Opinión

Del Génesis al Apocalipsis / El banquete de los pordioseros

El 7 de marzo de 1969 aparece al álbum debut del grupo de rock Genesis llamado Forms Genesis to Revelation, con evidentes connotaciones bíblicas, hoy lo recordamos en este Banquete.

Genesis es, sin la menor duda, una de las mejores cosas que le han sucedido al rock,  aun cuando después de sus primeros diez discos, sin duda los mejores, sus tendencias musicales fueron mucho más orientadas hacia la música comercial, incluso considerando esta eventualidad, Genesis pasa a la inmortalidad, al Nirvana del rock por haber contribuido con algunos de las mejores producciones musicales del rock progresivo.

Su primer disco aparece en marzo de 1969 con una primera alineación con músicos como los bateristas John Silver y Chris Stewart, Anthony Phillips en las guitarras, y tres de los miembros que permanecerían juntos durante la mejor etapa de esta agrupación británica, Peter Gabriel en la voz, Tony Banks en el piano, órgano y otros instrumentos de teclado y Mike Rutherford en el bajo.

Esta primera alineación de Genesis graba su primer disco, quizás sin llegar a imaginar los alcances que lograrían muy poco tiempo después, el sonido de este disco debut todavía no está muy bien definido, encontramos algunas baladitas tipo Bee Gees, toda proporción guardad pero con la sapiencia que ya desbordaba el señor Peter Gabriel, uno de los más grandes creadores en la siempre inconclusa historia del rock. No obstante, el disco contiene canciones que difícilmente superan los 4 minutos, quizás 4:30 pero no más allá, obedeciendo los lineamientos propuestos por la radio comercial con el fin de poder difundir un tema musical, no sobrepasar los 3:30, por lo que alterar esta barrera es ya un atrevimientos del grupo.

Muy lejos de mi intención está el hacer un repaso de cada una de las canciones que integran este álbum debut de Genesis, creo que sería un ejercicio estéril, no tiene sentido, pero dentro de las canciones que forman esta primera producción de Genesis está la que abre el disco The silent sun, otra de ellas es When the sun returns to sweet, In the beginning, Am I very wrong, In the wilderness, One day, Window, A place to call my own o A winters tale. Es un puñado de canciones fáciles de recordar, nada pretencioso pero sí muestra cierta ambición, sin embargo, por muy bien que podamos hablar de este disco, seguramente quienes lo escucharon aquella primavera de 1969 nunca imaginaron los reales alcances de esta agrupación inglesa.

Me parece un álbum debut muy débil si consideramos lo que un par de discos más adelante llegaría a proponer Genesis, sin embargo, cuántas agrupaciones hubieran deseado tener un debut tan depurado y fino como lo tuvieron ellos.

La formación de Genesis todavía no estaba consolidada, unos años más tarde y después de algunos cambios en la guitarra y batería, quedaría integrada la formación más sólida de Genesis y que incluso podríamos considerar como la definitiva, en 1971, para la grabación del disco Nuresery Cryme, el que más me gusta, no estoy diciendo que el mejor que sin duda debe ser Selling England by the pound o The lamb lies down on Broadway, pero definitivamente Nursery Cryme es mi favorito, muy probablemente porque fue el primero que escuché, Genesis quedó integrado por Peter Gabriel en la voz y flauta traversa, Mike Rutherford en el bajo, Tony Banks en los teclados, y llegan dos piezas que serían indispensables para la mejor cara de la agrupación, Steve Hackett en las guitarras y Phil Collins en la batería y voces, algunos de los mejores discos de Genesis, incluso de los mejore discos de rock progresivo están firmados por este impresionante quinteto de músicos, esta formación se mantuvo vigente hasta 1974 cuando después de grabar el impresionante The lamb lies down on Broadway, Peter Gabriel deja la agrupación para iniciar una muy interesante y fértil carrera solista.

Pero volviendo al debut de Genesis, resulta increíble cómo se fue modificando el sonido solo con el transcurrir de un par de discos, para el siguiente, llamado Trespass de 1970 ya se insinuaba el rumbo hacia un delirante rock progresivo de la más fina manufactura, y para el siguiente, el ya mencionado Nursery Cryme de 1971 ya es una declaración de principios de cómo hacer un excelso rock progresivo que se vendría a definir con claridad en las siguientes producciones, Foxtrot, de 1972, Selling England by the pound de 1973 y The lamb lies down on Broadway de 1974, además de un disco en concierto llamado Genesis LIve que si no me equivoco, y si me equivoco, se trata de la única grabación oficial en vivo contando con la participación del cantante original Peter Gabriel, después de la salida del su voz y fundador, todavía sacaron tres discos más de mucha calidad, A trick of the trail de 1976, Wind & Wuthering del mismo año, y un impresionante doble en vivo, Seconds out, después de esto el guitarrista Steve Hackett se va de Genesis y aunque mantuvieron cierta dignidad progresiva en discos como And then there were three de 1978, las tendencias musicales fueron poco a poco a la baja hasta llegar a someterse dócilmente a los engañosos caprichos de la música comercial.

Si revisamos algunos de los discos debut de las grandes luminarias del rock, el de Genesis parece demasiado débil, sobre todo si la comparación es con el inicio de las carreras de King Crimson, la Banda Chicago o con el homónimo de Emerson, Lake & Palmer, no obstante, este disco es la primera piedra de una de las edificaciones más sólidas en el rock.

 

The Author

Rodolfo Popoca Perches

Rodolfo Popoca Perches

No Comment

¡Participa!