Opinión

El reto de la aplicación de la Reforma para una verdadera igualdad de género/ La fórmula del café con leche

Estamos en medio de un proceso histórico en materia laboral en México, la tan esperada Reforma Laboral tendrá su tiempo de adaptación y entrega de resultados, proceso en el que nosotros como organismos sindicales debemos estar atentos a observar, pero también abiertos a proponer. En lo personal y al ser una de las líneas de interés de la CROM, esperamos que con la apertura sindical se tome más en cuenta el papel de la mujer y una verdadera inclusión de género en las oportunidades laborales.

En el proceso de análisis de dicha Reforma se exhortó por diferentes organismos y especialistas, a establecer las garantías y mecanismos para la igualdad sustantiva en las contrataciones de trabajo, para prohibir y sancionar toda forma de violencia contra las trabajadoras, así como el acceso e impartición de justicia laboral para las trabajadoras; para lograrlo, se requiere primeramente de procedimientos libres de criterios sexistas e instancias especializadas en discriminación y violencia de género, puesto que como lo hemos repetido constantemente, las mujeres son el sector más afectado en materia laboral al no contar anteriormente con herramientas legales que respaldara  sus derechos.

Para que la Reforma Laboral sea efectiva, incluyente y democrática debe contener estos elementos fundamentales como el trabajo digno (que incluye toda una serie de elementos antes mencionados). Ahora los patrones y autoridades laborales deberán garantizar la libertad de las trabajadoras por ejemplo a ejercer sus derechos reproductivos cuando ellas lo deseen, esto es vital porque en la CROM históricamente hemos acompañado casos de despidos por embarazos, prohibición de embarazos o degradación de puestos por embarazos, lo cual es una clara violación a sus derechos. Si bien siempre ha estado prohibido todo tipo de discriminación, ahora se contará con instrumentos sancionadores más efectivos y públicos para acceder a la justicia laboral de manera más fácil.

Tanto en los gobiernos como en las empresas y organismos sindicales tendremos la encomienda de fomentar la participación femenina en espacios de decisión como direcciones y jefaturas, dejando atrás los estigmas de “ese trabajo es para varones” o “la mujer no puede mandarle a un hombre”, porque son pensamientos retrógradas que ya no deben caber en nuestra actualidad. Tampoco se trata de eliminar a los varones de todo cargo, sino de equilibrar con base en los conocimientos, la experiencia y capacidades sin importar el género.  

Las trabajadoras de las empresas del sector privado, e inclusive de instituciones gubernamentales, aún sufren de desigualdad en mayor porcentaje que los varones; según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en América Latina las mujeres controlan el 75% del gasto, sin embargo sólo el 17% tiene un cargo directivo. Aunado a especificar que una empresa puede obtener más ganancias de hasta un 15% si hay diversidad de género y hasta 35% si hay diversidad de género y de raza. En ese sentido, desde la OIT se ha señalado que México puede marcar un parteaguas en el avance de la equidad laboral, basado en tres elementos principales que la Reforma lo ha planteado pero que requiere de la voluntad de todas las partes: las inversiones económicas en programas de género para que verdaderamente tengan un impacto social; desarrollo de empresas dirigidas por mujeres con la misma importancia que aquellas lideradas por varones; una reeducación y capacitación en materia de género, porque no está mal desconocer el tema, lo malo es que como empresa, como representantes políticos y sindicales, nos neguemos a estudiar y conocer del rubro para implementar nuevas acciones y estrategias con perspectiva de género.

En suma, enfrentamos un gran reto todas y todos, no sólo la dependencia en la materia, por eso invitamos desde la CROM a todas las organizaciones sindicales, a las empresas, y a los propios trabajadores y trabajadoras a prepararse y estudiar de qué forma podemos erradicar en conjunto la desigualdad, toda vez que las herramientas que nos ha dado el Congreso de la Unión se quedarían en papel sino está la voluntad para ejecutarlas.

 

crom_ags@hotmail.com | /CROMAguascalientes

 

The Author

Jesús Enrique Ramírez Pérez

Jesús Enrique Ramírez Pérez

No Comment

¡Participa!