre a qué dependencia le cortaría presupuesto, si a Desarrollo Social o a Seguridad Pública; Edwin preguntó cómo incentivar a los jóvenes emprendedores; Brenda Díaz sobre la política pública de salud para evitar el embarazo entre adolescentes; Estefanía Álvarez señaló que cada vez hay más presencia militar en Aguascalientes; otro ciudadano cuestionó que se estaba haciendo en materia ambiental para proteger la zona de Cobos y La Pona; Luis Armando Tostado demandó transparencia en la asignación de obra pública; también se cuestionó sobre cómo lograr un transporte sustentable; Alfonso Linares pidió que el Consejo Ciudadano realmente funcione; Humberto Chávez la soltó directa; ¿con qué cártel está dispuesto a negociar si llega a la Presidencia Municipal?; Nora Quiroz preguntó sobre qué se puede hacer desde el ámbito municipal para acabar con los suicidios; Georgina Ratia señaló que le preocupaban los altos índices de consumo de alcohol entre los jóvenes y cómo se podía acabar con eso; Eugenia Medrano pidió soluciones para dignificar los tianguis y atraer el turismo; Manuel Cadena insistió en que se clarificaran los proyectos para acabar con la inseguridad; Juan Carlos Soledad habló sobre corrupción y el papel que juega el Órgano Interno de Control municipal; Francisco Romero acerca del desarrollo urbano y las vialidades; David Palomino preguntó por qué otro candidato votarían si no fuera por ellos mismos; Javier Mendoza pidió una política pública para rescatar los cuatro barrios originales de Aguascalientes; también se pidió que se explicara cómo alentar el crecimiento económico y generar empleo; Juan Manuel López Valdivia aprovechó para pedir que los candidatos defiendan a la “familia natural”; Alma Edith Díaz de León cuestionó si, como cada tres años, se iba a correr a los empleados municipales y por qué no mejor capacitarlos; Alberto Aldape preguntó sobre la propuesta de transporte público y qué se podía hacer desde el municipio para coadyuvar a la movilidad.

Eso fue lo más interesante del debate, ni siquiera las respuestas, la participación de los ciudadanos, sí, los contendientes sólo pueden perder un debate, pero si lo que se busca es el intercambio de ideas y la comparación de proyectos, este debate funcionó para que la sociedad pensara en qué necesita que le respondan, se hizo evidente que el modelo de campaña política que se hace desde el estrado y con discursos, sin retroalimentación, ya no da para más.

Esa ronda donde la participación ciudadana tuvo el papel principal fue lo mejor de la noche, ciudadanos escuchando las preocupaciones de otros ciudadanos. Además, dio la oportunidad a los candidatos a mostrar lo mejor, o peor, de sí mismos, como para que quien quiera pueda utilizar sus virtudes y defectos para señalarlo como vencedor.

En la ronda final, se estuvo a punto de alcanzar un intercambio real, enfrentamiento entre candidatos, pero ellos mismos lo echaron a perder. Dos momentos: Nathanael Saucedo Silva del Partido Verde Ecologista de México, tras haber logrado cierta empatía por encontrarse compitiendo por la alcaldía capitalina con sólo 31 años de edad, voltea hacia Arturo Ávila y lo acusa, “sí lo voy a contar, se lo pregunté hace un momento, le dije: si tú como dices que quieres ser presidente me ayudarías a construir mis canchas de usos múltiples, mi programa de tu basura vale para que la gente se ayude, y me dijo: Yo no, tal vez mi empresa, se los juro que me lo dijo así, y no se vale, si no traes la convicción de ayudar a la gente de Aguascalientes, no puedes estar aquí, no se vale, que lo escuche todo Aguascalientes”. El candidato de Morena sólo negó con la cabeza el lamento del candidato del Verde, a quien se le acabó el tiempo por evidenciar que no siente que está en la competencia, de otra manera, ¿cómo le pedirías a quien vas a derrotar a que te ayude con tu proyecto?

El momento de más bajo nivel estuvo a cargo del candidato de Movimiento Ciudadano, quien aprovechó su tiempo para decirle al candidato de Morena que un empresario de Aguascalientes tiene más de un año esperando a que le pague. En su turno, Arturo Ávila hizo el gesto de revisar su teléfono celular y le reviró, aquí está alguien a quien le debes, Fernando Díaz, a quien le debes diez mil pesos y me mandó un mensaje para recordarte que no pagas tus deudas y que investigues el desvío de recursos en tu partido. Jaime Durán retó al de Morena a que renunciara a su candidatura si en el plazo de una semana mostraba el pagaré, pero el daño ya estaba hecho, la fama del Pollo Durán acerca de que no paga sus deudas quedó en la arena.

Hubo otros intentos de hacer reaccionar a los adversarios, Iván Sánchez se lanzó contra el de Morena al decirle que no conoce las realidades de Aguascalientes: Arturo Ávila se fue contra Teresa Jiménez al corregirle las estadísticas sobre inseguridad citando datos del Inegi, pero de ahí no pasó.

And the winner is… Iván Sánchez Nájera del PRD, tiene un proyecto fuerte y algunas de sus propuestas son disruptivas, se sabe buen orador, pero está cansado, le pesa el lugar en las preferencias que ocupa su partido, sabe que no puede ganar y en el debate se comportó como el maestro cansado de repetir la clase magistral, harto de pelear por no quedar en los lugares más bajos de la tabla. Armando Quezada Chávez de Nueva Alianza Aguascalientes ha sido candidato a diversos cargos, muestra que tiene tablas, sabe de oratoria, pero le juega en contra que su partido está en franca desaparición, no se engancha pero no convence, su papel en esta elección es testimonial; Jaime Durán Padilla salió del debate creyendo que una bravuconada de mal gusto es un argumento político y en cada participación se dedicó a guiñarle el ojo a los empresarios, como si el establecimiento de un Consejo de Empresarios pudiera suplir las decisiones que debe tomar el Cabildo; Arturo Ávila Anaya se mostró ágil, responde a bote pronto, aprovechó cada una de sus intervenciones para plantear que sólo hay dos opciones, también para mencionar a Andrés Manuel López Obrador, quién sabe qué tanto le sirva en una entidad en la que la Cuarta Transformación no tuvo tantos electores a favor; Vicente Pérez Almanza juega a consolidar su partido, quiere tener una opción para que el Libre de Aguascalientes presente candidatos en el 2021, esta elección no le interesa sólo preservar el registro; Nathanael Saucedo Silva del Verde Ecologista de México, el candidato más joven sorprende por eso, pero hasta ahí, sus propuestas son limitadas, confunde cultura con activación física, reciclaje con política pública, pero se le nota que sabe que no va a ganar, que lo más que logrará será una plurinominal en el Cabildo; Enrique Rangel Jiménez de Unidos Podemos Más es un viejo lobo de mar, tiene colmillo y sabe que conecta con la gente, pero quizá sus tiempos ya pasaron y le pesa no contar con el respaldo de una organización política fuerte, se debate entre la construcción de su partido y conectar con la gente, sobre todo por la más joven, pues se dedica a hablarle a la “gente buena”, a la que valora que haya nacido en El Encino o coma en los mercados públicos; y María Teresa Jiménez Esquivel jugó muy bien su carta de alcaldesa en busca de la reelección, su experiencia en campaña le ha mostrado que es en la calle y con la gente donde se ganan los votos, por eso la cautela en sus intervenciones, de ahí que no quiera responder a los otros, lo mejor que le pudo pasar a la candidata del Partido Acción Nacional es que le tocó la última intervención en el debate, y aprovechó el minuto y medio para presentarse como la ganadora indiscutible, subrayó que Aguascalientes es segundo lugar de crecimiento económico, la del premio por ser la mejor ciudad para invertir, y es ahí donde los aguascalentenses quieren vivir, ese donde ella ha sido presidente municipal.

And the winner is… todos tuvieron su gran momento, todos tuvieron su caída, se ganaron el aplauso, un tímido abucheo o un chasquido de lengua; ganó la ciudadanía, ganó el que vio el debate, ganó también el que subió a redes el meme en que propuso que la inerte botella de agua que quedó en el lugar del aspirante del PRI podía ser mejor candidato a la Presidencia Municipal de Aguascalientes.

 

The Author

Edilberto Aldán

Edilberto Aldán

Director editorial de La Jornada Aguascalientes
@aldan

No Comment

¡Participa!